Biden pretende “reinventar” la economía

Publicado:

El principal objetivo del gasto es ‘contrarrestar la amenaza’ de China y contener a Rusia. La estrategia militar norteamericana sigue fabricándose enemigos y alimentando una nueva Guerra Fría

Noticias populares

Con el objetivo múltiple de ‘reinventar’ la economía de los Estados Unidos, competir con China y frenar la influencia de Rusia en el mundo, el presidente Joe Biden presentó, el pasado 28 de mayo, un proyecto de presupuesto de la nación para el año próximo por seis billones de dólares, una cifra exorbitante que para poderla ejecutar, ante la insuficiencia de recursos propios de la nación, deberá aumentar la deuda pública a 22.5 billones de dólares, que equivalen al 111.8 por ciento del Producto Interno Bruto en 2021.

La cifra del gasto público proyectada por el equipo de Biden, cuadruplica la primera versión de un borrador de presupuesto, con lo que se prevé que el gasto del gobierno sea el más alto desde la Segunda Guerra Mundial. “Estados Unidos no puede permitirse simplemente regresar a donde estaba antes de la pandemia, con debilidades estructurales y desigualdades de la vieja economía todavía vigentes”, dijo el mandatario al defender su proyecto ante el Congreso.

El proyecto incluye un plan de rescate por 1.9 billones, con programas de inversión para ‘reinventar’ la economía. Un plan de empleo por 2.3 billones de dólares. Un programa de apoyo a las familias estadounidenses por 1.8 billones. El presupuesto, además, crecerá a 8.12 billones para el año 2031.

Guerra Fría

El presupuesto de Defensa se eleva a la suma de 753.000 millones de dólares e incluye un nuevo rubro para la lucha contra el ‘terrorismo interno’. Pero el principal objetivo del gasto en esta materia es ‘contrarrestar la amenaza’ de China y contener a Rusia. La estrategia militar norteamericana sigue fabricándose enemigos y alimentando una nueva Guerra Fría.

Biden anunció además un programa especial para “recuperar la hegemonía”, rescatar el liderazgo internacional y revertir el aislamiento en que su antecesor sumió al país. Para ello destinará una partida de seis mil millones de dólares.

En esta ofensiva diplomática, destina partidas para asistencia económica y de seguridad para México, Centro América, y para el refinanciamiento de la Usaid. A esta entidad, que se mimetiza con la consigna de ayuda para el desarrollo, se le entregan 20 millones de dólares para “programas de democracia” dirigidos a Cuba. Una partida adicional de 810.396 de dólares para la agencia norteamericana para Medios Globales, que financia a Radio y Televisión Martí, en Miami.

Es decir, frente a Cuba, Biden va mostrando su catadura. Con seis meses de mandato, no ha derogado ni una sola de las 243 medidas sancionatorias contra Cuba que adoptó la, administración Trump y ahora alimenta la subversión en la isla.

La misma doble moral se aplica en el caso de Colombia. El inquilino de la Casa Blanca reclama respeto a los derechos humanos, implementación de los acuerdos de paz y se muestra preocupado por el tratamiento que se da a las protestas sociales. Pero ofrece una ayuda de 453 millones de dólares para el próximo año para Colombia, una partida con un fuerte componente militar. Ayudar económicamente al ejército y la policía es avalar los crímenes cometidos por la tropa contra los participantes en el paro nacional, es convalidar las desapariciones, el paramilitarismo y los falsos positivos.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: