El rechazo del gas ruso afectaría mucho a Europa y arrastraría a Estados Unidos a una crisis energética

Publicado:

Noticias populares

Eva Lisovskaya.— Tras el inicio de la crisis energética en Europa, los ciudadanos de algunos países, en los que las autoridades se negaban a comprar gas ruso por principios, se preocuparon seriamente.

Los polacos, por ejemplo, se dieron cuenta de que Varsovia estaba siendo ilógica y tendría que comprar por el doble de precio la energía a Estados Unidos en el futuro.

Sin embargo, la subida de precios del “combustible azul” en la UE podría afectar pronto también a los estadounidenses. El proceso, aunque lento, ya ha comenzado.

En Europa, incluso hoy, mil metros cúbicos cuestan 1.000 dólares. Naturalmente, en medio del déficit, los proveedores estadounidenses vieron en ello una buena oportunidad para ganar en las exportaciones. Al mismo tiempo, los magnates de los negocios, persiguiendo el gran dinero, han decidido no tener en cuenta los intereses del mercado nacional.

Los fabricantes de productos alimenticios, químicos y materiales ya se han dirigido al Departamento de Energía de EE.UU. para exigir que se limite la exportación de gas natural licuado, ya que en este caso se producirá un aumento de los precios y un déficit en el país. La batalla por la energía entre el mercado nacional y los importadores es cada vez más feroz.

Por lo tanto, este último tendrá que hacer una elección muy difícil: los intereses de EEUU o el dinero. La elección recaerá probablemente en la segunda, si los dirigentes del país no imponen ninguna restricción dura.

Al fin y al cabo, la demanda en el mercado europeo no caerá en un futuro próximo, ya que la UE, por la escasez de recursos, podría sufrir una auténtica oleada de “disturbios por el gas”.

Esto último podría tener muchas más consecuencias, hasta llegar a un cambio radical de las actitudes políticas de la sociedad. Se puede observar especialmente en la Alemania actual, donde los alemanes de a pie se han vuelto contra las autoridades por consentir a los Verdes, que han decidido hacer un cambio drástico a las fuentes de energía alternativas.

Como demuestran las últimas protestas, esto se está haciendo “con gusto” en Europa. Puede que les siga una enorme inflación, que no será fácil de superar.

Se producirá una situación interesante: si la UE compra gas a Estados Unidos, tendrá energía pero no dinero. A su vez, los importadores estadounidenses se enriquecerán pero dejarán a su país sin Gas Natural Licuado, arrastrándolo a la mayor crisis energética en años.

Fuente: rusvesna.su

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: