Estados Unidos tiene la caja de herramientas vacía en Ucrania

Publicado:

Noticias populares

El Secretario de Estado, Antony Blinken, se reunió el viernes con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, en una cumbre apresurada de 90 minutos en Ginebra, al término de la cual ambas partes se congratularon de la utilidad del encuentro para mantener la puerta abierta a una resolución diplomática de la actual crisis en Ucrania. Sin embargo, lo que significa “mantener la puerta abierta” representa dos realidades completamente diferentes.

Para Blinken, lo importante parece ser el proceso, la continuación de un diálogo que, por su propia existencia, da la impresión de progreso, con un progreso que se mide en términos de tiempo y no de resultados.

Un resultado orientado a los resultados no estaba en la agenda de Blinken y su séquito; se suponía que Estados Unidos debía presentar una respuesta por escrito a las demandas de Rusia de garantías de seguridad en dos proyectos de tratados presentados a Estados Unidos y la OTAN en diciembre. Pero Blinken dijo a Lavrov que la respuesta escrita no se daría hasta la próxima semana.

Entretanto, Blinken ha preparado el terreno apuntando a la posibilidad de futuras negociaciones en las que se aborden las preocupaciones de Rusia (de forma recíproca) sobre los misiles de alcance intermedio y las maniobras militares de la OTAN.

Pero bajo ninguna circunstancia, dijo Blinken, Estados Unidos respondería a las demandas rusas contra la expansión de la OTAN en Ucrania y Georgia, y por el regreso de las fuerzas de la OTAN a su antiguo perímetro, tal como existía en 1997.

Blinken también dedicó mucho tiempo a subrayar el peligro de una inminente invasión militar de Ucrania por parte de las fuerzas rusas supuestamente concentradas a lo largo de la frontera ucraniano-rusa. Subrayó que cualquier incursión militar rusa de cualquier envergadura que violara la integridad territorial de Ucrania sería vista como una continuación de la “agresión” rusa de 2014 y, como tal, desencadenaría “consecuencias masivas” para Rusia.

Invasiones grandes y pequeñas

La reafirmación de Blinken de una posición sobre la que lleva pontificando más de un mes no fue en beneficio de Lavrov y del gobierno ruso, sino de la opinión pública estadounidense y europea, que estaba colectivamente perpleja tras los comentarios de Biden el día anterior de que Estados Unidos tenía una serie de opciones que consideraría desplegar en función del tamaño de la incursión rusa.

“Creo que él [Putin] va a intervenir, tiene que hacer algo”, dijo Biden en una rueda de prensa el miércoles. Al tiempo que presentaba una invasión rusa como inevitable, Biden continuó diciendo que Putin “rendirá cuentas” y que “nunca había visto sanciones como las que prometí imponer” si Rusia actuaba realmente contra Ucrania. Biden mencionó el despliegue de fuerzas militares estadounidenses adicionales en Europa del Este, así como sanciones económicas no especificadas.

Sin embargo, Biden matizó a continuación sus comentarios, señalando que el alcance y la escala de la respuesta estadounidense dependerían de lo que hiciera Rusia. “Una cosa es”, dijo Biden, “si se trata de una incursión menor y acabamos teniendo que pelearnos por lo que hay que hacer y lo que no”.

Casi inmediatamente, el establishment de Washington se puso en marcha para corregir lo que todo el mundo consideraba una “declaración errónea” de Biden, que al día siguiente emitió una nueva declaración en la que afirmaba que había sido “absolutamente claro con el presidente Putin”. No hay ningún malentendido. Cualquier reunión de unidades rusas a través de la frontera ucraniana es una invasión”, y que no debe haber “ninguna duda de que si Putin toma esa decisión, Rusia pagará un alto precio”.

Y en caso de que el presidente no fuera lo suficientemente claro, Blinken reiteró este punto tras su reunión del viernes con Lavrov.

La narrativa de Estados Unidos sobre Rusia y Ucrania es invariable: Rusia está decidida a invadir el país y habrá consecuencias masivas si lo hace. No se trataba de una amenaza vana, dijo Blinken, sino de la posición unificada de Estados Unidos, sus aliados y socios.

La ausencia de una estrategia común

Pero, ¿realmente lo es? En una reveladora admisión, el corresponsal de la CNN en la Casa Blanca, John Harwood, dijo que la declaración de Biden sobre las “incursiones menores” no era sorprendente, porque según Harwood, Putin ya sabía por fuentes que esa es, de hecho, la posición de Estados Unidos.

En cuanto a la UE y Ucrania, su confusión e indignación colectivas no eran más que un espectáculo, una postura que debían adoptar para el consumo de su opinión pública, ya que la declaración de Biden “suena mal”.

En resumen, la ausencia de una estrategia común sobre cómo hacer frente a una posible incursión/invasión rusa en Ucrania era un secreto a voces para todo el mundo, excepto para la opinión pública estadounidense y europea, a la que se alimentó con mentiras para que no se viera que sus dirigentres políticos capitulaban ante las exigencias rusas.

Biden y su gobierno tienen un historial de mentiras al público estadounidense cuando se trata de cuestiones de seguridad nacional. Basta con mirar la llamada telefónica de Biden al presidente afgano Ashraf Ghani el 23 de julio de 2021 para encontrar un claro precedente de esta incapacidad para hablar abierta y honestamente de la realidad sobre el terreno. “No hace falta que le diga”, dijo Biden a Ghani, “la percepción en el mundo y en algunas partes de Afganistán, creo, es que las cosas no van bien en términos de lucha contra los talibanes. Y sea cierto o no”, añadió Biden, “es necesario proyectar una imagen diferente”.

¿Y la caja de herramientas?

Esta es, en pocas palabras, la esencia de la posición adoptada por la administración Biden sobre Ucrania. Blinken dijo que Estados Unidos tiene una caja de herramientas llena de opciones que provocarán “consecuencias masivas” para Rusia si invade Ucrania. Estas “herramientas” incluyen opciones militares, como reforzar el flanco oriental de la OTAN con más tropas estadounidenses, y opciones económicas, como cerrar el oleoducto NordStream 2 y expulsar a Rusia del sistema bancario Swift. Todas estas opciones, señala Blinken, cuentan con el pleno apoyo de los aliados y socios europeos de Estados Unidos.

Parece que la caja de herramientas está en todas partes: Biden se refirió a ella, al igual que la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. Blinken se ha referido a ello muchas veces.

Sólo hay un problema: resulta que la caja de herramientas está vacía.

Aunque el Pentágono está supuestamente trabajando en una serie de opciones militares para reforzar la presencia militar estadounidense en Europa del Este, la aplicación real de estas opciones no sería ni oportuna ni siquiera posible.

Una opción es trasladar las fuerzas que ya se encuentran en Europa; el ejército estadounidense mantiene una brigada de blindados pesados en Europa de forma rotativa, y tiene una brigada de vehículos blindados ligeros y una brigada de artillería estacionadas en Alemania. Con algunos helicópteros y apoyo logístico. Y eso es todo.

La afluencia de estas unidades a Polonia sería sólo para fines de comunicación: representan una fuerza de combate no operativa que sería destruida en días, o incluso horas, en cualquier combate terrestre a gran escala contra una amenaza rusa.

Estados Unidos puede desplegar una segunda brigada de blindados pesados en Polonia, que aprovecharía los equipos ya almacenados en suelo polaco. Esta brigada correría la misma suerte si se enfrentara al ejército ruso. Estados Unidos también podría desplegar una brigada aerotransportada. También moriría.

No hay otras opciones disponibles para desplegar fuerzas pesadas estadounidenses adicionales en Europa a una escala y en un plazo de tiempo que sean significativos. El problema no es sólo el despliegue de las fuerzas desde sus bases en Estados Unidos (que tardaría meses en completarse), sino la sostenibilidad de esas fuerzas una vez que lleguen al terreno en Europa. Alimentos, municiones, agua, combustible: la logística de la guerra es complicada y no puede resolverse con un chasquido de dedos.

En resumen, no hay ninguna opción militar viable, y Biden lo sabe.

Más palabrería sobre las sanciones

Estados Unidos no tiene ningún plan de sanciones que pueda sobrevivir al contacto inicial con sus principales enemigos, que en este caso son la debilidad colectiva de las economías post-pandémicas de Europa y Estados Unidos, la excesiva dependencia de Europa de la energía rusa y la vulnerabilidad de los líderes elegidos a los caprichos de los electorados de los países democráticos. Rusia puede sobrevivir al impacto de cualquier posible régimen de sanciones que aplique Estados Unidos -incluso las dirigidas al sistema bancario ruso- mucho más tiempo que Europa sin la energía rusa.

Esta es una realidad con la que convive Europa, y aunque los responsables políticos estadounidenses puedan pensar que las sanciones duras parecen buenas sobre el papel, la realidad es que la actual apariencia de unidad entre Estados Unidos y Europa se derrumbaría en poco tiempo si se cerraran los oleoductos rusos. El dolor no se limitaría a Europa: la economía estadounidense también se vería afectada, con un aumento vertiginoso de los precios de los combustibles y un colapso del mercado de valores que sumiría a Estados Unidos en una recesión económica o incluso en una depresión total.

El coste político para Biden y, por extensión, para los demócratas, sería un golpe fatal para cualquier esperanza de retener cualquiera de las dos cámaras del Congreso en 2022, o la Casa Blanca en 2024. Una cosa sería si Biden y su equipo de seguridad nacional fueran honestos y directos sobre las consecuencias reales de declarar el equivalente a una guerra económica a Rusia. Otra cosa es hablar sólo del dolor que las sanciones causarían a Rusia, sin mencionar el precio a pagar en el frente interno.

Los estadounidenses y sus aliados nunca deben olvidar que Rusia ha estado trabajando bajo severas sanciones de Estados Unidos desde 2014, con efecto cero. Rusia sabe lo que puede pasar y se ha preparado. El pueblo estadounidense se regodea en su ignorancia, tomando la palabra de la administración Biden y de los complacientes medios de comunicación.

La propaganda rusa

Una de las grandes ironías de la crisis actual es que, en vísperas de la reunión Blinken-Lavrov en Ginebra, el Departamento de Estado de Estados Unidos publicó un informe sobre la propaganda rusa, denunciando el papel desempeñado por los medios de comunicación financiados por el Estado, como RT y Sputnik, en la fabricación de la opinión pública en Estados Unidos y Occidente (en aras de la transparencia, debo añadir que RT es uno de los medios para los que escribo).

El hecho de que el Departamento de Estado emita un informe de este tipo en vísperas de una reunión cuyo objetivo es propagar una gran mentira -que Estados Unidos tendría un plan para prevenir la “irresponsable agresión rusa“- está diseñado para ocultar la verdad: que esta crisis es únicamente el resultado de las políticas irresponsables de Estados Unidos y la OTAN durante los últimos 30 años.

Mientras los complacientes medios de comunicación estadounidenses se han hecho eco de todas las advertencias y amenazas lanzadas por Biden y Blinken a Rusia en los últimos días, la posición rusa ha sido ampliamente ignorada. He aquí un recordatorio de la posición de Rusia sobre sus exigencias de garantías de seguridad: “Hablamos de la retirada de fuerzas, equipos y armas extranjeras, así como de otras medidas, incluida la vuelta a la configuración que teníamos en 1997 en los países no pertenecientes a la OTAN”, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso en un boletín publicado tras la reunión Lavrov-Blinken. “Esto incluye a Bulgaria y Rumanía”.

Blinken ya ha dicho que Estados Unidos rechazará esta propuesta.

La caja de herramientas está vacía. Rusia lo sabe. Biden lo sabe. Blinken lo sabe. La CNN lo sabe. Los únicos que no lo saben son los ciudadanos estadounidenses, y más ampliamente los occidentales.

Las consecuencias de que Estados Unidos rechace las exigencias de Rusia serán, con toda probabilidad, la guerra.

Pero si cree que el pueblo estadounidense está preparado para soportar el peso de una guerra con Rusia, piénselo de nuevo.

Scott Ritter https://consortiumnews.com/2022/01/22/ukraine-crisis-us-toolboxes-are-empty/

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

El número de desplazados forzosos en el mundo superó por primera vez 100 millones de personas, advierte la ONU

El alto comisionado de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, declaró que esa cifra "debe servir como una llamada de atención para resolver y prevenir los conflictos destructivos, poner fin a la persecución y abordar las causas subyacentes que obligan a personas inocentes a huir de sus hogares".