Situación precaria de los estibadores eventuales de Bilbao tras un año de la huelga

Publicado:

Noticias populares

 

Plataforma de Yo apoyo a los estibadores,
8/10/2021

Mañana 9 de octubre se cumple un año del inicio de la huelga de los estibadores del puerto de Bilbao. Motivos nos sobraban a todos: Los movimientos y agresiones empresariales para precarizar el sector eran evidentes y era necesario “un golpe en la mesa” para poner orden en la inestabilidad que azotaban los muelles por aquellos días.

Desde nuestra perspectiva de eventuales históricos, con 13 años (como mínimo) de eventualidad a las espaldas, contratos diarios, llamamientos diarios, sin vacaciones, sin posibles bajas más que cuando estamos dados de alta, sin apenas haber cotizado… Motivos nos sobraban para cometer el suicidio de apoyar y participar en una huelga.

Ir a una huelga siendo eventual es un atropello, es un acto casi quijotesco. En menos de diez días de conflicto, los ‘gigantes’ (las empresas con la inestimable ayuda de la autoridad portuaria) nos borraban de la ecuación, primero, despidiéndonos y segundo, anulando nuestras tarjetas para acceder a las instalaciones a ejercer nuestro derecho a huelga.

¿Derecho?, ¿qué derecho? Allá por el año 2008, cuando hubo la última entrada de personal tanto a la bolsa eventual histórica y a la plantilla fija, ya nos dejaron bien claro a todos en aquel cursillo lo que éramos: “La última mierda”. Están las cargas, los tacos de madera para estibarlas y debajo vosotros (los eventuales).

La huelga se alargó hasta principios de diciembre con pocos resultados para todos los afectados.
Se desviaron líneas a otros puertos, el macarra de barrio llamado Competencia imponía unos servicios mínimos del 90%, accesos a las terminales restringidos, represión policial, esquiroles externos… Mientras tanto, transcurría una negociación “enquistada” y que no iba a buen puerto.

Para los eventuales, que al principio recibíamos el apoyo de la plantilla fija y del tejido social (siempre bajo la sombra de esa oscuridad y deshonra que persigue a la figura del estibador, a veces infundada pero a veces con cierta razón), caíamos poco a poco en el olvido de todos, sí, de todos.

Muchos de nosotros mirábamos con envidia sana a otros colectivos: Tubacex, Petronor, Itp, Bilboko argiak… Que estaban en conflicto también, pero que en mayor o menor medida se mantenían unidos y se apoyaban mutuamente. Los estibadores, después de un conflicto calificable como de baja intensidad, lleno de líneas rojas y de “no querer hacer enfadar mucho al amo del calabozo” nos sumíamos en un letargo apático, sin presión social, sin estar a pie de calle y esperando a que el árbitro pitase el final para dejar de recibir goles.

Las empresas, haciendo suyo el eslogan de “Roma no paga traidores”, deciden contar con nosotros lo mínimo. Por eso, desde hace un año hasta aquí hemos trabajado menos de 70 días. Algo que ha minado la moral de todos nosotros y de nuestras familias, esas 100 familias que no importan a nadie… Nadie mueve un dedo por nosotros y cualquier disculpa es buena para quitarnos o no darnos el apoyo que un día tuvimos.

Nuestra situación es bastante peor que antes de iniciar la huelga y con el cansancio psicológico de no tener la más mínima idea de cuál va a ser nuestro futuro. “Abandonados y utilizados por todos después de jugarnos todo a doble o nada” sería la mejor manera de definir la situación actual.

“… Buscad otro trabajo, si no te gusta este trabajo busca otro, ya sabes en qué condiciones entrasteis (para puntas de trabajo)…” Son muchos los mantras con los que nos bombardean dentro y fuera del puerto que… lamentablemente, tienen réplica fácil:

  • Hicimos una apuesta por este trabajo (que en principio era una buena opción con sus pros y contras).
  • Tenemos los suficientes contratos firmados (unos 2.000 por eventual como pocos) para demostrar que hemos estado al servicio de las empresas más que para puntas de trabajo.
  • Cualquier persona sabe hoy en día que no es fácil dejar un trabajo por precario que sea. El/la que diga lo contrario, que se dé un “paseo de realidad” sin mirar su ombligo por su pueblo o ciudad. Y hacemos hincapié en este punto, para decir que lamentablemente ya no estamos todos, ya que algunos compañeros han tenido que marcharse, algunos definitivamente y otros temporalmente.

Como punto final, hay que añadir que muchos disfrutan hoy de lo que otros lucharon en el pasado. En este puerto se ha vivido muchos años de las rentas y ahora lo estamos perdiendo todo o casi todo: La inacción, la poca empatía y el egoísmo entre otros comportamientos tienen mucho que ver en esto.

Cada uno, ya sabe lo que le toca.

Plataforma de Yo apoyo a los estibadores

Fuente: naucher.com
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias