La estrategia rusa en el Ártico que aterroriza a los Estados Unidos y sus aliados

Publicado:

Noticias populares

 

Yoselina Guevara.— Los efectos del cambio climático están generando, además de los incendios, altas temperaturas e inundaciones, la apertura de nuevos espacios para la competencia geopolítica y geoeconómica. En este sentido, la región del Ártico ha entrado en el tablero mundial y se está convirtiendo en una zona de intensa competencia entre los Estados debido a las numerosas rutas marítimas que a través de ella se abrirán como una consecuencia directa del calentamiento global, además de ser una zona rica en recursos naturales y metales preciosos. Desde el año 2008 la Federación Rusa ha puesto en marcha una estrategia agresiva en el Ártico, otras naciones solo hasta ahora se están replanteando su presencia en esta región, siempre poniendo la mirada en equilibrar o neutralizar la presencia militar del Kremlin. En esta trama geopolítica se observa el histórico antagonismo entre Rusia y Estados Unidos y, paralelamente, una creciente rivalidad que también implica a Washington y Pekín.

Rusia en el Ártico

El Kremlin considera a la zona ártica de la Federación Rusa (AZRF) como un área conectada con el Báltico al oeste y el Pacífico al este, que le proporciona una importancia vital desde una perspectiva geoestratégica y geoeconómica. No es casualidad que la renovación y el refuerzo de los activos militares de Moscú en esta región hayan comenzado entre 2008 y 2010, años en los que la política exterior rusa cambió rápidamente, volviéndose mucho más agresiva hacia el bloque euro atlántico.

Si nos detenemos a analizar cómo está conformada la zona del Ártico, veremos que de los cinco estados con costa en el Océano Ártico (Rusia, Canadá, Dinamarca Noruega y Estados Unidos), solo Rusia no es miembro de la OTAN, por lo cual la frontera norte de la Federación Rusa estaría expuesta a la amenaza de los estados miembros de la Alianza Atlántica. El despliegue del Kremlin en el Ártico, estaría definido por dos objetivos fundamentales: el primero, la defensa del perímetro de la península de Kola, cuya protección se convierte en un tema prioritario debido al arsenal nuclear que allí se encuentra; y en segundo lugar el control de la disputada Ruta Marítima del Norte, una vía comercial con un enorme potencial económico. Así mismo, Rusia tiene planes ambiciosos para el desarrollo estratégico del Ártico porque cree que es la “región del futuro”, como demuestran los dos documentos que ha aprobado el gobierno de la Federación desde 2020.

El primero, denominado “Principios fundamentales de la política estatal de la Federación Rusa en el Ártico hasta 2035”, el cual se firmó el 6 de marzo de 2020 y define los intereses, objetivos y mecanismos de aplicación hasta 2035. El segundo, aprobado por el Gobierno ruso el 19 de abril, enumera los objetivos económicos, sociales y de infraestructura que el país se ha propuesto alcanzar en la región. Además, es importante señalar que desde 2010 el Kremlin ha invertido en el Ártico más de mil millones de dólares en la mejora de trece aeropuertos, la construcción de nuevas infraestructuras y la modernización de estaciones de radar, como las de la isla de Wrangel y el promontorio del Cabo Norte.

Avances militares rusos

En este contexto, es importante subrayar que Rusia también está aumentando su presencia militar en la zona para asegurar las nuevas rutas comerciales que reducirían la distancia entre China y Europa. Recientes imágenes de satélite del Ártico revelaron, el 5 de abril, una clara acumulación de bases e instalaciones militares a lo largo de la costa ártica. Numerosos aeropuertos, bases navales, puertos y pistas de aterrizaje de la época soviética están siendo modernizados y reformados. Entre los lugares del Ártico, Moscú concentra su presencia en el este, en la isla de Kotelnt, mientras que en el oeste se ha registrado actividad cerca de Nagurskoye.

En el año 2015 el Kremlin creó dos brigadas árticas, formadas por infantería motorizada del ejército ruso entrenada y equipada para llevar a cabo operaciones en la zona, complementadas con unidades de fuerzas especiales. Así mismo, la llamada Flota del Norte, desde ese mismo año, tiene una mayor presencia operativa manteniendo una postura defensiva de la península de Kola. Además, a partir de enero de 2021, la Flota del Norte ha asumido el estatus de Distrito Militar, con la creación del Mando Estratégico Conjunto, que une las unidades y estructuras militares rusas presentes en la región.

El mar del norte

La Ruta del Mar del Norte (NSR) representa un corredor marítimo entre China y Europa que puede reducir la distancia recorrida en un 40% en comparación con la navegación por el Canal de Suez. Debido al deshielo de los glaciares, la NSR ha experimentado un fuerte aumento del tráfico marítimo en los últimos años. Para evitar que Rusia aumente significativamente su presencia en la zona, el Pentágono presentó el 19 de enero de este año el documento militar “Regaining Arctic Dominance” (Recuperación del dominio del Ártico), que explica la estrategia de Estados Unidos para establecer su “dominio absoluto” en el Ártico y “expulsar a Rusia y China”.

Al igual que Estados Unidos teme que Rusia pretenda militarizar la región del Ártico e imponer impuestos y restricciones de tránsito a los buques extranjeros, Moscú tampoco ha visto con buenos ojos los recientes acuerdos de Washington con Oslo para la cooperación militar en la zona. Este acuerdo con Noruega permitirá a Estados Unidos construir instalaciones en tres aeropuertos noruegos y una base naval, así como facilitar el apoyo militar del país nórdico en caso de crisis o guerra.

Por otra parte, la Federación Rusa ya ha expresado que está dispuesta a realizar cambios de infraestructura en la Ruta del Mar del Norte (NSR) para convertirla en un corredor de mercancías eficiente y accesible durante todo el año. Una vez completados estos cambios la NSR podrá garantizar el tránsito de al menos 150 millones de toneladas de carga. La longitud de la Ruta del Mar del Norte es de aproximadamente 5 mil 600 kilómetros y recorre la costa ártica rusa desde el Mar de Kara, a lo largo de Siberia, hasta el Estrecho de Bering, en la Bahía de Providenija. Moscú tiene ambiciosos planes para el desarrollo del Ártico, ya que pretende renovar todo el sistema de transportes con miras al año 2030, incluida la línea ferroviaria que incluye el Baikal-Amur y el ferrocarril transiberiano. Otro proyecto que se está llevando a cabo es la construcción de una autopista que unirá la frontera de Rusia con Finlandia y Siberia Occidental. Evidentemente el Ártico es parte de la estrategia geopolítica de Rusia y hasta ahora no hay planes de retirada, solo se vislumbra una mayor expansión y fortaleza del Kremlin bajo la mirada temerosa de los Estados Unidos y sus aliados euroatlánticos.

spot_img

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Angola y Cuba abordan cooperación cultural

Luanda. - Representantes de Angola y Cuba analizaron ayer en esta capital diversos propósitos comunes a fin de promover el intercambio bilateral en el universo de la cultura.