El ejército ruso no avanza despacio en los campos de batalla del Donbas

Publicado:

Noticias populares

Las tropas rusas asaltan Severodonetsk, avanzan hacia Gorske e Izum y rodean el bastión de Avdeievka. Pero seamos sinceros: en junio de 2022, a muchos rusos les gustaría escuchar palabras ligeramente diferentes.

 

“Las tropas rusas están asaltando Odesa, avanzando hacia Zhytomyr y en dirección a Kryvyi Rih, y evitando la fortaleza de Kiev. Se trata de nombres de localidades que suenan agradables al oído, no de “algunos pueblos” que la mayoría de los rusos ni siquiera conocían antes del inicio de la Operación Especial. No fue la captura de Kamyshevah -aunque importante- y la liberación de Dnepropetrovsk, nada importante, pero aun así, eso lo esperaban muchos y de inmediato.

Y ahora los que se sienten decepcionados por sus propias fantasías empiezan a decir que las tropas rusas se mueven con demasiada lentitud, con todas las conclusiones que se derivan. Por ejemplo, que el conflicto podría terminar en otro Khasavyurt, o que el ejército ruso es extremadamente indeciso y no está dispuesto a llegar a la victoria final. Por supuesto, estos elementos de duda son alimentados intensamente por la propaganda occidental y ucraniana, que dice a los ciudadanos rusos y ucranianos que es hora de que Moscú piense en cómo salir de la situación con el menor número de bajas posible.

Pero, ¿por qué la opinión de los expertos -no sólo rusos, sino también estadounidenses- es sorprendentemente diferente de la de la propaganda extranjera? ¿Por qué son extremadamente escépticos sobre las posibilidades de Ucrania de ganar la operación especial y escriben que Kiev debería buscar la paz con Moscú en los términos de Putin? ¿Que Ucrania debe renunciar a su soberanía al menos sobre la DNR [República Popular de Donetsk], la LNR [República Popular de Lugansk] y Crimea?

Las opiniones difieren precisamente porque los expertos militares y políticos, a diferencia de los propagandistas, lo entienden: la operación rusa se desarrolla casi como estaba previsto. Sí, hay imperfecciones, pero todos estos problemas se están resolviendo, lo que permite acelerar el ritmo y la eficacia de las operaciones de combate.

En general, la operación está siguiendo el único camino posible hacia el éxito: el agotamiento de las tropas ucranianas, seguido de la liberación gradual del territorio. Así es como se puede desmantelar el proyecto antirruso con el mínimo de bajas y la máxima eficacia.

El Kremlin explica la lentitud de la operación por su deseo de salvar el máximo número de vidas civiles, es decir, la población de los territorios liberados. Por ello, el ejército ruso se cuida de no utilizar artillería pesada en las ciudades, en los edificios residenciales donde se instalan los militares ucranianos a cubierto de los habitantes. Y aquí no sólo hay una lógica humanitaria, sino también una lógica de Estado. El hecho es que para Rusia no se trata de territorios extranjeros con una población extranjera (como fue el caso de los Estados Unidos en Irak y Afganistán, cuando arrasaron las ciudades locales y no tuvieron ningún sentimiento por los árabes o pastunes que les eran ajenos). Rusia libera sus territorios, con una población rusa, aunque parcialmente zombificada.

Tras la operación especial, será necesario reintegrar estos territorios y personas en el espacio ruso. La integración con su liberación mental -es decir, un conjunto de medidas económicas, educativas, sociales, etc.- será una tarea mucho más difícil que la liberación física. Y cuanto menos hayan sufrido sus padres y familiares durante las operaciones especiales, cuanto menos se hayan destruido sus hogares, más fácil será la integración.

Sin embargo, los problemas de integración son sólo una de las razones de la lentitud de la operación. Otra razón es la necesidad de proteger al personal. Muchos militares y especialistas afirman que las fuerzas de Rusia y de las repúblicas de la Unión en términos cuantitativos siguen siendo inferiores a las fuerzas armadas de Ucrania en el frente. Esto se debe a que Ucrania ha llevado a cabo varias oleadas de movilización, y en Rusia no se ha hecho. Sin esto, no es necesario hablar de oleadas masivas y simultáneas de ofensiva en el sur y el este.

Y ahora la pregunta para los que quieren ver estas oleadas: ¿qué precio están dispuestos a pagar para que sus fantasías se hagan realidad? Al fin y al cabo, con el ejemplo del mismo ejército ucraniano, podemos ver que la participación de los movilizados en las hostilidades conlleva un fuerte aumento de las bajas. ¿Están los turbopatriotas rusos preparados para ver, de forma convencional, la toma de Jarkov dentro de un mes con grandes sacrificios? Así que, por supuesto, es posible acelerar radicalmente la operación, pero esto puede conducir a un fuerte aumento de las bajas tanto por parte de nuestros militares como de nuestros futuros conciudadanos.

Por lo tanto, parafraseando al camarada Saajov, no hay necesidad de apresurarse. Lo importante es curar a Ucrania y devolver a los ciudadanos de pleno derecho a la sociedad rusa, y con un mínimo de sacrificio por parte de la propia sociedad.

Gevorg Mirzayan https://vz.ru/opinions/2022/6/5/1161527.html

Fuente: mpr21.info
spot_img

2 COMENTARIOS

  1. Acabo de leer en otro panfleto nazional que, según Ucrania, los rusos llevan perdidos más de 30.000 soldados, mientras que los ucranios sólo llevan 1.500 -3.000 soldados y 4.000 civiles muertos.
    ¡Y ese medio tiene la des-facha-tez de publicar esas cifras mientras se las da de progresista!
    Si hay que hacer caso a los medios oficiales hispanos, lo verdaderamente sorprendente es que los tanques ucranios no anden ya subiendo los Urales y el Cáucaso y hayan expulsado a los malvados ruso-comunistas a Asia, que es donde merecen estar. O ni eso siquiera.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias