EEUU se atreve a dar lecciones al mundo sobre derechos humanos

Publicado:

Noticias populares

Damasco, 26 dic (SANA) Washington es un régimen criminal, como demuestran sin lugar a dudas sus guerras ilegales y sus asesinatos en masa deliberados.

Un importante informe publicado esta semana revela con todo lujo de detalles la espeluznante magnitud de los crímenes de guerra cometidos por Estados Unidos en Oriente Medio. Se documentan miles de muertes de civiles, incluidos niños, como resultado de los bombardeos aéreos realizados por el ejército estadounidense.

Según un editorial de la Fundación de la Cultura Estratégica, es crucial señalar que el estudio publicado -aunque voluminoso, con miles de páginas y documentos- representa sólo una fracción de la escala total de los asesinatos en masa. La investigación se centra en Siria e Iraq durante un período de tres años entre finales de 2014 y principios de 2018. Teniendo en cuenta que las fuerzas estadounidenses han estado ocupando esos dos países por sí solos durante más de una década y considerando las operaciones militares estadounidenses contemporáneamente en otras naciones, se puede asumir con seguridad que la escala completa de los asesinatos perpetrados es órdenes de magnitud mayor.

El informe conocido como Civilian Casualty Files fue encargado por el New York Times. Su elaboración llevó cinco años y una tortuosa lucha legal para obtener los archivos secretos del Pentágono. El estudio también implicó que los autores visitaran cientos de lugares en Siria e Irak para registrar los testimonios de los testigos. Aquí se ofrece un buen resumen.

Por otra parte, se ha calculado anteriormente que la guerra de Estados Unidos en Irak, que duró una década desde 2003, causó más de un millón de muertes. Lo que este último informe proporciona es un detalle granular de los innumerables incidentes de violencia por ataques aéreos y asesinatos con drones. Las horas, las fechas, los pueblos, las aldeas, las ciudades, las familias, las madres, los padres y los niños son nombrados en las atrocidades que se llevaron a cabo. Pero, como se ha señalado, aunque la información comunicada es enorme, no es más que una pequeña fracción del alcance total de los asesinatos en masa.

Lo que también es inquietantemente claro es la lógica fría y bárbara de los jefes del Pentágono y de las altas personalidades tanto de la administración Obama como de la de Trump. El actual presidente Joe Biden fue vicepresidente en las administraciones de Obama (2008-2016). Las muertes de civiles se consideraron aceptables como “daños colaterales” en la búsqueda de objetivos político-militares. Familias enteras fueron destruidas a sabiendas en un esfuerzo desordenado y vago por matar a sospechosos de terrorismo o simplemente para extender el mandato del poder imperial de Estados Unidos.

Es más, el Pentágono y el gobierno estadounidense encubrieron el alcance de sus operaciones psicopáticas. Ni un solo miembro del ejército estadounidense o de la administración de la Casa Blanca ha sido disciplinado -incluso internamente- por la criminalidad desenfrenada.

Un incidente más reciente, fuera del período de estudio publicado citado anteriormente, entraría en el molde típico. Fue el asesinato de una familia de 10 personas, incluidos niños, en Kabul durante la retirada de Estados Unidos de Afganistán a finales de agosto. Recordemos que el Pentágono se investigó a sí mismo y llegó a la conclusión de que nadie era culpable de esa matanza con drones. Aquel caso obtuvo cierta publicidad porque las circunstancias de una retirada histórica de Estados Unidos estaban en las noticias. Ahora imagina lo fácil que fue para el Pentágono enterrar otros asesinatos masivos de civiles que ocurrieron en zonas remotas de Siria e Iraq.

Los Archivos de Víctimas Civiles publicados son pruebas sustanciales para procesar a los líderes políticos y militares de Estados Unidos por crímenes de guerra. Siendo realistas, esto no ocurrirá en un futuro próximo, pero sin embargo, es un archivo importante para futuros enjuiciamientos y para el registro histórico.

La información es también una exposición devastadora de la bancarrota moral que impregna Washington. Así, un régimen asesino de masas en Washington no tiene autoridad para dar lecciones, como presume arrogantemente de hacer todo el tiempo, al resto del mundo sobre derechos humanos y estado de derecho.

A principios de este mes, el presidente Joe Biden convocó una llamada “Cumbre por la Democracia” para los líderes mundiales invitados. Biden excluyó deliberadamente a Rusia y China de la videoconferencia en línea, así como a otras naciones consideradas “autoritarias” o “antidemocráticas” por Washington.

Es realmente repugnante que Washington tenga tal arrogancia y desvergüenza. Los gobiernos de Estados Unidos han librado sistemáticamente guerras ilegales en todo el planeta que han supuesto la destrucción de naciones y de millones de vidas inocentes. Y, sin embargo, el presidente de Estados Unidos tiene la audacia de pontificar al mundo entero sobre las presuntas virtudes de la democracia, los derechos humanos y la defensa del derecho internacional.

Esta grotesca duplicidad y engaño de los líderes estadounidenses es la razón por la que Estados Unidos está en curso de colisión con Rusia y China. Washington acusa implacablemente a Moscú y Pekín de supuestas violaciones. Las tensiones avivadas por Estados Unidos sobre Ucrania y Taiwán están llevando al mundo al borde de la guerra.

Esta misma semana, el presidente Biden firmó una ley que prohíbe las importaciones procedentes de la provincia occidental china de Xinjiang. Estados Unidos acusa a China de “genocidio” contra la minoría musulmana uigur. Pekín rechaza categóricamente las afirmaciones, señalando que la población uigur ha crecido en realidad en los últimos años. Pekín dice que toma medidas de seguridad contra los uigures radicales que han sido convertidos en armas en el marco de la guerra de 20 años de Estados Unidos en el vecino Afganistán. En cualquier caso, Washington no aporta pruebas creíbles que justifiquen sus afirmaciones. Lo notable es que este sermón de Estados Unidos hacia China sirve para agravar las tensiones que exacerban otras cuestiones sobre Taiwán y los Juegos Olímpicos que Washington está boicoteando.

Washington tiene cero autoridad moral. Es un régimen criminal, como demuestran sin lugar a dudas sus guerras ilegales y sus asesinatos en masa deliberados.

Hay que señalar que los medios de comunicación occidentales han guardado silencio esta semana sobre los impactantes archivos de víctimas civiles. El New York Times merece cierto crédito por publicar la información realizada por autores externos. Sin embargo, la monstruosa escala de criminalidad se ha encontrado con un silencio relativo asombroso. Esto ilustra cómo los medios de comunicación occidentales son en realidad un sistema de propaganda que no puede computar o comentar la información que es incongruente con su cobertura diaria.

También hay que destacar la injusticia contra el denunciante encarcelado Julian Assange. Los programas de asesinatos en masa descubiertos por los Civilian Casualty Files reivindican las publicaciones anteriores de Assange y Wikileaks que exponen los crímenes de guerra de Estados Unidos. Es una abominación que Assange sea perseguido y esté a la espera de ser extraditado a Estados Unidos, donde podría ser encarcelado por el resto de su vida bajo cargos inventados de “piratería y espionaje”.

La criminalidad y la duplicidad de los gobiernos de Estados Unidos es algo que hay que contemplar de una manera perversa. Es asombroso que el mundo se vea impulsado hacia tensiones peligrosas y una posible confrontación por un régimen cuyo historial es tan nefasto e hipócrita. ¿Cómo se permite un engaño tan burdo? En parte se debe a la función de unos medios de comunicación de masas al estilo de Goebbels que fingen publicar noticias en lugar de propaganda.

Fuente: Al-Mayadeen TV citando a Strategic Culture Foundation

Vía:sana.sy
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias