La integración en Mercosur da pasos cortos

Publicado:

Con la ausencia del jefe de Estado de Brasil, Jair Bolsonaro, la cita abordó el anuncio del Gobierno uruguayo de avanzar en un tratado de libre comercio (TLC) con China, para lo cual se definió actuar en bloque y no por separado

Noticias populares

 Nuria Barbosa Leó.— La edición 60 de la Cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur) se celebró la pasada semana, en la ciudad paraguaya de Luque, con la presencia de los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; de Paraguay, Mario Abdo Benítez; y de Uruguay, Luis Lacalle Pou.

 

Con la ausencia del jefe de Estado de Brasil, Jair Bolsonaro, la cita abordó el anuncio del Gobierno uruguayo de avanzar en un tratado de libre comercio (TLC) con China, para lo cual se definió actuar en bloque y no por separado. Además, debatió las posiciones comunes frente a la guerra en Ucrania, ya que el presidente de ese país, Volodímir Zelenski, quiso intervenir con un discurso virtual para victimizarse en el conflicto con Rusia, lo que no fue aceptado de manera consensuada.

Predominó la postura del llamado a la alianza con entes similares como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y el grupo Brics (integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), basada en la máxima del enfrentamiento a los problemas globales. Sobre ello versó el discurso del presidente de Argentina, Alberto Fernández, quien alentó a que el Mercosur actúe en una posición de socorro al mundo, ante las fuertes circunstancias que atraviesa, producto de la pandemia de la COVID-19 y de otros conflictos actuales, en calidad de productores de alimentos y de combustible, según Russia Today.

Se convocó a alinearse a los principios fundacionales del organismo regional en cuanto a buscar posturas conjuntas para la cooperación y la comercialización de productos esenciales y de materias primas.

Este bloque hoy está representado, en su mayoría, por gobiernos de derecha del continente, mantiene una actitud por la unidad, pero impregnado de una ideología neoliberal, y sin enfrentarse a la Casa Blanca, lo cual estanca las conversaciones, e impide avanzar hacia acuerdos más solidarios.

Bolivia mantuvo su postura de adherirse al bloque, intención defendida por el canciller Rogelio Mayta. «Mi país tiene un enorme potencial que ofrecer en materia energética, productiva, de innovación y experiencias», y dijo que ellos comparten el 72 % de sus fronteras con los países del Mercosur, y cuentan con una posición geoestratégica en el corazón de Sudamérica.

La agencia Nodal resaltó que el Ministro de Exteriores de Bolivia hizo énfasis en la trayectoria de su país por integrar el bloque, formulación realizada en 2012, a lo que siguió en 2015 la firma del protocolo de adhesión; pero luego quedó pendiente la ratificación legislativa, aún no concretada. Este foro concluyó con el traspaso de la presidencia pro témpore, por seis meses, a Uruguay, y con la aceptación de un acuerdo bilateral entre el Mercosur y Singapur, que pretende la atracción de inversiones y de mayores exportaciones hacia ese país asiático.

El Mercosur nació en 1991 y está integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela (suspendida en 2017) como miembros plenos; en tanto que Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú y Surinam son países asociados. Camina hacia la integración, pero con pasos cortos y sin pisar en firme.

Fuente: granma.cu
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

El gobierno de Mali acusa Francia ante la ONU de entregar armas a los yihadistas

La disputa entre el gobierno de transición maliense y Francia llega ahora al Consejo de Seguridad de la ONU. El ministro de Asuntos Exteriores, Addoulaye Diop, ha enviado una carta al Consejo de Seguridad en la que acusa al ejército francés de “proporcionar información a los terroristas a través de vectores aéreos”.