KOLITZA. La policía es por definición el brazo armado de la clase empresarial

Publicado:

Noticias populares

Políticos profesionales de izquierdas pidiendo sistemáticamente la ampliación de medidas restrictivas de libertades (por tanto, medidas policiales) mientras sus juventudes se quejan de que la policía las hace cumplir por la fuerza. Esquizofrenia política de proporciones bíblicas.

Tiene razón Erkoreka, cuando dice que no ve ninguna desproporción hasta ahora en las actuaciones de la Ertzaintza. ¿Cómo iba a ser ‘desproporcionado’ emplear la violencia contra la población trabajadora, si la policía es por definición el brazo armado de la clase empresarial?

Las sociedades burguesas avanzadas se caracterizan por una pirámide de poder donde entorno al gran capital financiero internacional (que consta de sus propias instituciones decisorias antidemocráticas) se erigen cinturones empresariales ‘productivos’ nacionales, con una división internacional de la fuerza de trabajo, tanto cualificada, como la gigantesca masa de fuerza de trabajo sin cualificación (que compone en gran parte al mayoritario proletariado internacional). Esos cinturones productivos nacionales tienen sus propios brazos armados para defender sus intereses de clase, es decir, un brazo ejecutor violento (política de interior): los Cuerpos de Policía, que asesinan aquí, desahucian allá, apalean, secuestran, torturan y castigan por todo el planeta con total impunidad, haciendo efectiva la dictadura de la burguesía.

Por lo tanto es absurdo pensar que haya ‘desproporción’ en que ningún cuerpo de policía emplee la violencia, o incluso asesine trabajadores. ¿Pero qué se cree esta gente que es la policía? Mejor dicho: ¿Pretenden hacernos creer que el problema es ‘personal’? ¿Que es un problema de ‘policías buenos’ y ‘policías malos’? ¿O cómo era aquello de ‘empresarios malos’ y ‘empresarios decentes’? Los partidos de izquierdas tienen el importante papel que cumplir, al nivel de la representación del espacio político en general, de apuntalar el estado capitalista, dibujando un falso antagonismo entre izquierda y derecha (del Capital), suprimiendo lógica y mediáticamente toda posibilidad conceptual de un Partido Revolucionario del Proletariado, substancialmente antagónico al Partido de la Burguesía, que luche por disolver todo el aparato de dominación estatal burguesa; id est, 1- la estructura burocrática de la administración, 2- el sistema de partidos burgueses levantados sobre la sangre y la explotación del proletariado en forma de dinero y financiación privada/estatal, como 3- Los cuerpos de policía, ejército, judicatura, y trabajadores intelectuales bajo las órdenes y organización del Capital. La barbarie que de forma psicópata priva del derecho a la electricidad, a la vivienda, y a las necesidades más elementales de la vida tiene mucho que ver con esto: en el marco político burgués de la falsa oposición izquierda-derecha, sólo cabe pensar en cuánto/de qué manera debe privarse al proletariado de vivienda, electricidad, etc. La gratuidad universal de los servicios básicos es tan impensable en el capitalismo como la disolución d los cuerpos policiales.

Pero los sectores izquierdistas de las clases propietarias no pueden imaginar una sociedad sin policía porque para ellos la policía es necesaria, sólo que prefieren que las órdenes de apalear o incluso asesinar no las de su partido, sino el partido ‘de la bestia’ derechista.

El estrecho marco ideológico, y por tanto lógico y mediático, circunscribe el discurso a un posibilismo de mierda donde sólo cabe elegir qué maquillaje queremos para la bestia de la acumulación de poder privado que devora la carne y las ideas de nuestra clase como si de una ley de la naturaleza se tratase. Por eso el Partido Revolucionario del Proletariado es absolutamente indispensable, y eso exige un enfoque conceptual en todos los grandes problemas sociales que sitúe correctamente la vía de solución entorno a la Revolución Socialista.

En el camino de un nuevo realismo racionalista revolucionario, las ideas sobre ‘cuerpos de policía decentes’ son tan absurdas y tóxicas como las de las apuestas éticas o la violación legal (prostitución legal). Pero la izquierda siempre tendrá discursos de defensa política del estado burgués, mientras que moralizará y personalizará todos los problemas que tienen una raíz social y se levantan sobre la dominación económica del proletariado, sobre la separación total de nuestra clase de las gigantescas fuentes del poder social contemporáneo.

En resumidas cuentas, en cuanto al modelo policial se refiere; la policía misma es el modelo que debe abolirse en el proceso de lucha, pues la policía es la forma históricamente perfeccionada en que la burguesía ha organizado el ejercicio de la violencia contra el proletariado.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Holodomor ¿Fue Stalin un genocida tal y como asegura el ultranacionalismo ucraniano?

Uno de los adjetivos a los que mas recurren tanto el fascismo ucraniano como sus aliados, los dirigentes del regimen pro-occidental que gobierna Ucrania, para definir a Stalin es el de “genocida”, pero ¿qué hay de cierto en ello? ¿De dónde provienen estas acusaciones?