YURI RUBTSOV. Hitler, Ucrania y la Unión Soviética

Publicado:

Noticias populares

Imagen de portada: 1941. Transeúntes en la calle de una ciudad ocupada de Ucrania miran a un hombre atado a un poste por soldados alemanes. Es el mismo método que hoy ocupan los discípulos de los nazis en las ciudades de Ucrania contra quienes consideran saqueadores, rusos o comunistas.

 

En su visita a la Ucrania ocupada en septiembre de 1941, Hitler dijo que la población de Kiev debería haberse reducido en un 80-90%.

El descarado apoyo del Occidente colectivo al régimen de Kiev sugiere que es muy probable que se esté preparando una confrontación militar con Rusia utilizando no sólo las fuerzas neonazis ucranianas sino también las de la alianza del Atlántico Norte.

El tabloide británico Daily Express convence a sus lectores de que Alemania estará en la vanguardia de un ataque a la Federación Rusa junto con Estados Unidos. No le falta razón. Con el canciller Olaf Scholz, la RFA ha aumentado el gasto en defensa hasta el 2% del PIB, elevando el presupuesto militar anual de 50.300 millones de euros a casi 70.000 millones.

Berlín da un fuerte apoyo al régimen de Kiev. Su retórica se ha vuelto recientemente mucho más beligerante. El 9 de mayo, que el canciller alemán parece lamentar, O. Scholz dijo que Moscú no deja a Berlín otra opción que suministrar armas a Kiev.

El Ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, declaró el otro día que su país estaba dispuesto a ayudar a cubrir las necesidades financieras a corto plazo del presupuesto ucraniano. Para ello, la RFA enviará a Kiev alrededor de 1.000 millones de euros de apoyo presupuestario.

Y la “guinda del pastel” fue una declaración de la ministra de Asuntos Exteriores alemana, Annalena Berbock, sobre la necesidad de “destruir” a Rusia, que enfureció incluso a sus compatriotas. El ex presidente del Partido Socialdemócrata Alemán, Oskar Lafontaine, comparó las palabras de Berbock sobre Rusia con “el lenguaje de la Alemania nazi”, pues sus palabras “bien podrían haber complacido a los dirigentes del Tercer Reich”.

El hecho de que el régimen de Kiev tenga todas las características de un régimen neonazi y que la cúspide de sus actos criminales sea el genocidio de la población rusa y rusoparlante que vive en el Donbass no importa a Occidente. Lo que las fuerzas armadas ucranianas han estado haciendo durante ocho años en el territorio de las repúblicas populares de Donetsk (DPR) y Luhansk (LPR), cometiendo masacres con el uso de lanzacohetes múltiples Grad y Uragan, cohetes no guiados de aviones de racimo, misiles tácticos Tochka-U y otros tipos de armas pesadas ofensivas de efecto indiscriminado, “no lo saben”. Occidente tampoco se ha “enterado” de la muerte de al menos 13.000-14.000 personas en Donbás como consecuencia de la agresión ucraniana desde 2014.

En Berlín, sin embargo, no ven nada criminal en las acciones del régimen de Kiev. Alemania, dado su pesado pasado nazi, debería comportarse con más modestia. El régimen de Hitler dejó una huella demasiado profunda en la memoria histórica de los habitantes de la tierra a la que Berlín envía hoy material militar pesado.

Entonces, ¿por qué exactamente es Alemania el principal patrocinador del régimen de Kiev en Europa? Será más fácil encontrar una respuesta a esta pregunta si se recuerda con qué programa los jefes nazis condujeron sus hordas a la tierra soviética. “La guerra se libra por el grano y el pan… una guerra por las materias primas, por el caucho, el hierro y los minerales…”, explicaba a los alemanes J. Goebbels, Ministro de Propaganda del Tercer Reich. – En los vastos campos del Este se mecen espigas amarillas, que son suficientes para alimentar a nuestro pueblo y a toda Europa… Este es el objetivo de nuestra guerra.

Recordemos el destino que los dirigentes de la Alemania nazi habían preparado para Ucrania. El propósito criminal de los hitlerianos era liquidar a la URSS, apoderarse de sus riquezas y tierras para ampliar el “espacio vital”, exterminar a la parte políticamente activa de la población y a todos los que dirigieran la lucha contra el agresor.

El 16 de julio de 1940, en la reunión en su cuartel general con Göring, el Comisario en Jefe para la ejecución del plan económico cuatrienal, que en julio de 1941 dirigía el ministerio imperial para los territorios orientales ocupados (Ministerio del Este), Rosenberg y otros dirigentes nazis declararon que, tras la derrota de la URSS, el territorio del Tercer Reich debía ampliarse hacia el este al menos hasta los Urales. Y el 31 de julio de 1940, en la reunión del alto mando de la Wehrmacht, dedicada a la preparación del ataque a la URSS, declaró directamente: “Ucrania, Bielorrusia y el Báltico son para nosotros”.

La “teoría de la raza” y la “teoría del espacio vital” se habían originado en Alemania mucho antes de que los nazis llegaran al poder, pero sólo bajo ellos adquirieron el estatus de ideología de Estado. La guerra contra la URSS fue vista por los dirigentes nazis, sobre todo, como una guerra contra los pueblos eslavos. En una entrevista con H. Rauschning, presidente del Senado de Danzig, Hitler explicó: “Una de las principales tareas del gobierno estatal alemán es impedir el desarrollo de las razas eslavas de todas las formas posibles. Los instintos naturales de todos los seres vivos nos dicen no sólo que derrotemos a nuestros enemigos, sino también que los destruyamos”.

Hablando al alto mando de la Wehrmacht el 9 de enero, el 17 y el 30 de marzo de 1941, Hitler dijo que la guerra contra la Unión Soviética sería “exactamente lo contrario de una guerra normal en el oeste y el norte de Europa”, será “la destrucción total”, “la destrucción de Rusia como Estado”. Tratando de dar una base ideológica a estos planes, anunció que la guerra que se avecinaba contra la Unión Soviética sería “una batalla de dos ideologías” con “el uso de una violencia brutal”, que en esta guerra se destruiría no sólo el Ejército Rojo, sino también la “maquinaria de gobierno” de la URSS, “para destruir a los comisarios y a la intelectualidad comunista”, a los funcionarios y así destruir los “vínculos ideológicos” del pueblo ruso.

Hitler ha declarado más de una vez que los rusos y los ucranianos no merecen ninguna educación; no se les debe enseñar ningún trabajo mental; sólo servirán como mano de obra para el desarrollo del Este por parte de los alemanes: “Saber leer las señales de tráfico será suficiente para ellos; no hay nada que deba hacer un profesor alemán. Por libertad, los ucranianos entienden que sólo se les permite bañarse una vez al mes, no dos como antes; un alemán con un cepillo de dientes pronto será un irritante para ellos.

En septiembre de 1941, Hitler visitó Ucrania, tras lo cual se conocieron las impresiones del Führer en el cuartel general de Hitler: “En Kiev se ha quemado todo un barrio, pero todavía hay bastante gente viviendo en la ciudad. Dan muy mala impresión, parecen proletarios y, por tanto, su número debería reducirse en un 80-90%. El Führer apoyó inmediatamente la propuesta del Reichsführer (Himmler. – J.R.) de confiscar el antiguo monasterio ruso situado cerca de Kiev … para que no se convirtiera en un centro de renacimiento de la fe ortodoxa y del espíritu nacional.

Entonces, ¿qué les esperaba a los habitantes de Ucrania en caso de victoria de las armas alemanas en el Este? La minoría estaba destinada a convertirse en esclavos, el resto debía ser destruido físicamente y exiliado a las afueras del continente euroasiático. Esto se desprende directamente del contenido del Plan Maestro Oriental, elaborado a instancias de los altos mandos de la Alemania nazi y promulgado en el otoño de 1941.

Comisaría de Hitler en Ucrania

El desarrollo del Masterplan Ost (Plan Maestro Este) está vinculado al nombre del Reichsführer (Inspector del Führer) SS Heinrich Himmler, que en octubre de 1939 asumió simultáneamente el cargo de Reichskommissar (Comisaría de Hitler) para la “consolidación de la raza alemana” y desempeñó un papel destacado en la determinación del destino que esperaba a la población soviética.

El 24 de junio de 1941, Himmler encargó al profesor K. Meyer-Hetling, Oberfuhrer (Comandante) de las SS, jefe del Departamento de Planificación del Reichskommissar y director del Instituto de Asuntos Agrarios y Política Agraria de la Universidad de Berlín, que preparara un plan para la deportación masiva de indígenas de Europa Central y Oriental con el fin de liberar espacio para el asentamiento de alemanes.

El 15 de julio de 1941 se presentó a Himmler un documento secreto bajo el título “Generalplan Ost”. Además de la deportación del 80-85% de la población de Polonia y del 50% de la República Checa, el plan consistía en expulsar en un plazo de 25-30 años al 85% de los habitantes de Lituania, al 75% de los de Bielorrusia, al 65% de los de Ucrania Occidental y al 50% de los de Letonia y Estonia.

De los 45 millones de personas que vivían en la zona prevista para la colonización alemana, al menos 31 millones de “indeseables racialmente” debían ser deportados. Estaba previsto asentar hasta 840,000 alemanes en los territorios despoblados inmediatamente después de la derrota de la Unión Soviética. En las dos o tres décadas siguientes se asentarían otras dos oleadas de 1,1 y 2,6 millones de personas.

Los nazis prestaban especial atención a los rusos, refiriéndose a los pueblos eslavos del Este que eran la base de la población de la Unión Soviética. En junio de 1942, el Dr. E. Wetzel, asesor racial del Ministerio del Este de Rosenberg, preparó unas observaciones para Himmler sobre el plan maestro original en las que se afirmaba que “sin la destrucción completa” o el debilitamiento de los “poderes biológicos” de la población autóctona por cualquier medio, no se lograría la supremacía alemana.

Siguiendo los pasos de las tropas que avanzaban, a mediados de noviembre de 1941 las unidades especiales de castigo (Einsatzgruppen) de los ejércitos “Norte”, “Centro” y “Sur” exterminaron por sí solas a más de 300 mil civiles en el Báltico, Bielorrusia y Ucrania. Se dedicaron a los asesinatos en masa y al saqueo hasta finales de 1942. Según las estimaciones más prudentes, representaron más de un millón de víctimas.

Eliminar «gente superflua»

Para “limpiar” las tierras soviéticas ocupadas de “gente superflua” y establecer allí un “nuevo orden”, los nazis crearon un amplio mecanismo militar-administrativo y punitivo. El poder en los territorios adyacentes al frente pertenecía a la administración militar alemana. Estaba dirigido por el teniente general E. Wagner, intendente general del Estado Mayor de las Fuerzas Terrestres.

Los jefes de las administraciones militares bajo los Grupos de Ejército “Norte”, “Centro” y “Sur” en sus zonas de retaguardia eran comandantes de las Fuerzas Terrestres, y bajo los ejércitos eran comandantes de las zonas de retaguardia. Contaban con el apoyo de numerosas guarniciones y comandancias de campo, de pueblo y de ciudad. Tenían a su disposición divisiones de guardia, batallones de guardia y policía y unidades de gendarmería de campaña. Los comandantes fueron ayudados a “asegurar el espacio” en la retaguardia operativa por los comandantes de las SS y de la policía, que tenían a su disposición tres brigadas de las SS y una serie de unidades policiales independientes.

Mientras la Wehrmacht avanzaba hacia el Este, los nazis se apresuraron a establecer un sistema de administración civil en las tierras ocupadas. Los Reichskommissariats creados en las regiones y administrados allí estaban subordinados al Ministerio del Este, dirigido por el Reichsleiter A. Rosenberg. De hecho, los alemanes sólo consiguieron formar dos Reichskommissariats: el de “Ostland”, dirigido por el gobernador de Schleswig-Holstein G. Lose (que incluía las repúblicas bálticas y partes de Bielorrusia) y el de “Ucrania”, dirigido por el gobernador de Prusia Oriental E. Koch (que incluía la mayor parte de la RSS ucraniana). Estos últimos establecieron comisarías generales (Volhynia-Podolia, Kiev, Mykolayiv, Zhitomir, Dnepropetrovsk y Tavria).

Se planeó la creación de otros dos Reichskommissariats: el de “Moscú”, que debía incluir el territorio desde las fronteras occidentales de Rusia hasta el Trans-Ural, y el del “Cáucaso”, pero el curso desfavorable de los acontecimientos en el frente para la Wehrmacht («Fuerza de Defensa») impidió que estos planes se materializaran.

A los Reichskommissars se les confió la dirección de “todas las esferas de la administración civil de sus regiones”. Los comandantes de las fuerzas de ocupación, entre ellos el general K. Kritzinger (“Ucrania”), recibieron instrucciones de apoyar a los Reichskommissars en el trabajo político y de gestión y de garantizar la seguridad militar interna. Los líderes de las SS y de la policía estaban adscritos a los Reichskommissars – en la “Ucrania”, el Obergruppenführer de las SS G. Prützmann. Los jefes de las SS y de la policía actuaban bajo las órdenes de los comisarios generales de distrito.

La foto superior ilustra uno de las tantas acciones horrorosas de los nazis en Ucrania. En vísperas de la Gran Guerra Patria vivían en Lubny 28 mil personas, 9 mil de ellas judías. Lubny es una ciudad entre Kyv y Poltava. Al principio de la guerra, Lubny se encontró en el centro de una feroz lucha. Persiguiendo impetuosamente a las exangües y fragmentadas unidades del Frente Sudoeste, tropas nazis superiores derrotaron el cuartel general del general Kirponos en Lubny, y el 13 de septiembre de 1941 entraron en la ciudad por la retaguardia, desde el pueblo de Zasulia.

Como los alemanes planeaban construir el cuartel general de Hitler cerca de Lubny, la llamada “Casa del Roble”, se pusieron inmediatamente a “limpiar la ciudad de elementos peligrosos y dañinos”. Ya a principios de octubre de 1941 se publicaron instrucciones en toda la ciudad: “Que todos los judíos se reúnan en la plaza del mercado con objetos de valor”. Personas desprevenidas comenzaron a recoger sus “valiosos” tesoros.

El 15 de octubre de 1941, corrientes de judíos con sus familias, sus hijos y los ancianos, rodeados por la policía y las SS, se desplazaron por la antigua carretera de “Poltava” hacia Zasulia. Antes de llegar al puente sobre el río Sula, empezaron a adivinar el verdadero objetivo de la marcha. Intentaron huir, pero los nazis tenían las culatas de sus armas y las balas a mano. Sólo unos pocos lograron escapar arrojándose al río o al bosque. Los padres de los niños pequeños trataban de empujarlos entre la multitud de lugareños que se encontraban a lo largo del camino, y si lo conseguían, la multitud se los tragaba, salvándolos de los verdugos. Sólo se permitía cruzar el puente a los condenados. El cerco estaba a ambos lados de la carretera.

El convoy se detuvo antes de llegar al acantilado, a unos cientos de metros. Los hombres fueron obligados a desvestirse y a meter sus ropas en bolsas, y luego fueron llevados en pequeños grupos al precipicio detrás de la arboleda. Pronto se escucharon disparos de rifles automáticos desde allí. Los lugareños recuerdan que los disparos se escucharon ese día hasta bien entrada la noche y que el suelo siguió moviéndose durante varios días después.

Según el “Sonderkommando 4a” que exterminó a los judíos en Lubny, el 16 de octubre fueron asesinadas 1,865 personas, pero en realidad fueron alrededor de 4 mil personas.

La organización nazi en Ucrania

Los Reichskommissariats acababan de establecerse y el trabajo de destrucción de la integridad territorial y de rediseño de las fronteras de las repúblicas soviéticas ocupadas estaba en pleno apogeo. El 1 de agosto de 1941, Ucrania Occidental (Galitzia) fue incorporada a la “Gobernación General del Imperio Alemán”, establecida en octubre de 1939 en la parte oriental del territorio polaco ocupado. El 30 de agosto, las tierras ucranianas situadas entre los ríos Dniéster y Bug (parte de las regiones ocupadas de Vinnitsa, Odessa y Mykolayiv) y Moldavia, llamadas Transnistria, fueron transferidas por Alemania a la Rumanía aliada. El 1 de septiembre, la zona entre Pinsk, Brest, Kamyanets-Podolsky y Mogilev fue incluida en el Reichskommissariat “Ucrania”, el 20 de octubre incluyó las regiones de Vinnitsa, Pervomaisk, Cherkassy, Kiev y Zhitomir, y el 15 de noviembre, las del Este de Ucrania, Nikolaev, Kherson, Nikopol y Dnepropetrovsk.

Conviene decir que ésta fue la verdadera respuesta del Tercer Reich a los sueños de sus aliados, los nacionalistas ucranianos, de un “Estado autodidacta”.

La contraofensiva del Ejército Rojo en Moscú obligó a los nazis a moderar sus apetitos depredadores, pero en la primavera de 1942, cuando tomaron la iniciativa estratégica, parecieron abrirse ante ellos nuevos horizontes. Berlín se dedicó a perfeccionar el plan maestro oriental. El mencionado E. Wetzel criticó la versión del plan preparada por K. Meyer. Expuso sus consideraciones en un documento titulado “Observaciones y propuestas del Ministerio del Este sobre el Plan General “Ost” de las tropas SS del Reichsführer”.

Aunque apoyaba la colonización de Europa Central y Oriental, Wetzel criticó el plan de Meyer porque reducía considerablemente el número de habitantes de las tierras ocupadas por Alemania en Polonia, la República Checa, los Estados Bálticos y Ucrania. En realidad, no eran 45, sino 60-65 millones, y el número de los que debían ser deportados a Siberia, o exterminados, no era de 31, sino de 46-51 millones. Otra deficiencia del plan fue vista por Wetzel en el hecho de que no se propusieron medidas prácticas para la deportación de la población indígena y el reasentamiento de las tierras liberadas de ellos por los alemanes. Wetzel llegó a la conclusión de que “sin la aniquilación completa” o el debilitamiento del poder biológico del pueblo ruso por diversos medios, la dominación alemana en Europa no sería posible.

Por orden de Himmler, Meyer siguió trabajando en un programa para ampliar el espacio vital alemán en el Este (en gran medida a costa del territorio ruso). En junio de 1942, se preparó un memorando titulado “Masterplan Ost: Legal, economic and territorial basis of settlement in the East” (Plan Maestro del Este: Bases jurídicas, económicas y territoriales del asentamiento en el Este). El documento no se refería tanto a la deportación de la población local de los territorios orientales capturados por la Wehrmacht (su destino en caso de victoria militar del Tercer Reich estaba sellado), sino a su asentamiento por parte de alemanes y otros pueblos de raza alemana.

El plan consistía en crear y colonizar tres distritos imperiales tras la derrota de la URSS “en el menor tiempo posible”: Ingermanland (distritos de Leningrado, Pskov y Novgorod), Gothengau (Crimea y distrito de Kherson) y Memel-Narew (distrito de Bialystok y Lituania occidental). Estaba previsto construir dos autopistas de hasta 2.000 km cada una para unir Alemania con Ingermanlandia y Gotemburgo. Uno habría llegado a Leningrado, el otro a la península de Crimea.

Según los cálculos de Meyer, la construcción de carreteras, el alojamiento de 4,85 millones de alemanes en tres distritos y su arreglo requerían 25 años y unos 67 mil millones de marcos (moneda alemana).

«La Carpeta Verde» de Goering sobre Ucrania

A finales de diciembre de 1942 se presentó al Reichsfuhrer otra versión del “plan maestro para las colonias”, perfeccionado según los deseos de Himmler. El territorio de las colonias alemanas en el Este debía superar la totalidad del territorio del Reich, como en 1938. Las direcciones principales de la colonización se denominaron Norte (Prusia Oriental – Estados Bálticos) y Sur (Cracovia – Lviv – costa del Mar Negro).

El asentamiento de colonos alemanes en los estados bálticos soviéticos y en Ucrania ya había comenzado, pero la victoria del Ejército Rojo en Stalingrado puso fin a todos los esfuerzos por establecer un “nuevo orden”.

Hay que señalar que los historiadores no obtuvieron una imagen completa del Plan General Oriental hasta hace relativamente poco, en 2009. Antes de eso, tenían que conformarse con fragmentos dispersos. Los borradores individuales nunca se consolidaron en un solo documento, y muchos de ellos, en particular el primer borrador de Meyer, se ocultaron. Esto es sintomático: los planificadores alemanes de la destrucción de pueblos enteros eran conscientes de la criminalidad de lo que estaban planeando.

Con el objetivo de conquistar la dominación mundial, el régimen de Hitler intentó drenar los recursos materiales de la Unión Soviética, poner su potencial industrial a su servicio, saquear la agricultura, y exportar al Tercer Reich equipos, suministros de materias primas y mano de obra. En una reunión con los comandantes de la Wehrmacht el 9 de enero de 1941, Hitler dijo que si Alemania “pone sus manos en la inconmensurable riqueza de los vastos territorios rusos”, “en el futuro podrá luchar contra cualquier continente”.

En los juicios de Núremberg contra los principales criminales de guerra de Alemania, se informó de una reunión celebrada por Hitler en su cuartel general el 16 de julio de 1941 con A. Rosenberg, nombrado al día siguiente jefe del Ministerio del Este, con el Jefe de la Cancillería Imperial G. Lammers; con M. Bormann, el Jefe de la Oficina del Partido del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP siglas en alemán) y con el Mariscal de Campo W. Keitel, Jefe de Estado Mayor del Mando Supremo de la Wehrmacht. Hitler definió los objetivos del Reich en relación con Rusia de la siguiente manera: “El principio básico es dividir este pastel de la manera más conveniente para que podamos: primero, poseerlo, segundo, administrarlo y, tercero, explotarlo”.

Hitler decidió que, tras la derrota de la URSS, el territorio del Tercer Reich debía ampliarse hacia el Este, al menos hasta los Urales. “Todo el Báltico”, proclamó el Führer, “debe convertirse en una región del imperio, Crimea con sus zonas adyacentes, las regiones del Volga deben convertirse en una región del imperio del mismo modo que la región de Bakú”.

Saqueo de los recursos soviéticos

La explotación del potencial económico soviético, y que simplemente es un robo, fue llevada a cabo por los alemanes sobre una base estrictamente planificada. En marzo de 1941 se creó una organización paramilitar de monopolio estatal, la Central de Gestión Económica “Vostok”, para explotar los recursos del territorio soviético ocupado. Bajo su subordinación estaba el Cuartel General Económico “Vostok”, cuyo ámbito de actividades se extendía a toda la economía de las tierras orientales ocupadas.

Los planes de los dirigentes alemanes para explotar la industria soviética se expusieron en las “Directrices para el liderazgo en las zonas recién ocupadas”, conocidas como la “Carpeta Verde” de Goering. El documento exigía organizar la extracción y exportación al Reich de aquellas materias primas que eran importantes para el funcionamiento de la economía de guerra alemana, y restaurar una serie de fábricas para reparar el equipamiento de la Wehrmacht y producir ciertos tipos de armas en territorio soviético.

Göring y los representantes de los intereses militares-industriales alemanes estaban especialmente interesados en la incautación de Ucrania y el traslado a Alemania de los equipos supervivientes de las fábricas y plantas, el mineral de hierro, el carbón y los metales ferrosos y no ferrosos. Indicativo de la magnitud del saqueo fue el hecho de que en junio de 1943 los alemanes exportaron desde Ucrania más de 232,000 toneladas de mineral de hierro, casi 65.000 toneladas de mineral de manganeso y más de 25,000 toneladas de concentrado de manganeso.

Las mayores empresas ucranianas fueron adquiridas por los amos alemanes, la misma empresa estatal “Hermann Goering Werke” se apropió de minas y acerías en toda Ucrania.

En cuanto a la agricultura, las directivas del Cuartel General Económico “Vostok” del 23 de mayo de 1941, afirmaban que el propósito de la campaña militar contra la Unión Soviética era “abastecer a las Fuerzas Armadas alemanas y proveer a la población civil alemana de alimentos durante mucho tiempo”. Se planeó lograr este objetivo “reduciendo el consumo propio de Rusia” cortando el suministro de alimentos de la zona sur de la Tierra Negra a la zona norte de la Tierra no Negra, incluyendo Moscú y Leningrado. Los que prepararon estas instrucciones eran muy conscientes de que esto llevaría a la muerte por inanición de millones de soviéticos.

El Reichsmarshal G. Göring dijo en una reunión del cuartel general del “Este” sobre la “cuestión oriental” en febrero de 1941: “La tarea consiste en sacar de las nuevas regiones del Este la mayor cantidad de productos agrícolas, materias primas, mano de obra … Si conseguimos desviar todo lo que necesitamos del país, decenas de millones de personas morirán de hambre”. Y estos planes se llevaron a cabo con la metódica alemana. Los ocupantes retiraron de Ucrania el 85% de los recursos alimentarios.

El destino de los Ostalbaiters (trabajadores forzados exportados a Alemania) fue compartido por 2,3 millones de habitantes de la República Socialista Soviética de Ucrania.

Sólo el Ejército Rojo puso fin a los saqueos

El mecanismo para el atraco de las tierras soviéticas fue extenso. El Cuartel General Vostok estaba subordinado a las inspecciones económicas que operaban en la retaguardia operativa de las tropas alemanas; a los departamentos económicos en la retaguardia de los ejércitos, incluidos los batallones técnicos de especialistas en las industrias minera y petrolera; a las unidades dedicadas a la incautación de materias primas, productos agrícolas e implementos de producción. Incluso, se crearon equipos y grupos económicos en las divisiones y comandancias de campo.

Es digno de mención el hecho de que varios funcionarios de la Central Económica “Vostok” se convirtieran en miembros del personal directivo del Ministerio del Este, encargado de la administración civil de las tierras ocupadas, lo que indica aún más los planes deliberados de los nazis para robar las tierras soviéticas.

Por las acciones del Cuartel General Económico de Vostok, la economía de la URSS fue dañada a gran escala. Según los datos oficiales, sólo en Ucrania se quemaron 714 ciudades y 28 mil pueblos, se destruyeron 16 mil empresas industriales, 2 mil estaciones de ferrocarril, se expoliaron los bienes de decenas de miles de granjas colectivas, 872 granjas estatales y 1300 TM, se sacaron 7,6 millones de cabezas de ganado, 3,3 millones de caballos, 9,3 millones de cerdos, 7,3 millones de ovejas. La aniquilación sometió a la destrucción a 18 mil instituciones médicas, 83 mil escuelas, escuelas técnicas e instituciones de educación superior, 20 mil bibliotecas.

Sólo el Ejército Rojo puso fin a los saqueos.

* * *

Tras la guerra caliente y la victoria sobre Alemania, parecía que el nazismo quedaba excluido para siempre del territorio ucraniano. Resultó lo contrario: el nazismo ha dado abundantes brotes en el árbol del nacionalismo ucraniano, se cultiva, se llena de armas y dinero con el apoyo de una nueva generación de políticos alemanes.

Es muy oportuno recordarles hoy cómo acabaron sus predecesores, los gobernantes del Tercer Reich, en Nuremberg. 

(Fundación para la Cultura Estratégica, Rusia)

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Hamas llama a los palestinos de Cisjordania a continuar la lucha contra la ocupación tras las heridas a un comandante militar israelí

El movimiento de resistencia Hamas con sede en Gaza dice que sus compatriotas palestinos deberían mantener una “resistencia armada” contra la ocupación israelí en Cisjordania, después de que uno de los comandantes militares del régimen resultara herido por disparos en enfrentamientos en Nablus.