UOC (mlm): El Informe “Novedoso” sobre la Masacre Policial del 9 y 10 de Septiembre

Publicado:

Noticias populares

En las últimas horas se conocieron las conclusiones de un informe realizado por la ONU sobre lo sucedido en las protestas del 9 y 10 de septiembre de 2020, días en que la Policía Nacional masacró 14 personas en Bogotá y Soacha, después de que entre dos uniformados de dicha institución, asesinaran a Javier Ordóñez, un taxista y estudiante de derecho de 43 años la noche del 8 de septiembre en un CAI de Bogotá. Sin embargo, el asesinato de Ordóñez fue apenas la gota que rebosó la copa de un gran cúmulo de razones e inconformidades contra el régimen mafioso, que el pueblo estaba juntando en sus cabezas y corazones y que en los dos días siguientes se materializaron en la quema de 72 CAI’s o centros de violaciones, torturas y de comercio de droga que tienen a cargo los policías en los barrios de todas las ciudades del país.

Las conclusiones del informe no son novedosas, no son algo que el pueblo, ni las clases dominantes, ni la burocracia y las fuerzas armadas del Estado burgués no conocieran. Basta recordar que el pueblo vivió el terrorismo de Estado esos días en carne propia; la burguesía y los terratenientes son las clases que planean y ordenan esa política de terror estatal; y el régimen uribista junto con la alcaldesa “alternativa” de Bogotá, Claudia López, ejecutaron por medio de la asesina Policía Nacional, los brutales crímenes contra el pueblo.

Sin embargo, causó revuelo que una agencia imperialista como la ONU, se interesara en el hecho y concluyera, a grandes rasgos, que 11 de los asesinados fueron por causa del uso ilícito de la fuerza por parte de agentes de la Policía, a los cuales, según el informe, no se les ordenó con contundencia, ni a nivel nacional ni distrital, usar sus armas de fuego en contra de los manifestantes. Relatan que los asesinatos de los civiles desarmados se presentaron en las localidades de Usaquén (tres homicidios), Suba (cinco homicidios), Engativá (dos homicidios), Kennedy (un homicidio) y en el municipio de Soacha (tres homicidios). Que los asesinados (13 de las 14 víctimas) llegaron a Bogotá de otras regiones en busca de oportunidades; eran jóvenes que estaban entre los 17 y 27 años (10 de las 14 víctimas); ninguna era profesional (11 bachilleres) y sus ingresos económicos eran paupérrimos (13 de los 14 estaban devengando ingresos cerca del salario mínimo).

Frente a esto, la relatoría concluye que la acción violenta de los agentes de Policía se encarnizó en contra de los jóvenes de los sectores populares de Bogotá y Soacha, por lo que existe una criminalización de la pobreza por parte de la Fuerza Pública lo que llevó a sus miembros a cometer todo tipo de crímenes y delitos contra los sectores más pobres de la capital y de Soacha.

Para los comunistas revolucionarios tampoco son nuevas estas conclusiones, y sea esta la oportunidad para recordar las Lecciones fundamentales del levantamiento del 9 y 10 de septiembre del 2020, que en esencia son:

  • La primera y más importante lección es que las masas se atrevieron a lanzarse a una acción ofensiva contra las fuerzas policiales. Lo ocurrido el 9 y 10 de septiembre le da una nueva cualidad al movimiento y demuestra prácticamente que sí se pueden derrotar las fuerzas asesinas del Estado.
  • La segunda lección fundamental tiene que ver con la necesidad de preparar las fuerzas populares para el combate. Los hechos dejan claro que las fuerzas militares dispararán contra el pueblo desarmado frente a cualquier acción ofensiva suya. Es urgente construir y generalizar los Grupos de Choque para repeler y aplastar al ESMAD y su escudera, la Fuerza Disponible de la Policía. Y en segundo lugar, empezar a construir la Guardia o Milicia Popular; que en momentos como los del 9 y 10 de septiembre, es decir, en las acciones militares ofensivas contra las fuerzas de la reacción, se propongan desarmar a los policías y se encarguen de liquidar físicamente a quienes disparen contra las masas.
  • La tercera lección fundamental es la relación que debe existir entre los combates a las fuerzas represivas y la movilización general de los trabajadores y el pueblo. Si bien las acciones fueron masivas y contundentes, no debe olvidarse que las acciones militares para que sean aún más decisivas deben estar respaldadas por la Huelga y el Paro.
  • La cuarta lección fundamental tiene que ver con la composición de las fuerzas militares y la necesidad de descomponerlas.
  • La quinta lección fundamental destaca la importancia estratégica y táctica que tiene Bogotá y la vía de la revolución en Colombia. Las acciones ofensivas en la capital se extendieron a las principales ciudades y a otras ciudades intermedias y pequeñas en el transcurso de pocas horas; demostrando que todo cuanto ocurra en la capital tiene resonancia e incidencia en todo el país.

Las masas populares no necesitan que instituciones imperialistas describan la situación que sufren a diario. Sin embargo, esto sirve para recordar las lecciones que dejaron los enfrentamientos que ese día tuvo el pueblo contra las fuerzas criminales del Estado burgués. Para recordar que la impunidad es la reina de la justicia burguesa y complemento obligado de los crímenes de Estado. Para alertar a las masas populares en el sentido de que, son inútiles y apenas un acto de propaganda los “actos solemnes de reconocimiento de responsabilidad” por parte de la Policía Nacional, que recomendaron los autores de la relatoría en el esfuerzo por lavarle la cara a la institución y salvar la responsabilidad de los criminales que dieron la orden de disparar; que, en medio de la rebatiña electorera, son falsas y dignas de un premio actoral las lágrimas de cocodrilo de la alcaldesa Claudia López, porque en la práctica, antes y después de estos hechos, siempre ha enviado a los perros asesinos del Esmad a reprimir con sevicia las manifestaciones populares en las calles de la capital.

Lo que no concluye la relatoría de la ONU, es la conclusión que los comunistas revolucionarios le ofrecen a las masas rebeldes, inconformes, a los explotados y oprimidos del país: es necesario organizar la Revolución Socialista organizando la vanguardia del proletariado en su Partido político revolucionario; avanzar en lo inmediato en la preparación de los nuevos combates contra el régimen de la mafia y el Estado de los dueños del capital, agrupando y organizando las fuerzas populares para enfrentar en las calles con éxito las fuerzas armadas que no dudarán en matar al pueblo desarmado; desechar las ilusiones en la farsa electoral que busca domesticar la rebeldía popular llevando las masas a la sin salida que es la falsa democracia burguesa donde no se resuelven los problemas de las masas trabajadoras y donde sí se legitima el terrorismo de Estado por parte de las “mayorías” parlamentarias; organizar de nuevo las Asambleas Populares que decidan la hora cero de un nuevo y más combativo Paro General Indefinido.

No es hora de conciliar con los explotadores como pregonan los oportunistas empotrados en la dirección de las centrales sindicales y del mal llamado Comité Nacional de Paro. Es hora de materializar la desconfianza en el Estado con nuevos y más beligerantes combates contra el podrido Estado burgués y todas sus criminales instituciones.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Las técnicas novedosas de manipulación de masas: la ‘teoría del empujón’

Las unidades de cambio de comportamiento del gobierno británico las formaron especialistas en diversos campos académicos, fundamentalmente sicólogos, que pusieron en práctica la teoría del empujón (“nudge”), una doctrina en boga desde que la promocionara Cass Sunstein, cuya foto aparece en la portada. Dicha teoría ha pasado de ser una propuesta académica a una técnica de dominación política, es decir, forma parte de los órganos de gobierno y ha llegado para quedarse, más allá de la pandemia.

Le puede interesar: