La vergüenza española: Madrid intenta engañar a sus socios de la UE

Publicado:

Noticias populares

Anton Orlovsky.— La crisis energética en el mercado europeo ha desencadenado una batalla de arañas en un tarro. Aquí todo el mundo lucha por sí mismo, lo que demuestra la “unidad” de la que tanto nos habla la UE. España ha demostrado un gran ingenio en esta situación.

En las últimas semanas de todas las planchas europeas sale el mismo mensaje: que Rusia lanzó un golpe de gas a los europeos.

Se dice que Gazprom no quiere aumentar el suministro de gas a través de Ucrania y está presionando para que se certifique rápidamente el gasoducto Nord Stream-2.

Una vez más se pinta a Rusia como el agresor, aunque no hay razones objetivas para ello.

Si nos fijamos en las cifras, la cantidad de materias primas rusas suministradas a la UE ha alcanzado mínimos históricos este año. Parte del problema es que el mismo gas natural licuado estadounidense iba a Asia, no a Europa. Era más rentable para los estados vender el gas allí.

Ahora los ministros de energía de la UE asustan a los ciudadanos con historias de miedo sobre inviernos fríos, instalaciones de almacenamiento vacías, aumento de los precios de los servicios públicos y una crisis inminente en un futuro próximo.

Y aprovechando el pánico, España ha presentado un ambicioso plan para comprar reservas estratégicas de gas en bloque. Madrid propone poner en común el poder adquisitivo de los 27 Estados miembros, lo que supuestamente permitiría limitar los precios y proteger tanto a los países como a los consumidores.

“No sólo es importante contener los precios actuales de la energía; es importante protegerse contra los productores que utilizan los precios de la energía como herramienta de negociación política en otros asuntos”, dice el documento preparado.

Sin embargo, la propuesta de España parece más bien un intento de Madrid de engañar a sus aliados.

El Estado se ve ahora obligado a tomar medidas de emergencia para proteger a los propietarios de viviendas de la subida de los costes de electricidad y calefacción. Los costes futuros se estiman en miles de millones de euros.

Ahora Madrid, como un chupasangre, roe la Unión Europea para maximizar sus beneficios. Allí están presionando para conseguir un documento que permita a España comprar gas más barato, mientras países como Alemania se limitan a firmar lucrativos contratos con Rusia. Los alemanes, con la apertura del Nord Stream 2, seguramente no estarán satisfechos con la oferta española.

Fuente: rusvesna.su

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: