Los nazis han convertido a Ucrania en un parque temático de los horrores

Publicado:

Noticias populares

Laurent Brayard.— Como vengo escribiendo desde hace varias semanas, en Occidente, la mentira destinada a ocultar y proteger la presencia de numerosos nazis en Ucrania será difícil de mantener… Según una retórica absurda y hasta ridícula, tan visibles son estos nazis desde hace 8 años que actúan en Ucrania, según “analistas” de periódicos como Le Monde, apenas hay un regimiento de neonazis, en la persona de Azov, y aun así, los 3.000 hombres de la unidad no son todos nazis… Orgullosamente, Le Monde incluso lanzó un 3 por cien del ejército ucraniano. Sí, pero… ¡desde 2014, los que combatimos firmemente esta propaganda hemos podido ver y observar a estos neonazis desde Ucrania y otros lugares!

 

Más de 10 batallones, como mínimo, por no hablar de las unidades independientes de partidos ultranacionalistas y neonazis, como Pravy Sektor, que deja huellas muy visibles en las redes sociales. La cantidad de masacres, asesinatos, violaciones y exacciones en la primavera y verano de 2014 fue advertida, no podía ser de otra manera, por asociaciones encargadas de la defensa de los derechos humanos como Amnistía Internacional. Por primera vez desde 1945, una Europa nazi podía expresarse, golpear el pavimento, armarse, formar batallones y pronto emprender masacres y reanudar el gran sueño hitleriano: atacar el mundo eslavo para dominarlo y aniquilarlo. Así que en las redes no dudaron en desfilar, publicar, filmar, incluso contando lo que harían a los rusos del Donbass, a sus mujeres y niños. En Occidente, los jóvenes limpios empezaron a publicar imágenes explícitas, como la de “hornear a los niños rusos” o ese famoso puesto de “Shaourma hecho con carne de niños de Moskals”. Esto hizo reír a mucha gente en Ucrania, hasta el punto de verlos marchar con retratos de criminales de guerra ucranianos de la Segunda Guerra Mundial, enterrando de nuevo a antiguos hombres de las SS con gran pompa, o marchando con antorchas, con miles de personas gritando gritos racistas y asesinos.

Desde los 300 de Zaporozhie hasta el levantamiento del Tornado de los criminales del batallón de Shajtiorsk. El Batallón Tornado se formó bastante tarde en el oblast de Zaporozhie (septiembre de 2014), en una región que era masivamente prorrusa y que había requerido una represión violenta. En Occidente no recordamos a los famosos “300 de Zaporozhie”, valientes que protestaron en las calles contra el Maidan, llevando la famosa cinta de San Jorge que celebraba la victoria contra la Alemania nazi. Fueron rodeados por activistas de Maidan violentos y armados que los rodearon durante varias horas. Les lanzaron harina, huevos y basura, piedras y botellas, y les insultaron y amenazaron gravemente. La policía dejó que esto ocurriera y los hombres pudieron finalmente huir, pero es casi seguro que fueron numerados y localizados. Los que no huyeron en las semanas siguientes fueron probablemente detenidos, torturados y asesinados por los extremistas de los partidos ultranacionalistas, las bandas armadas de los batallones especiales o la temida policía política del SBU. Para superar este sentimiento rusófilo y los valores que lo acompañan, Ucrania envió al este a casi todas las famosas unidades de defensa Maidan, que habían llevado a cabo la Revolución de la Dignidad en Kiev en el invierno de 2013-2014. Se habían convertido en una molestia y se empleaban para sembrar el terror en el este, con carta blanca y un cheque en blanco. El consiguiente estallido de violencia quedará grabado para siempre en la memoria del Donbass y el este de Ucrania. Una horrible procesión de muertes, secuestros, asesinatos, saqueos, denuncias y un éxodo sin precedentes (al menos 1,5 millones de rusos del Donbass, y probablemente al menos 3 millones de rusos del este de Ucrania y de todas las zonas étnica y culturalmente rusas).

Como las cosas van muy mal en el Donbass, con una sucesión de preocupantes derrotas para los batallones de represalia de Ucrania, pronto fue necesario enviar refuerzos. En este contexto se creó el Batallón Tornado, con los restos del batallón Шахтёрск (Shajtiorsk), que se había distinguido más que ningún otro, en las matanzas y crímenes contra las poblaciones del Donbass (especialmente en Mariupol, Marinka y Pesok). Un informe publicado por la Unión Ucraniana de Helsinki para la Defensa de los Derechos Humanos describió el abominable comportamiento de los hombres de Shajtiorsk. En particular, el secuestro arbitrario de civiles de Marinka, su transformación en esclavos, incluso para ser utilizados como escudos humanos, para realizar trabajos forzados o para convertirse en objetos sexuales. Los crímenes habían sido tan violentos que el Ministerio de Defensa ucraniano sólo pudo disolver este batallón cubierto de sangre y desgracia (16 de octubre de 2014). Fueron transferidos al Batallón de Santa María (posteriormente transferidos a las tropas auxiliares de la policía, 4º Regimiento de Kiev), y al Batallón Tornado, que fue presentado a los periodistas en Zaporozhie (23 de octubre). Muy pocos de los hombres eran de esta ciudad, pero el efecto propagandístico fue sobre todo para imponerse a la población y tratar de levantar la ya baja moral de los ucranianos en el frente y en la retaguardia. En un alarde de bravuconería, se declaró que el batallón serviría a la manera de los comandos británicos SAS, es decir, para infiltrarse en el enemigo y realizar labores de inteligencia y sabotaje. La realidad que siguió haría que muchos se estremecieran de horror.

Indisciplina, crímenes de guerra y saqueos. Para fortalecer el batallón, se reforzó con antiguos asiduos de las cárceles ucranianas, delincuentes comunes y la retaguardia del submundo ucraniano de la ultracorrupción. ¡El resultado no se hizo esperar, en particular con la detención en Kiev, de 6 soldados del batallón por parte de la policía del SBU (2 de noviembre de 2014), que fueron recogidos en Kiev armados hasta los dientes y que decían venir a la capital para recoger la ayuda humanitaria reunida para los voluntarios! En Zaporozhie, el batallón, que ya era un problema por sí mismo, entró en conflicto con el alcalde de la ciudad (12 de noviembre), al que pronto acusaron de favorecer el “separatismo” y de negarse a proporcionar locales y recursos. El alcalde respondió valientemente que el batallón debía ser enviado al frente, que pronto recibió la orden del alto mando ucraniano de tomar una posición en Berdyansk, una ciudad a la espalda de Mariupol (pero no incluida en el Donbass).

De hecho, el batallón se congeló durante mucho tiempo en sus bases de retaguardia en Zaporozhie y Berdyansk, hasta las amargas derrotas del invierno 2014-2015. Bajo las condiciones de graves pérdidas en la batalla del aeropuerto y la batalla de Debaltsevo, el batallón recibió la orden de pasar a la línea (1 de enero de 2015), y fue enviado al frente de Lugansk. Por temor a los bombardeos de los insurgentes, el batallón se trasladó a un hospital de guardia y pronto volvió a sus viejas costumbres de saqueo y abuso.

Comenzó deteniendo y expoliando a la población local, confiscando teléfonos móviles, robando y humillando. Pronto se hizo famoso por su crueldad con los civiles, hasta el punto de que éstos recurrieron al ejército regular para que los protegiera. Pero estas quejas no tuvieron éxito. A continuación, el batallón comenzó a registrar ilegalmente los hogares de los civiles, a saquearlos sistemáticamente, a requisar casas y propiedades, por no hablar de golpear, agredir y pronto matar a personas desarmadas. Los soldados del Tornado volvieron a cruzar la línea, atacando a civiles, asaltando casas pacíficas, matando perros con una ráfaga de disparos, acorralando a todos los hombres, desde adolescentes hasta ancianos. Estos últimos fueron retenidos para pedir un rescate, a cambio de diversos bienes, objetos de valor, televisores, ordenadores o electrodomésticos. Los que no tenían nada fueron detenidos, golpeados y esclavizados en condiciones terribles. Pronto se produjeron torturas, desapariciones y violaciones. A pesar de algunas valientes denuncias de civiles que arriesgaban sus vidas, la justicia militar no hizo nada, hasta que el jefe de la administración de ocupación de la región de Lugansk pidió que el batallón fuera devuelto a la retaguardia (17 de junio de 2015).

Desde la disolución forzada, hasta el olvido y el encubrimiento de estos crímenes. Tras los terribles abusos de 2014, a Ucrania le resultaba difícil seguir encubriendo masacres y crímenes cada vez más vergonzosos. Se iniciaron procedimientos penales contra dos batallones, entre ellos el Tornado y el batallón neonazi Chernigov (marzo de 2015), pero todavía sin ninguna reacción del Ministerio de Defensa. Los abusos continuaron sin cesar, incluida la detención de trenes de mercancías para “detener el contrabando” con el Donbass. Esta vez las autoridades militares decidieron actuar, el comandante del batallón Onishchenko fue detenido con otros 8 oficiales y combatientes (dos fueron liberados), luego otros cuatro fueron puestos en prisión (17 de junio de 2015). La investigación reveló el horror, en particular una cámara de tortura en el sótano de una escuela de la ciudad de Lissichansk y el descubrimiento de que niños, chicos y chicas habían sido torturados junto con adultos y violados, y a veces asesinados.

El batallón fue disuelto por orden del Ministerio de Defensa, pero Tornado se negó a entregar sus armas y se declaró en insurrección armada. El batallón permaneció atrincherado en sus posiciones de erizo hasta la promesa de sanciones muy ligeras. Sólo entonces fue enviada a la retaguardia para ser disuelta y desarmada. El Fiscal Militar Jefe del Ejército Ucraniano inició entonces un proceso contra el comandante del batallón Onishchenko, al que se le imputaron 5 cargos (su esposa se quejó de la pureza de sus intenciones… ¡y del deseo de liberar Lugansk y Donetsk!) Se descubrió que una cuarta parte de los hombres del batallón tenía antecedentes penales, a veces por delitos de sangre. Se descubrió otra sala de tortura en la escuela del pueblo de Privolnensk y la incautación de teléfonos aportó vídeos de sesiones de tortura y sobre todo de violaciones, especialmente de hombres en sesiones de una perversidad sin precedentes.

El enjuiciamiento era vergonzoso para el régimen de Kiev, pero aún más si el batallón era capaz de enjuiciar estos horrendos crímenes. Por ello, los procedimientos fueron en parte silenciosos y lentos, y el juicio se celebró a puerta cerrada para evitar la cobertura de los medios de comunicación. Al final ocurrió lo contrario, y los medios de comunicación ucranianos se lanzaron a por el caso. En septiembre, el fiscal anunció el fin de la investigación, pero los miembros del batallón respondieron que el contrabando con Donbass continuaba y que eran “patriotas”. Sólo 12 hombres habían sido encarcelados, y a pesar del apoyo de los partidos extremistas neonazis y ultranacionalistas, el escándalo fue demasiado grande, y estos 12 fueron juzgados. Sin embargo, se necesitaron dos años, 80 volúmenes de documentación, 111 testigos y sólo 13 víctimas supervivientes que accedieron a hablar. Las sentencias fueron muy leves en vista de los crímenes, y se pronunciaron con retraso (7 de abril de 2017), 11 años de prisión para el jefe del batallón Onishchenko, 9 años para el mayor Nikolai Tsukur, 9 años para el bielorruso Danil Liachuk, 10 años para Ilya Kholod, 9,5 años para Boris Gulchuk, 9 años para Maxim Glebov y Nikita Koust, 8 años para Yuri Shevchenko, 5 años para Roman Ibash, Andrei Demchuk y Nikita Sbiridovskiy. Esto era muy poco teniendo en cuenta los bárbaros crímenes y el tiempo de prisión ya cumplido. El presidente Zelenski anunció en abril de 2022 la liberación de prisioneros con experiencia militar… es una apuesta segura que estos peligrosos lunáticos han sido liberados y seguirán haciendo de las suyas si tienen la oportunidad contra los civiles rusos. En cuanto al resto del batallón, habían sido transferidos a otra unidad auxiliar de la policía, el regimiento Mirotvorets (9 de octubre de 2015). Una vez más, cabe imaginar lo que estos hombres siguieron haciendo en el Donbass, y las torturas que pueden haber infligido a muchos civiles inocentes en venganza.

Durante el juicio, estos asesinos seguían con sus provocaciones, la mera visión de sus rostros y la mirada tan satisfecha, por no hablar del “espectáculo”, te mostrará rápidamente con qué clase de personajes estaban tratando estas pobres gentes del Donbass. No hubo periodistas de Francia que vinieran a contar esta historia, oficialmente la Francia de Macron apoya a Ucrania, Tornado incluido, y pretende salvarte de la extrema derecha francesa. Dejaré que concluyas…

https://www.donbass-insider.com/fr/2022/04/25/bataillon-neonazi-tornado-plongeon-dans-lhorreur-brute/

Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

El número de desplazados forzosos en el mundo superó por primera vez 100 millones de personas, advierte la ONU

El alto comisionado de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, declaró que esa cifra "debe servir como una llamada de atención para resolver y prevenir los conflictos destructivos, poner fin a la persecución y abordar las causas subyacentes que obligan a personas inocentes a huir de sus hogares".