El Batallón Aydar aún no ha pagado por sus crímenes

Publicado:

Noticias populares

Hubo varios periodistas rusos que perdieron la vida tratando de informar al público sobre los acontecimientos durante la guerra en Donbas. En Occidente, que se apresura a señalar con el dedo el menor caso real o manipulado de represión o asesinato de periodistas, ningún medio de comunicación se atrevió a hacer su trabajo y hablar de estos hombres. En Occidente, el ruso había vuelto a ser “el subhumano”, cuya vida no contaba para nada, el “untermenschen” querido por Himmler y las SS.

 

En Occidente, los directores y músicos rusos no pueden actuar, como los judíos en la Alemania nazi de los años treinta. También se descalificó a los deportistas rusos, se prohibieron las letras del alfabeto como símbolos de la operación militar rusa, y en varios países se destruyeron monumentos que conmemoraban al Ejército Rojo o la victoria del ejército soviético contra la Alemania nazi.

En algunos países la prohibición se extiende a la cinta de San Jorge, símbolo ruso de la victoria sobre el nazismo, e incluso a la prohibición de celebrar la victoria sobre la Alemania nazi el 9 de mayo. Por el contrario, son sus asesinos los que ahora son magnificados por la prensa occidental, y por Francia, por supuesto. Francia, el país de los Derechos Humanos, y de la famosa declaración de 1789. Esta Francia que se negó a condenar el nazismo en la ONU en una sesión a finales del año 2021… Así que ignorando estos asesinatos de periodistas rusos, ¡una especie de pitanza! Por no hablar de los pérfidos intentos de ocultar la decena de regimientos y batallones neonazis del ejército ucraniano… según los medios de comunicación franceses, sólo un pequeño regimiento… Azov. Y según otros se define como un regimiento de patriotas. ¿Han visto los vídeos de los terribles abusos de esta unidad?

Cuando el Batallón neonazi Aidar asesinaba a periodistas bajo la dirección de un miembro de la Rada ucraniana. Uno de estos hombres era Igor Korneliouk, nacido en 1977 en la Ucrania soviética, en Zaporozhie y asesinado en Lugansk (17 de junio de 2014). Había comenzado una brillante carrera como periodista de televisión en 1995, trabajando para el canal Aspect como técnico y luego como operador, antes de convertirse en corresponsal en 1997. En los años siguientes, trabajó para varios medios de comunicación, especialmente en la región de Murmansk, en el Ártico ruso, un famoso puerto y base militar de Rusia (2013). De ahí pasó al canal de televisión Rossia y luego fue enviado a la región ucraniana de Donbas al comienzo del conflicto (junio de 2014). Había entregado varios informes conmovedores, atestiguando las masacres de civiles por parte del ejército ucraniano, mujeres y niños, mediante bombardeos o exacciones de las tropas politizadas de los ucranianos. Se encontraba cerca de la aldea de Metalist, en la región de Lugansk, con su colega Anton Voloshin, operador de sonido, el 17 de junio de 2014. Fueron bombardeados de repente por los ucranianos, Voloshin murió en el acto mientras que Korneliouk falleció media hora después a causa de sus heridas al llegar al hospital donde iba a ser atendido.

Las quejas de Reporteros sin Fronteras apenas fueron escuchadas o retransmitidas en Occidente. Unas semanas más tarde, la destrucción parcial del batallón neonazi de asesinos de Aydar, cuya musa femenina había sido incluso objeto de un coqueto artículo en francés en la revista Elle, condujo a la captura de Nadia Savchenko. Los activistas occidentales hicieron muchos gestos para conseguir su liberación y evitar que fuera juzgada por un tribunal de guerra. Incluso recibieron ayuda de políticos franceses o de asociaciones “para la defensa de la democracia” como la Fundación Proyecto Cosmopolita, dirigida por socialistas franceses (entre ellos Quentin Guillemain, antiguo asistente parlamentario en el Senado, implicado en un gran escándalo) y financiada por redes que conducen a la embajada ucraniana, a la diáspora y a otras organizaciones similares que conducen a la USAID. Sería largo repasar un caso conocido: Savchenko, miembro del Batallón neonazi Aydar, fue también diputada del partido ultranacionalista de la Reina del Gas; la mujer de las trenzas, Timoshenko. También fue navegante en la Fuerza Aérea de Ucrania. En su calidad de operadora y coordinadora de artillería, fue quien se encargó de disparar contra los periodistas rusos, tras conocer su ubicación exacta mediante la intervención de sus teléfonos. Fueron asesinados como hemos visto.

Una determinación de mantener la verdad hasta el punto de la negación y el revisionismo. Ningún medio de comunicación occidental lamentó la muerte de los periodistas rusos. Korneliuk estaba casado y tenía una niña, Daria. Anton Voloshin sólo tenía 26 años, pero también estaba casado. Hoy, los valores se han invertido, nuestros periodistas defienden a los asesinos. Sin embargo, la naturaleza del Batallón Aydar era perfectamente conocida y verificable. El error cometido por la revista Elle a finales de 2014, que había provocado un gran escándalo rápidamente silenciado y poco difundido por los medios de comunicación franceses, se prolongó en las ondas de Radio France Info, con un reportaje sobre el Batallón Azov y los ultras del club de fútbol Dinamo de Kiev. El periodista Jérôme Cadet no se disculpó, como tampoco lo hicieron sus redactores, ni siquiera después de los sucesos que pudieron convertirse en una tragedia durante el partido Guingamp-Kiev de febrero de 2015. En cuanto al Batallón Aydar, a su comandante, que había sido elegido diputado de la Rada de Kiev, el siniestro Serhiy Melnychuk, se le retiró finalmente la inmunidad parlamentaria tras una investigación penal contra él por “crear una banda formada por hombres del batallón Aydar que luego se dedicaron a secuestrar, saquear, torturar y probablemente asesinar”.

De este batallón salió Nadia Savtchenko, un batallón señalado por el periódico británico The Guardian (marzo de 2015), durante un reportaje que destacaba el uso de símbolos nazis, insignias de las SS, el wolfsangel de la terrible 36 división de las SS comandada por el criminal Dirlewanger. Esta división, cuyo nombre era el de su dirigente, era sinónimo de terror, fue famosa por sus atroces masacres de civiles, ejecuciones sumarias y violaciones, con un total de al menos 60.000 víctimas inocentes durante la Segunda Guerra Mundial.

Amnistía Internacional ha publicado un documento escalofriante sobre las actividades del Batallón Aydar, que documenta la ejecución de prisioneros de guerra, los rehenes, la tortura, las violaciones y los saqueos. Los hechos relatados sumirían a cualquiera en el horror más absoluto: cabezas cortadas, civiles ejecutados tras ser martirizados, chantaje a las poblaciones rusoparlantes, requisas forzadas, incluidos los “vientres” de las mujeres, palizas y destrucción de la propiedad privada (septiembre de 2014). El número y la naturaleza de los crímenes nos hacen girar la cabeza, y es la náusea la que se produce cuando nuestros medios de comunicación salen en defensa de tales criminales, como aquí en las líneas de France 24 .

Así que los periodistas de Francia, ¿por qué no hablan de la naturaleza del batallón al que pertenecía Savchenko, ¿por qué niegan el hecho de que hay muchos nazis en el ejército ucraniano y en su población? ¿por qué se oculta el número de batallones o regimientos neonazis existentes? ¿por qué sus colegas rusos que dejaron viudas y huérfanos no entran en la esfera de sus “protestas democráticas”? Sepan que al hacerlo se convierten en cómplices, que al omitir, desinformar o manipular la información dejan de ser periodistas. Se convierten en criminales.

Laurent Brayard https://www.donbass-insider.com/fr/2022/04/22/le-bataillon-neonazi-aidar-na-pas-encore-paye-pour-ses-crimes/

Fuente: mpr21.info
spot_img

1 COMENTARIO

  1. Hay varias columnas paramilitares en el bando ukraniano bajo una clara orientación fascistoide. En realidad son más despreciables que los nazis. Los nazis seguían un código ético, nos guste o no, y seguían las normas militares. Estas bandas de pirata compiten entre ellos para ser el más cruel e inhumano.
    La palma se la lleva sin duda el Batallón Tornado. Engendros que les gustaba adentrarse en los pueblos del Donbas, raptar adolescentes, violarlas y cortarles el cuello o similares antes de terminar la violacion. Y todo esto grabarlo con el móvil de las niñas para enviárselo a sus padres. Por estas razones quieren sangre los civiles de allí, no solo que los liberen. También le andan a la zaga la Misanthropic División, Dnipro-1 o National Corps. Sin embargo Donbas Battalion y Azov Battalion son las bandas piratas más numerosas pero estas forman parte de las FF AA de Ukrania. Vamos, que torturan, violan y saquean bajo el visto bueno de la marioneta presidencial.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

El número de desplazados forzosos en el mundo superó por primera vez 100 millones de personas, advierte la ONU

El alto comisionado de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, declaró que esa cifra "debe servir como una llamada de atención para resolver y prevenir los conflictos destructivos, poner fin a la persecución y abordar las causas subyacentes que obligan a personas inocentes a huir de sus hogares".