Moscú pide a Washington abstenerse de politizar el diálogo sobre seguridad nuclear

Publicado:

Desde Moscú subrayaron que los militares rusos no intervienen en las actividades del personal de las centrales ucranianas y se limitan a tareas de protección.

Noticias populares

El embajador de Rusia en EE.UU., Anatoli Antónov, instó este martes a las autoridades del país norteamericano a regresar a un diálogo “profesional y libre de política” sobre seguridad nuclear.

 

Al responder a una pregunta de los medios sobre si las acciones de Rusia en Ucrania podrían suponer una amenaza para el régimen de seguridad nuclear, Antónov señaló que las afirmaciones de esa índole no son sino “otro intento de trasladar la retórica rusófoba a las plataformas multilaterales”.

El representante de la misión diplomática rusa recordó que el propio presidente ucraniano afirmó en febrero que su país puede reconsiderar su renuncia a la posesión de armas nucleares, y así retirarse del compromiso que asumió en los años 90, en el marco del memorándum de entendimiento con Rusia, Estados Unidos y Reino Unido.

“Cabe señalar que en el marco de la operación especial, las Fuerzas Armadas de Rusia tomaron bajo control las instalaciones nucleares existentes en el territorio de Ucrania (las centrales nucleares de Chernóbil y Zaporizhia), con el objetivo de evitar provocaciones nucleares por parte de las formaciones nacionalistas o terroristas [de ese país]”, enfatizó.

Antónov subrayó también que los militares rusos no intervienen en las actividades del personal de esas centrales y se limitan a tareas de protección. Asimismo, afirmó que el funcionamiento de las centrales activas continúa con normalidad, sin ninguna amenaza de emisión de material radiactivo, hecho confirmado por representantes del Organismo Internacional de Energía Atómica.

“En los territorios controlados por Rusia reina la paz”

Por otra parte, Antónov subrayó que las declaraciones de ciertos políticos occidentales, y en concreto de la subsecretaria de Estado de EE.UU., Wendy Sherman, que buscan incriminar a Rusia por la crisis alimenticia mundial, forman parte de la “guerra informativa” librada por Washington contra Moscú.

En ese contexto, reiteró que las fuerzas rusas no atacan instalaciones civiles ni buques con alimentos destinados a ser exportados a otros países del mundo. “La situación es exactamente al revés. En los territorios ucranianos que se encuentran bajo control de los militares rusos, reinan la paz y la tranquilidad“, dijo el embajador ruso, quien también reveló que en la región de Jersón las fuerzas de su país han limpiado de minas una parte de las tierras agrícolas.

La “impotencia del ‘Occidente colectivo'”

Al hablar sobre la expulsión de diplomáticos rusos anunciada este martes por una serie de países europeos, Antónov señaló que la política adoptada por Washington y sus socios con miras a desangrar a Rusia es “otra confirmación de la impotencia del ‘Occidente colectivo’ para defender su posición por vía de un diálogo basado en la equidad y el respeto mutuo”.

“Instamos a Washington y sus socios a renunciar al curso destructivo hacia la erosión de la diplomacia, tan necesaria en las condiciones de tensiones internacionales”, concluyó el embajador ruso.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Rendición y evacuación

Roto el bloqueo, abiertos los canales de comunicación e iniciado el proceso, la evacuación de los soldados ucranianos que durante semanas han permanecido en la acería Azovstal sitiados por las fuerzas rusas y de la República Popular de Donetsk se ha acelerado en las últimas horas. Lo que en un principio pudo parecer únicamente la evacuación de combatientes heridos de gravedad -es así como Ucrania quiso presentarlo y como se reflejó durante las primeras horas en la prensa occidental- era en realidad la rendición final de esos más de 2000 miembros del Ejército Ucraniano, el regimiento Azov, la Guardia de Fronteras y la Policía.