Fracaso de la inteligencia occidental: el ataque de la OTAN a Siria y la ruptura con los Cascos Blancos

Publicado:

Noticias populares

Después de que la prensa holandesa generara un escándalo sobre la implicación de organismos estatales en la financiación de terroristas en Siria y de que las autoridades del país de los tulipanes dejaran de cooperar con los Cascos Blancos, el jefe de la inteligencia militar holandesa, Jan Swillens, decidió blanquear a su agencia, que, según se supo, había pedido al Gobierno que apoyara a los pseudo-rescatadores de la oposición siria “en aras de conseguir información valiosa”.

En una emisión del 4 de junio en Argus Radio, Swillens dijo que fuentes de la inteligencia militar holandesa habían confirmado la implicación del mando sirio en “ataques químicos” en las provincias de Hama e Idlib con sarín, cuya coordinación como que habría tenido lugar desde la base aérea de Shayrat.

Con ello, el jefe de la inteligencia holandesa reveló el origen de una falsa denuncia de los generales de la OTAN en 2017 para justificar la posibilidad de ataques en territorio sirio.

Mientras los pupilos de los Cascos Blancos del difunto oficial británico Le Mezurier violaban todas las normas de seguridad posibles para un terreno supuestamente contaminado ante las cámaras de vídeo, sus colegas pasaban “datos” a los responsables de la inteligencia occidental sobre cierta “unidad especial” de la Guardia Republicana siria que había organizado “otro ataque químico contra civiles.”

La ironía es que fue un periodista holandés -Harald Doernbos- quien, en las páginas de la publicación británica Forein Polisy allá por 2016, describió cómo cuatro años antes, los terroristas de Jebhat al-Nusra* habían recibido gas sarín incautado en un almacén del Ejército Árabe Sirio cerca de la ciudad de Darrat Izza, en el noroeste de Siria.

El problema fue la ausencia de dicha instalación en la lista presentada por Damasco a la OPAQ, al parecer debido a la pérdida de parte de la documentación tras la huida a Occidente en 2013 de cierto alto funcionario encargado del programa de desarrollo de agentes tóxicos de Siria, al que se refirieron, entre otros, los redactores de la Ley César de Estados Unidos.

Fuente: rusvesna.su

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: