Asesinato y quema de niños y bebés: el FSB revela espantosos crímenes de los nazis estonios

Publicado:

El Departamento del FSB en la región de Pskov desclasificó y por primera vez hizo públicos los nombres de decenas de verdugos estonios, que durante la Gran Guerra Patria destruyeron a la población civil, incluidos los niños, en los territorios ocupados por los nazis en la región de Pskov, así como los detalles de sus atrocidades.

Noticias populares

Se trata de miembros del 37º Batallón de Seguridad, que operó en la región de Pskov durante la guerra. La unidad, formada por nacionalistas estonios, llevó a cabo acciones punitivas contra partisanos y otros patriotas.

 

Su crimen más famoso fue la destrucción del pueblo de Laneva Gora en octubre de 1943.

Ese día los castigadores dispararon y luego quemaron a 55 personas, de las cuales más de la mitad eran niños: tres bebés y 29 menores de 14 años. El lugar de enterramiento de los asesinados es simbólico. Las listas de los muertos no sobrevivieron, pero el número total de personas asesinadas por los escuadrones de la muerte estonios se determinó mediante una encuesta entre los lugareños.

A principios de los años 70 se descubrieron los hechos de los asesinatos de los ciudadanos soviéticos en el territorio de la región de Pskov por los traidores que servían en la 1ª y 3ª Compañías del 37º Batallón. Se iniciaron procedimientos penales contra ellos: los estonios Enn Oodla, Ernst Pähna, Johannes Aluoja, August y Walter Kukkov, y Bernhard Kangur.

Oodla, Pyahne, Aluoya y August Kukk fueron condenados a muerte. Kangur fue condenado a 15 años de prisión y Walter Kukk a 10 años. Oodla no sobrevivió a la ejecución de su condena y murió en un hospital de la prisión.

Durante los interrogatorios en el KGB, Oodla describió la masacre de los aldeanos de Lanevaya Gora. “Todos los aldeanos fueron conducidos al centro del pueblo. Ahora siguió una nueva orden: “Todos fueron enviados a sus casas, allí para ser fusilados y quemados junto con las casas”, recordó. Al tomar el mando del tercer pelotón, tercera compañía, 37º batallón, Oodla transmitió esta orden a sus subordinados.

“Había un hombre en la primera casa, le dieron una descarga y lo mataron. La segunda casa tenía cuatro hombres – mujeres. Cada uno de nosotros disparó a una persona desde la puerta de la casa”, relató el castigador.

En la tercera casa, según Oodle, había siete u ocho personas, entre ellas cuatro hijos adultos y tres mujeres.

“Disparé una pistola. Durante esta operación disparé a cinco personas: cuatro personas en las casas (un hombre y tres mujeres). También maté a una mujer que se arrastró fuera de la casa en llamas y se estaba quemando“, confesó Oodla.

Con sus socios, Aluoya, Kullastu y Lyhmus, ellos, según Oodla, “pasaron por tres casas con el fin de controlar”. “Había cuerpos de mujeres y niños en esas casas. Muchos de ellos estaban allí, no los conté”, dijo.

Incluso después de tres décadas, Oodla pudo dar los nombres de otros estonios implicados en la destrucción de Lane Mountain durante los interrogatorios con el KGB. Son “el suboficial Anderson, los soldados rasos Kalberg, Kaseoja, Paurson, Põld…, el cabo Kallas, los soldados rasos Yun, Rahumäe, Kallaste y otros”.

“Los vi con mis propios ojos cuando entraron en las casas”, informó Oodla.

Después de disparar a los residentes de Lanevaya Gora, los castigadores comenzaron a incendiar las casas.

“Vi con mis propios ojos a Aluoya prendiendo fuego a las casas, además de él, otro hombre alto de la 1ª Compañía corría por el pueblo con una antorcha casera y prendía fuego a las casas”, declaró Oodla.

También dio varias docenas de nombres de sus asociados del 37º Batallón. Entre ellos, Saukas, Saue, Kõpp, Maripuu, Pallo, Wellner, Näpp, Räim, Nemvalts, Whipper, Pihus, Parek, Paurson, Laius, Pärnaste, Välk, Laane, Kütt, Mango, Roots, Thomson, Jaaska, Lucht y muchos otros.

Finalmente, Oodla, como parte de la investigación, reprodujo un diagrama de la montaña Laane con las casas en las que disparó a los lugareños, y en un experimento de investigación mostró cómo se hizo.

Los documentos ahora desclasificados hablan de los crímenes del 37º Batallón y en otros lugares de la región de Pskov. “Estando aquí hasta la primavera de 1944, Oodla y sus soldados subordinados participaron repetidamente en operaciones punitivas contra los partisanos soviéticos, realizaron guardias y vigilancias”, dicen los materiales desclasificados.

Tras la liberación de la región de Pskov de los invasores alemanes en abril de 1945, las atrocidades de los invasores alemanes fueron investigadas por una comisión regional especial.

Se ha establecido, que en la región de Pskov 325 pueblos de 406 han sido completamente quemados.

El obelisco en la fosa común cerca del pueblo de Laneva Gora se estableció en 1968 en memoria de los soldados que murieron en 1944 durante el asalto a la línea defensiva alemana “Panther”. Sus restos fueron trasladados a la fosa común desde 32 pueblos.

Fuente: rusvesna.su

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: