Mujeres secuestradas y violadas por los nazis ucranianos

Publicado:

Este artículo de archivo fue escrito el 5 de abril de 2016, a raíz de un encuentro con Natasha, una prisionera política, que logró escapar del Donbass ocupado a Donetsk. Su detención arbitraria fue llevada a cabo por una unidad independiente de Pravy Sektor, que la llevó a un lugar infernal, donde se violaba a las mujeres y se torturaba y asesinaba a la gente. No estaba lejos de Novogrodivka, en la retaguardia del frente de Donetsk.

Noticias populares

Los más de veinte días que pasó en un sucio callejón sin salida entre torturados y asesinados fueron el equivalente a toda una vida. Es sin duda uno de los peores testimonios recogidos por Laurent Brayard en su momento, y esta única entrevista demuestra la verdadera naturaleza del régimen ucraniano, desde el Maidan hasta hoy.

 

Pero lo peor es que esta mujer fue entrevistada en Donetsk por la Cruz Roja, la ONU y funcionarios de la OSCE. Hoy esta gente respira y vive con lo que ha escuchado. Cómo pueden vivir con esta carga en su conciencia es otra cuestión. Es peor que un descenso a los infiernos, una inmersión en una película de terror, aunque sea real.

Una sencilla mujer del Donbass sumergida en el horror

Natacha, de 55 años, llega una mañana a nuestras oficinas. Son otros presos torturados los que le han indicado el trabajo que hago. Modesta y casi tímida, no se atreve a sentarse. Me pasaría más de dos horas escuchando el espantoso testimonio que me da, la historia de una simple mujer atrapada en una vorágine de tortura y violencia de Pravy Sektor y la Ucrania del Maidan. Este testimonio es sin duda el más duro que he escuchado, y eso que he escuchado demasiados.

“Nací en el Donbass y he vivido allí toda mi vida, vivía en una aldea cerca de Pervomaiskoe, no muy lejos de Makeevka y Donetsk. Era controladora de la compañía local de gas y, aunque nunca me interesó la política, participé en la organización del referéndum para la federalización de Ucrania en la primavera de 2014. Hay que decir que también fui concejal de mi pueblo. A pesar de ello, cuando vimos venir a las tropas ucranianas, no huí, no era consciente de lo que me iba a pasar. Por supuesto que estaba a favor de la RPD [República Popular de Donesk], de la insurgencia, pero no tenía ninguna actividad subversiva. Seguí con mi trabajo. Con una pequeña moto recorría bajo el fuego y los disparos toda la zona asignada para cortar las tuberías de gas, a menudo durante los bombardeos y lo hice hasta el 27 de enero de 2015, el día que me detuvieron”.

“Cuatro o cinco tipos fuertes con pasamontañas vinieron a mi casa gritando. Lo registraron todo y no encontraron nada, pero en mi teléfono había muchas direcciones de los puntos de gas a cortar y números correspondientes a las lecturas. Dijeron que era una coordinadora de la artillería del Ejército Republicano. No pude defenderme. Llovieron los golpes y me llevaron en un vehículo. Me habían tapado la cabeza y los ojos con cinta adhesiva, además de una bolsa. Durante el viaje, mientras estaba tumbada en la parte de atrás, un hombre no dejaba de interrogarme y de golpearme en la cabeza. Me llevaron a una sede de Pravy Sektor entre Celidovo y Novogrodovka, donde comenzó la tortura”.

En la antesala de la muerte y el infierno

“Estuve detenida 19 días, siete de ellos sin comer, sólo vitaminas en un vaso de agua y 11 días con las manos atadas, y hasta hoy tengo secuelas. Me golpearon con palos y con las manos desnudas, me rompieron casi todos los dientes superiores. Me tiraron al suelo y me golpearon en sesiones terribles. No vi a un médico hasta el undécimo día, no se me permitía ir al baño, solía hacer mis necesidades encima. En 19 días perdí muchos kilos y no podía caminar. Me rompieron y giraron todas las uñas y tengo un quiste en la espalda de tanto patear. También me acuchillaron ligeramente con un cuchillo y lo presionaron contra mi frente para obtener respuestas. Por la noche me metieron en un sótano, estábamos en las instalaciones de una mina. Podía escuchar los gritos de los torturados, muchos hombres pero también algunas mujeres. Estos gritos resonarán en mi cabeza toda mi vida”.

“Cuando me llevaron, pasé por una habitación en la que yacía una mujer joven de unos 25 años, su nombre era Carla o Christina, o algo así. Estaba completamente desnuda y atada en una cama, los torturadores venían y la violaban según sus deseos, ella lloraba débilmente llamando a su madre Mamiulia, Mamiula, no me hagas más daño, por favor. Era aterrador, era como un sueño. Fue aterrador, los torturadores me dijeron que era una francotiradora y que no tenía que saber más. La violaron durante mucho tiempo. Al final gemía y cuando la violaron, pude oír los postes de la cama golpeando la pared. Yo estaba al otro lado. Luego me encerraron en un sótano. Un día la joven torturada desapareció. No sé qué hicieron con ella. En este nuevo agujero me quedé dos días. No había calefacción, no podía dormir por el frío. El lugar estaba cubierto de sangre seca. Los agujeros de bala acribillaban literalmente una de las paredes. Era sin duda un lugar de tortura y ejecución de prisioneros. Se podían ver decenas de condones usados por todo el suelo, arrojados allí después de las violaciones. Había otras chicas gritando pero no podía verlas”.

Violaciones por esbirros de Pravy Sektor a manos de la policía política del SBU

“Me sacaron del sótano en estado demacrado y me encadenaron en un gimnasio donde había otra mujer llamada Galina Stepenienka. Tenía la cabeza hinchada y me dijo que había sido violada y golpeada repetidamente por soldados borrachos. Se nos prohibió hablar entre nosotros, bajo pena de muerte, pero pudimos hacerlo. Me quedé allí, de vez en cuando entraba un soldado y nos daba patadas o nos insultaba. Me dieron comida, un médico militar ucraniano me desató las manos al undécimo día, ya no podía usarlas. Me llevaron a un baño, pero no pude lavarme durante 19 días. El decimoctavo día colocaron a un joven preso en nuestra habitación, no muy golpeado, rápidamente comprendimos que era un falso preso y un chivato, de todas formas qué tenía que decir, ¡no había hecho nada! Todas las noches podíamos seguir oyendo los gritos de niñas violadas y torturadas, o de hombres maltratados”.

“El decimonoveno día, me llevaron en un estado lamentable a Druzhovka, cerca de Kramatorsk, a una especie de cuartel general del SBU o algo así. Allí la gente no estaba encapuchada, prepararon una declaración en la que yo reconocía mis actividades separatistas y el hecho de ser coordinador de artillería, estaba dispuesto a todo después de ese trato y entonces no importaba. Firmé el papel. Pensé que me iban a llevar a la cárcel como a otra mujer de allí llamada Yulia Michiouka en Mariupol o en otro lugar, pero me soltaron en mitad de la noche. Me llevó a casa un joven soldado ucraniano que estaba asustado por mi aspecto y por lo que me habían hecho. Me dijo que Pravy Sektor seguía en la zona en la que yo vivía y que, aunque el tribunal me hubiera liberado, iba a desaparecer como mucha de la gente de mi pueblo; de hecho, habíamos visto desaparecer a gente como Sergei Vasilyevich Reznik, Vladimir Banderenka o Alexander Uzakov y docenas de otros”.

La Cruz Roja, la ONU y la OSCE lo sabían todo

“Era el 14 de febrero, me fui a casa con órdenes de no salir, pero entendí que tenía que huir. En aquella época, no había pases ni autorizaciones para los autobuses que cruzaban el frente, así que simplemente cogí mi bolso, el dinero que tenía y me subí a un autobús. Fue entre el 16 y el 18 de febrero de 2015. Como aún no estaba registrado en los cruces, crucé la línea del frente con el miedo en el estómago y me encontré en Donetsk el mismo día. Desde entonces vivo en un albergue del gobierno y con ayuda humanitaria de la Federación Rusa y de mi hija. Encontré un trabajo como cocinero, pero por un salario de 1.730 rublos a tiempo parcial, estoy sobreviviendo. Todas mis pertenencias se han quedado en la zona ocupada. Me escuchó Charline Frantz, una trabajadora de la Cruz Roja suiza, y también un comisario de la ONU, también había un francés, quizás de la Unión Europea, tengo su tarjeta de visita en alguna parte… Una cosa es cierta: escucharon mi testimonio, pero no lo vi venir”.

El testimonio de Natacha termina de nuevo tras los pasos de la Cruz Roja, con Charline Frantz. Pero también con la ONU y con funcionarios europeos, probablemente de la OSCE. En las altas esferas, las autoridades europeas y occidentales, por no hablar de la Cruz Roja, lo saben, por lo que conocen la verdad sobre las torturas, las violaciones, las ejecuciones. Mientras tanto, los periodistas siguen negando el horror de los terribles actos cometidos por Kiev, su ejército, sus servicios de seguridad y hasta ahora ninguno de los corresponsales de los grandes medios de comunicación ha salido con el más mínimo testimonio, aunque esté al alcance de la mano, sobre los crímenes contra la humanidad que son perpetrados por Ucrania en el Donbass y en Ucrania. ¿Continuará el silencio por mucho tiempo?

Seis años después, no sólo sigue el silencio… sino que los periodistas utilizan la desinformación y la edición proporcionada por Ucrania para intentar invertir los papeles.

Laurent Brayard https://www.donbass-insider.com/fr/2022/05/12/natacha-viols-et-tortures/

Fuente: mpr21.info

4 COMENTARIOS

  1. Es terrible. Como pueden dormir? Los de la Cruz Roja, de la ONU, de la OSCE?
    Todos los políticos occidentales, norteamericanos???
    Como duemen? Como pueden seguir repsirando?
    Que somos? La humanidad la hemos perdido

  2. La sangre me hierve, tanto fascista aplaudido por occidente, y tanto crimen ocultado por quien dicen defender los derechos humanos. La hipocresia de una Europa semi fascista, acojonada o atontada de tanta estupidez que los medios de desinformacion nos bonbardean diariamente. Nataxa tu testimonio no solamente denuncia a quien tanto mal ha hecho al pueblo ucraniano del Donbas sino tambien a todos los hipocritas que aplaudieron a ese salvaje ejercito de asesinos.

  3. Cruz Roja, ONU, OSCE, son còmplices, unos vividores al servicio dl imperio yanky y d sus satélites. Han perdido el sentido d la humanidad x dinero.

  4. Esa clase de situaciones inhumanas, violaciones, abusos, torturas y asesinatos, son los que protegen y apoyan los países europeos y su amo Estados Unidos. Quieren crear un mundo a su medida, un mundo de sumisos. Y el que no esté de acuerdo, tortura y plomo si es hombre y violación y plomo si es mujer. Qué clase de bárbaros son los ucranianos? Que clase de personas dirigen el “mundo libre”? Degenerados, resentidos sociales, nazis, fieras sedientas de sangre inocente. La ONU no sirve, la cruz roja solo pone pañitos de agua caliente en las heridas, y ya, eso es todo. Que tristeza de mundo tenemos!

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias