El capitalismo del siglo XIX, el desplome al vacío

Publicado:

Noticias populares

La industria cultural estadounidense desempeña un papel sustancial en la reproducción simbólica del capitalismo y, por tanto, en su sostenimiento como sistema, garantizando el triunfo de los estereotipos, formas superiores de la ideología.

 

La gran fábrica del «entretenimiento», la industria del espectáculo frívolo que reproduce estrellas y celebridades sin esencia, sin alma, es la matriz del esclavo asumido, que pulula en las urbes superpobladas y cada vez más violentas del capitalismo.

El producto cultural estadounidense y sus sucedáneos científicamente elaborados nos causan placer, nos entretienen y descomplejizan los procesos de pensamiento y análisis de la realidad.

Productos televisivos creados en laboratorio, los gossip shows, los psicological talk shows, invaden nuestras casas, el espacio de la familia, y esos seres irreales, tontos, frívolos, comparten nuestras vidas.

La distancia cada vez se acorta más. Los televisores son más grandes y ocupan un espacio mayor, conquistan cada habitación, cada pared y desde ellas nos hablan, nos dicen, nos entretienen.

Es la «familia» sonriente que sustituye al vecino, al dominó, al ajedrez, al juego de pelota, a la extensa sobremesa familiar alimentada con el café y las vivencias del día.

Un ejército glamuroso, simpático y banal se apodera de las mentes, de la conducta y de las emociones, desde televisores, computadoras y teléfonos inteligentes, artefactos que se fusionan aceleradamente.

La voluntad está siendo tomada por nuevas e invisibles fuerzas de ocupación, sin que la persona sospeche nada. Las balas de esta guerra ya no apuntan al cuerpo, sino a las emociones, las contradicciones y las vulnerabilidades.

La saturación de información chatarra, fabricada en laboratorios de los grupos y fuerzas de tarea de los centros de guerra cultural y sicológica, actúa sobre la mente de los individuos objeto de este bombardeo, sobrecargándolos de imágenes e ideas preconcebidas, capaces de crear conceptos triviales sobre la política y la vida cotidiana.

La mentira, la manipulación y el engaño movilizan al colonizado cultural, cuya máxima ambición es vivir en los grandes centros consumistas del imperio, ese que niega su bandera y su historia, diestro en fingir y mimetizarse, incapaz del más mínimo sacrificio.

Al capitalismo del siglo xxi lo caracteriza una indiferencia absoluta por la verdad. El hombre posmoderno se ha transformado en un hombre desvinculado de casi todo aquello que lo rodea, menos de su Smartphone y de una decena de productos que consume vorazmente.

Sumergido en su burbuja, esclavo de los aparatos, rodeado de sensores y softwares que saben más de su vida que su familia. En otras palabras, un individuo rebajado a la categoría de cosa.

Vive solo para sí mismo, pensando en el placer sin restricciones, trivial y efímero. Enciclopedista del conocimiento inútil, que vive en medio de un alud de información que lo desculturiza y lo desinforma.

Se trata de aniquilar todo lo que contradiga, lo que interpele, lo incómodo, lo difícil, lo profundo y lo social.

Frente a este escenario no queda más que defender los valores esenciales de la humanidad, los valores del socialismo, de la solidaridad; y contraponer a ese hombre sinflictivo y banal, el hombre nuevo que soñó y representó el Che.

Debemos sobreponer la fe en el ser humano, la fe en el futuro, la creencia absoluta en la posibilidad de un mundo mejor, a la autodestructiva cultura del descarte neoliberal.

Se trata de defender la cultura revolucionaria, dar paso a la «ilustración socialista», al debate universal de ideas que nos salve de la nada, de la caída al vacío que nos ofrece el capitalismo del siglo XIX.

Fuente: granma.cu
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Las técnicas novedosas de manipulación de masas: la ‘teoría del empujón’

Las unidades de cambio de comportamiento del gobierno británico las formaron especialistas en diversos campos académicos, fundamentalmente sicólogos, que pusieron en práctica la teoría del empujón (“nudge”), una doctrina en boga desde que la promocionara Cass Sunstein, cuya foto aparece en la portada. Dicha teoría ha pasado de ser una propuesta académica a una técnica de dominación política, es decir, forma parte de los órganos de gobierno y ha llegado para quedarse, más allá de la pandemia.