La OTAN está dispuesta a luchar hasta el último ucraniano para desangrar a Rusia

Publicado:

Noticias populares

Damasco, 10 abr (SANA).— La OTAN considera a los ucranianos como mera carne de cañón en su guerra imperial por delegación contra Rusia.

La alianza militar de la OTAN liderada por Estados Unidos ha dejado claro que está dispuesta a luchar hasta el último ucraniano para desangrar a Rusia y promover los intereses geopolíticos de Occidente.

En una admisión escandalosamente franca, The Washington Post reconoció que algunos Estados miembros de la OTAN quieren que “los ucranianos sigan luchando, y muriendo” para evitar que Rusia obtenga beneficios políticos.

En un informe del 5 de abril sobre las conversaciones de paz entre Ucrania y Rusia, el importante periódico estadounidense reveló que la OTAN teme que Kiev ceda a algunas de las exigencias de Moscú.

El Washington Post escribió explícitamente: “Para algunos en la OTAN, es mejor que los ucranianos sigan luchando, y muriendo, que lograr una paz que llegue demasiado pronto o a un coste demasiado alto para Kiev y el resto de Europa”.

Diplomáticos occidentales anónimos subrayaron que “hay límites a la cantidad de compromisos que algunos en la OTAN apoyarán para ganar la paz”, y que prefieren prolongar la guerra en Ucrania si pueden evitar que Rusia vea satisfechas sus preocupaciones de seguridad.

El periódico dijo que los miembros de la OTAN están desesperados por no dar “al presidente ruso Vladimir Putin ninguna apariencia de victoria”, y están más que dispuestos a obligar a los ucranianos a entrar en la picadora de carne para lograrlo.

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, señaló que la administración del presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, está en estrecha coordinación con Washington, y está en “contacto casi diario” con la Casa Blanca. Es evidente quién manda realmente.

El periódico también reveló que el ejército estadounidense tiene más de 100 mil soldados desplegados en Europa.

El Washington Post tiene una estrecha relación con el gobierno de Estados Unidos. El periódico es propiedad del multimillonario Jeff Bezos, uno de los seres humanos más ricos de la historia.

Bezos es también el fundador y presidente ejecutivo de la megacorporación Amazon, que tiene contratos por valor de decenas de miles de millones de dólares con la CIA, el Pentágono, la NSA, el FBI, el ICE y otras agencias gubernamentales estadounidenses.

Si The Washington Post está revelando esta información sobre la OTAN, con citas de altos funcionarios de la Casa Blanca, está claro que tiene luz verde de sus responsables en Washington.

Este informe es una confirmación semioficial de que la OTAN ve a los ucranianos como mera carne de cañón en su guerra imperial por delegación contra Rusia.

De hecho, algunos funcionarios occidentales lo han declarado abiertamente.

Un exfuncionario de alto nivel del Departamento de Estado, el halcón de guerra de la derecha Eliot A. Cohen, se jactó en un artículo de la revista The Atlantic de que “Estados Unidos y sus aliados de la OTAN están involucrados en una guerra por delegación con Rusia”.

Eufórico, dijo: “Están suministrando miles de municiones y, con suerte, haciendo mucho más -compartiendo información de inteligencia, por ejemplo- con la intención de matar a los soldados rusos”, y añadió: “cuanto más y más rápido, mejor”.

El veterano del Departamento de Estado declaró que el “flujo de armas que va a Ucrania tiene que ser una inundación”.

Esto es exactamente lo que están haciendo los estados miembros de la OTAN: inundar de armas al vecino de Rusia.

En lugar de apoyar las conversaciones de paz con Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea han estado intensificando activamente la guerra, enviando a Ucrania armas por valor de miles de millones de dólares, incluyendo decenas de miles de misiles antitanque, miles de misiles antiaéreos y cientos de drones kamikaze, así como tanques y vehículos blindados.

Lo que no se menciona es cómo las corporaciones armamentísticas estadounidenses y europeas se han beneficiado enormemente de la guerra. Las acciones de los contratistas militares privados se dispararon después de que Rusia enviara sus tropas a Ucrania el 24 de febrero, mientras los gobiernos occidentales se comprometían a aumentar sustancialmente su gasto militar.

El gobierno de Joe Biden entregó inmediatamente 350 millones de dólares en armas a finales de febrero, antes de prometer una ayuda adicional de 13.600 millones de dólares para Ucrania en marzo, de los cuales 6 mil 500 millones en apoyo militar.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN se reunieron en la sede de la alianza militar en Bruselas los días 6 y 7 de abril y se comprometieron a intensificar aún más la guerra en Ucrania.

A los políticos occidentales se unieron representantes de varios países no miembros de la OTAN, como Japón, Corea del Sur, Georgia, Finlandia, Suecia, Australia y Nueva Zelanda.

El ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, viajó a Bruselas para la reunión, donde disipó cualquier duda de que la OTAN quiere más guerra en lugar de paz.

“He venido aquí hoy para discutir tres cosas muy importantes: armas, armas y armas”, resumió Kuleba.

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, declaró de forma similar: “Tras la invasión, los aliados dieron un paso adelante con apoyo militar adicional, con más equipamiento militar, y el mensaje de la reunión de hoy ha sido claro: los aliados deben hacer más y están dispuestos a hacer más para proporcionar más equipamiento, y se dan cuenta y reconocen la urgencia.”

Stoltenberg se jactó de que el apoyo militar directo de la OTAN a Ucrania se remonta a 2014 y que decenas de miles de soldados ucranianos fueron entrenados por la OTAN en los últimos ocho años, mucho antes de que Rusia invadiera.

La OTAN prefiere, de forma transparente, que los ucranianos sigan sacrificando sus vidas con la esperanza de debilitar y desestabilizar a Rusia.

Mientras tanto, los ucranianos que piensan que la solución debería ser la paz, y no más guerra, se enfrentan a consecuencias nefastas.

Un negociador ucraniano que había participado en las conversaciones de paz con Rusia, Denys Kyreyev, fue asesinado, al parecer por el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), que tiene fama de estar influenciado por los neonazis y otros extremistas de extrema derecha.

Toda esta violencia extrema y el belicismo choca directamente con la pretensión de la OTAN de ser una supuesta alianza “defensiva”.

La realidad es que la OTAN nunca se ha dedicado a la defensa, y mucho menos a la democracia. Entre los miembros fundadores de la alianza militar en 1949 se encontraba la dictadura fascista de Portugal.

Durante la primera guerra fría, la OTAN apoyó a antiguos colaboradores nazis y fascistas en su infame Operación Gladio. Con el apoyo de la OTAN, los extremistas de extrema derecha llevaron a cabo ataques terroristas en Europa para tratar de reprimir a la izquierda, especialmente durante los tristemente célebres Años de Plomo de Italia.

Cuando terminó la primera guerra fría, la OTAN continuó expandiéndose hacia las fronteras de Rusia, violando repetidamente las promesas hechas por Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia de que la alianza militar no se movería “ni una pulgada hacia el este” tras la reunificación de Alemania en 1990.

En las campañas de bombardeo de la década de 1990, la OTAN destruyó y dividió la antigua Yugoslavia, que ya no existe como país.

Luego, la OTAN ayudó a Estados Unidos a lanzar su guerra en Afganistán en 2001, y mantuvo una ocupación militar conjunta hasta 2021.

En 2011, la OTAN emprendió la guerra contra Libia, el país más próspero de África. La campaña militar occidental destrozó el estado de Libia. Las corporaciones extranjeras de combustibles fósiles pronto saquearon las enormes reservas de petróleo de la nación norteafricana.

Agencia SANA, [4/10/2022 2:24 PM] Todavía hoy, en 2022, Libia no tiene un gobierno central unificado. Sin embargo, tiene mercados de esclavos al aire libre para los refugiados del África subsahariana.

Las ruinas de Libia, Afganistán y la antigua Yugoslavia muestran lo que la OTAN realmente ofrece al mundo.

Y la alianza militar dirigida por Estados Unidos está ahora dispuesta a sacrificar a Ucrania para promover los intereses de Washington y Wall Street.

Fuente: Al Mayadeen Inglés

Fuente: sana.sy
spot_img

1 COMENTARIO

  1. Esta no es una estrategia solo que esten aplicando en ucrania, es una politica de esterminio a traves de todo el mundo. En Colombia nos quieren seguir teniendo sometidos a travez de sus alfiles de la muerte ligados al narcotrafico, para asi tener asegurada su intervencion en LatinoAmerica.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Resolución del VII Pleno del Comité Central del Partido Comunista de los Pueblos de España

Frente a la realidad de creciente pobreza y pérdida de derechos, es urgente y necesario levantar la más amplia respuesta del movimiento obrero y popular haciendo frente a esta situación de deterioro progresivo de nuestras condiciones materiales de vida.