Entrevista con Marco Valbuena, del Partido Comunista de Filipinas, sobre la guerra de guerrillas y la geopolítica.

Publicado:

Entrevista de Lucas Webber, War Noir y The WannabeWonk publicada en Militant Wire el 16 de agosto de 2022. Traducción al castellano de Revolución Obrera.

Noticias populares

El Partido Comunista de Filipinas (CPP) está inmerso en una guerra de guerrillas durante más de 50 años y es una de las insurgencias más antiguas del mundo. El CPP afirma que es una organización revolucionaria y que su movimiento está llevando a cabo una resistencia popular armada contra un gobierno corrupto, tiránico y capitalista dominado por la “burguesía” y respaldado por el imperialismo estadounidense. Por el contrario, Estados Unidos y la Unión Europea (UE) han designado al CPP y a su brazo armado, el Nuevo Ejército del Pueblo (NPA), como organizaciones terroristas, una etiqueta que los comunistas rechazan con vehemencia.

 

Debido en parte a su ubicación en Filipinas, el aparato mediático del CPP funciona como una especie de veleta geopolítica al detectar y comentar los acontecimientos regionales e internacionales, especialmente en el contexto de la competencia entre las grandes potencias de EEUU y China. En esta entrevista, Militant Wire habló con Marco Valbuena, el principal portavoz del CPP, sobre el pasado, el presente y el futuro de la insurgencia roja, los asuntos internacionales y mucho más.

¿Puede hablarnos de usted, de su trayectoria y de su función en el CPP?

Actualmente soy el Jefe de Información del CPP. Me encargo de publicar declaraciones y artículos en nombre del Partido para promover, elaborar y aclarar los puntos de vista del CPP sobre las cuestiones clave a las que se enfrentan el proletariado y el pueblo filipinos, así como las cuestiones pendientes a las que se enfrentan los pueblos oprimidos de todo el mundo. Trabajo con el Buró de Información del CPP. Mantengo correspondencia con los medios de comunicación y otras organizaciones a través del correo electrónico y las plataformas de las redes sociales.

¿Quiénes son el CPP/NPA y por qué luchan? ¿Qué resultado esperan conseguir?

El CPP o el Partido Comunista de Filipinas es el partido y el destacamento avanzado de la clase obrera o proletariado filipino. Se fundó el 26 de diciembre de 1968. Se guía por la ideología del marxismo-leninismo-maoísmo. Es la vanguardia de la revolución filipina. Organizó el Nuevo Ejército Popular (NPA) el 29 de marzo de 1969 para librar una lucha armada revolucionaria.

El CPP cuenta con decenas y miles de miembros entre los trabajadores, los campesinos y diversos segmentos de la pequeña burguesía y elementos de la burguesía nacional. El NPA no revela sus cifras, pero ha establecido alrededor de 110 frentes de guerrilla en más de 70 de las 82 provincias filipinas.

La revolución filipina es una revolución democrática popular. Su objetivo es acabar con el sistema semicolonial y semifeudal dominado por el imperialismo estadounidense. Busca derrocar el dominio de clase de la gran burguesía compradora y de los grandes terratenientes. Planea establecer y dirigir un gobierno democrático popular, para llevar a cabo la reforma agraria y la industrialización nacional. El objetivo es crear un sistema social y económico moderno y progresista que responda a las necesidades del pueblo y cree las condiciones para la revolución socialista.

La resistencia armada comunista en Filipinas es una de las insurgencias más antiguas del mundo. ¿A qué se debe esto, y qué es lo que permite al movimiento continuar después de tantas décadas?

El NPA ha perseverado a lo largo de más de cinco décadas de resistencia revolucionaria principalmente gracias al apoyo de las masas campesinas. Para ganarse a las masas campesinas, el NPA lleva a cabo una reforma agraria con el objetivo mínimo de reducir la renta de la tierra, eliminar la usura, aumentar los salarios agrícolas y los precios de los productos campesinos. El NPA ayuda al campesinado a construir sus organizaciones de masas que sirven de base para establecer las unidades básicas del gobierno popular.

El NPA también cuenta con el apoyo y el reclutamiento de combatientes entre los trabajadores y los sectores de la clase media a través de organizaciones clandestinas en las ciudades.

Al ser una fuerza militar más pequeña que se enfrenta a una gran fuerza militar y policial apoyada por Estados Unidos, el NPA libra una guerra de guerrillas para ir acumulando fuerzas poco a poco y debilitar a su enemigo. Al tener como combatientes principalmente a campesinos locales, el NPA domina el terreno físico y social. Sólo ataca los puntos débiles del enemigo y evita las batallas decisivas. Ha resistido 14 años de ley marcial bajo el mandato de Marcos, una serie de campañas de contrainsurgencia durante los últimos 36 años, incluidas las ofensivas militares totales, y la campaña de bombardeos aéreos de los últimos cinco años.

Combatientes del Nuevo Ejército Popular (NPA), cantando la Internacional.

Como organización revolucionaria que lleva luchando desde 1969, ¿han tenido que tener una visión a largo plazo de su lucha o el CPP/NPA siempre ha sabido que sería un conflicto prolongado? ¿Ve la victoria en un futuro próximo?

Desde el principio, el CPP/NPA sabía que la resistencia armada sería una guerra prolongada. Se trata de una necesidad porque empezó siendo débil y pequeño y se enfrenta a una gran fuerza enemiga que está financiada, armada y asesorada por la mayor fuerza militar del mundo.

Además, Filipinas es un archipiélago de más de 7.000 islas y no tiene fronteras con otros países. No recibimos apoyo militar extranjero y hemos tenido que recurrir a un laborioso trabajo político y militar para construir nuestra fuerza.

No podemos predecir con exactitud cuándo alcanzará la revolución filipina la victoria. Pero la crisis económica y política del sistema gobernante en Filipinas y la crisis del sistema capitalista mundial generan condiciones sumamente favorables para el avance constante de la lucha armada y la revolución democrática popular.

¿Cómo describiría la ideología del Partido Comunista de Filipinas?

El CPP se guía por el marxismo-leninismo-maoísmo o sus componentes de materialismo dialéctico e histórico, economía política y socialismo científico. Es de vital importancia que el Partido aplique el marxismo-leninismo-maoísmo a las condiciones concretas de Filipinas. El CPP eleva el nivel ideológico de sus miembros a través de cursos de educación formal en los niveles básico, intermedio y avanzado.

El CPP se opone al revisionismo moderno en la antigua Unión Soviética desde 1956 hasta la disolución del partido comunista en 1990, así como en China, desde que Deng Xiaoping asumió el poder en 1978. Los revisionistas modernos distorsionan el marxismo-leninismo para desarmar y desempoderar al proletariado, con el fin de que la burguesía recupere el poder y restaure el sistema capitalista y toda su podredumbre.

¿Cuál es la situación actual en el campo de batalla y cómo está posicionado el CPP/NPA?

Desde 2017, las Fuerzas Armadas de Filipinas (AFP) y la Policía Nacional de Filipinas (PNP) han llevado a cabo ofensivas totales contra el NPA marcadas por una brutal campaña de supresión contra las masas campesinas para negarle al NPA el apoyo político y material, intensificando las operaciones de inteligencia (incluyendo el uso extensivo de drones con equipos de vigilancia electrónica) y operaciones militares focalizadas de unos pocos cientos a miles de tropas que se concentran en uno o varios frentes guerrilleros contiguos.

Por supuesto, en la guerra, es inevitable que haya pérdidas. Pero hasta ahora, el NPA ha evitado batallas decisivas y ha minimizado sus reveses. El NPA sigue expandiendo sus territorios o zonas de operación para ampliar y reforzar sus vínculos con las masas campesinas y obligar al enemigo a dispersarse y a sobredimensionar sus fuerzas.

¿Cuáles son los mayores retos en el campo de batalla a los que se enfrenta el CPP/NPA en la lucha contra el gobierno?

En este momento, diría que uno de los mayores retos en el campo de batalla al que se enfrenta el CPP/NPA es superar las ofensivas focalizadas a gran escala del enemigo, los bombardeos aéreos y la campaña de pacificación y supresión contra las masas campesinas.

El NPA debe ejercer constantemente un alto grado de disciplina militar guerrillera para mantener al enemigo ciego y hacer inútil su equipo de vigilancia. Por ejemplo, las unidades del NPA no pueden acampar en una posición durante períodos prolongados. Deben estar siempre ocultas bajo las copas de los bosques y no pueden exponer grandes formaciones en campos abiertos para evitar ser detectadas por los drones. Deben dominar el arte de cocinar sobre el fuego sin humo o de moverse por la noche sin luz. Deben ser capaces de mantener líneas de suministro indetectables. Deben comprobar siempre sus equipos y suministros para evitar la posible infiltración de dispositivos de posicionamiento global del enemigo. Aunque eviten las acciones defensivas, las unidades del NPA deben estar siempre preparadas para enfrentarse al enemigo en la batalla y participar en la defensa activa.

En el frente guerrillero, las unidades del NPA deben ser capaces de lanzar ofensivas tácticas coordinadas en diferentes puntos para desorganizar al enemigo e impedirle montar una ofensiva concentrada. Esto implicaría la organización y el envío de pequeños equipos de ataque, milicias y unidades guerrilleras.

Al mismo tiempo, el NPA y los comités dirigentes del Partido deben ser capaces de despertar, organizar y movilizar a las masas llevando a cabo la lucha por la tierra y combatiendo la opresión feudal, semifeudal y de cualquier otro tipo. Deben ser capaces de responder al clamor de las masas por la justicia contra los crímenes fascistas perpetrados por las fuerzas del Estado, con el fin de envalentonarlas para que continúen su lucha.

¿Cómo puede el NPA hacer frente a las pérdidas en el campo de batalla y a las rendiciones?

Por supuesto, el CPP/NPA sabe que las pérdidas y los contratiempos son parte del curso de la guerra. Sin embargo, el Partido y el NPA también son conscientes de que muchas de las pérdidas o rendiciones comunicadas son infundadas. Las afirmaciones del enemigo sobre la rendición de más de 20.000 miembros del NPA son ridículas, teniendo en cuenta que hace unos años declaró que el NPA sólo tenía 4.000 combatientes o menos. De hecho, la mayoría de estos “rendidos” son civiles desarmados que fueron sometidos a una constante presión militar, acoso y amenazas.

La conciencia ideológica y política de los combatientes del NPA se fortalece a través de una constante labor educativa y cultural. Se les da acero y determinación para luchar y sacrificar sus vidas por la causa del pueblo. Los compañeros caídos son conmemorados y se les rinden honores.

Al mismo tiempo, las unidades del NPA deben evaluar y aprender de sus debilidades. La mayoría de las veces, las pérdidas son el resultado de un fallo en la disciplina o del incumplimiento de las políticas militares básicas.

¿Está teniendo éxito el NPA a la hora de reclutar nuevos miembros para que se unan a la resistencia armada? Si es así, ¿qué les atrae a la causa?

Hay un flujo constante de reclutas del NPA procedentes de las masas campesinas, especialmente de los jóvenes. El reclutamiento es especialmente fuerte en las zonas guerrilleras donde la reforma agraria y otras luchas anti-feudales son llevadas a cabo por las masas campesinas junto con el NPA. En estas zonas, los combatientes rojos son muy apreciados como modelos por los jóvenes, y muchos aspiran a convertirse en combatientes rojos para poder servir a su comunidad y ayudar a avanzar en la causa revolucionaria general.

Las masas que han visto o experimentado la brutalidad fascista del enemigo a menudo se ven impulsadas a unirse al NPA. Ven que sólo uniéndose al NPA pueden defenderse, luchar y obtener justicia. Muchos activistas de masas perseguidos por el enemigo buscan el refugio de los frentes guerrilleros del NPA.

También hay un reclutamiento constante de combatientes del NPA entre los trabajadores e intelectuales de las ciudades, especialmente entre los que se han unido a organizaciones revolucionarias clandestinas. Muchos se unen al NPA porque saben que sus aspiraciones sociales y nacionales sólo pueden alcanzarse mediante la revolución armada.

El CPP/NPA es una red organizativa nacional, pero ¿tienen combatientes voluntarios extranjeros de otros países en sus filas?

Sí, ha habido ciudadanos no filipinos que se han unido al NPA. Incluso ahora, seguimos recibiendo preguntas del extranjero sobre cómo pueden convertirse en combatientes de la lucha armada en Filipinas.

¿Qué opinión le merece el nuevo presidente Ferdinand Marcos Jr. y el regreso al poder de la familia Marcos? ¿Qué significa esto históricamente para quienes no conocen el mandato de su padre en el poder?

El ascenso a la presidencia de Ferdinand Marcos Jr. y el regreso de los Marcos al poder es una manifestación descarnada de la podredumbre del sistema político imperante en Filipinas. Marcos Jr. utilizó la gran cantidad de riqueza adquirida ilegalmente por los Marcos para confabular con la camarilla gobernante de Duterte para amañar el sistema electoral automatizado y darle una victoria “aplastante”, a pesar de que, literalmente, no estaba haciendo nada durante los últimos años. Su ascenso al poder junto con los Dutertes, en alianza adicional con los Arroyos y los Estradas, marca el ascenso al poder de la peor de las dinastías políticas de Filipinas.

Es como un giro enfermizo del destino que los Marcos hayan regresado al poder justo cuando el pueblo filipino se dispone a conmemorar el 50º aniversario de la declaración de la ley marcial en 1972 por el dictador Marcos padre, su tocayo, que inició un reinado de terror y saqueo de 14 años. Marcos padre abolió el congreso y cerró todos los tribunales e instauró el gobierno militar. Tomó medidas enérgicas contra toda oposición y resistencia, con la detención de unas 70.000 personas, la tortura de más de 30.000 y el asesinato de más de 3.000. Los Marcos se hicieron con grandes negocios y saquearon los fondos del gobierno y los préstamos públicos. Se calcula que acumularon más de 10.000 millones de dólares en riqueza durante su gobierno, la mayor parte de los cuales se escondieron en bancos extranjeros, empresas ficticias, joyas, cuadros y otros artículos de lujo. La mayor parte de esta riqueza sigue en sus manos y se utiliza para su rehabilitación política. En los últimos años, y especialmente durante las recientes elecciones, los Marcos han impulsado activamente la narrativa de que el periodo bajo la ley marcial fueron los “años dorados” para Filipinas, en una burda distorsión de la historia. Los Marcos seguramente utilizarán su renovado poder para seguir ampliando su riqueza y su dinastía política.

Por otro lado, el fatídico regreso al poder político de los Marcos en el 50º aniversario de la ley marcial ha impulsado a las fuerzas patrióticas, progresistas y democráticas de Filipinas a hacer una intensa campaña para exigir justicia para todas las víctimas de la ley marcial y para luchar contra el actual régimen de Marcos y sus políticas antidemocráticas y antinacionales.

La administración dijo que no iba a proseguir las conversaciones de paz con el CPP. ¿Cómo influirá esto en las acciones del NPA?

La negativa del régimen de Marcos a proseguir las negociaciones de paz con el Frente Nacional Democrático de Filipinas (NDFP) da al NPA más razones para seguir con la lucha armada. El otro día, Marcos ordenó a sus fuerzas armadas que “aumentaran el ritmo” de su guerra contrainsurgente, lo que sólo conducirá a más abusos militares y policiales contra el pueblo. Al igual que todos los regímenes anteriores, Marcos no tiene intención de abordar el problema imperante de la falta de tierras y el acaparamiento de las mismas. De hecho, el problema se está agravando por la prisa de las corporaciones multinacionales extranjeras por ampliar las operaciones mineras y las plantaciones para cultivos de exportación, lo que provoca el desplazamiento generalizado de los campesinos de sus tierras.

El Nuevo Ejército Popular perdió recientemente a Ka Oris y Ka Bok, dos veteranos del movimiento que sirvieron a la causa durante más de 50 años cada uno. ¿Qué importancia tenían estos dos para el movimiento y en qué medida ha sido perjudicial para el movimiento comunista armado la pérdida de dos líderes irremplazables?

Ka Oris y Ka Bok fueron dos de los líderes clave del Partido y del Nuevo Ejército Popular. Sus contribuciones al crecimiento del Partido y del NPA son inconmensurables. Formaron al menos a dos generaciones de cuadros y combatientes. Su muerte en manos del enemigo es una gran pérdida para el movimiento revolucionario.

Es una ventaja para el Partido y el NPA el hecho de que ejerzan una dirección colectiva en la que los programas, las políticas y las decisiones se alcanzan mediante el trabajo colectivo de los individuos. Además, existe un profundo banco de cuadros y comandantes más jóvenes que son más que capaces de ocupar el lugar de Ka Oris y Ka Bok. La muerte de los grandes líderes es como la caída de árboles gigantes en un bosque: se deja un hueco en la copa que permite el paso de la luz del sol, que a su vez nutre el crecimiento de nuevos árboles.

¿Cómo perdura el legado de Ka Oris y Ka Bok? ¿Qué enseñaron a los jóvenes del movimiento y cómo influyeron en la nueva generación de líderes del CPP/NPA?

Tanto Ka Oris como Ka Bok fueron destacados guerrilleros del NPA. Durante muchos años, dirigieron el crecimiento de las unidades del NPA, desde escuadrones hasta compañías, mediante la guerra de guerrillas y enseñando siempre al NPA a estar cerca de las masas. Hasta su último aliento, incluso en su avanzada edad, trabajaron con los comandantes más jóvenes del NPA, uniéndose a ellos en conferencias, señalando sus puntos fuertes y ayudándoles a superar sus debilidades.

Esperamos producir más material sobre la vida y los hechos de Ka Oris y Ka Bok que pueda inspirar y enseñar a las generaciones más jóvenes y futuras de comunistas y combatientes rojos en Filipinas.

¿Puede explicar la controversia que rodea el asesinato de Ka Oris?

Los oficiales militares afirmaron que Ka Oris murió en un bombardeo aéreo y una incursión armada contra un campamento del NPA el 30 de octubre. En realidad, fue secuestrado y abatido por soldados la noche anterior. Ka Oris y su médico (Ka Pika) viajaban juntos a bordo de motocicletas de camino a un centro médico para recibir tratamiento por su enfermedad. Los conductores de las motocicletas, que eran residentes locales, nunca han sido encontrados. A pesar del clamor público, los militares no permitieron que los cadáveres fueran examinados de forma independiente por un patólogo. Alegando “los protocolos de Covid-19”, los cadáveres fueron incinerados sin siquiera informar a sus familias, en lo que claramente pretendía quemar las pruebas de su crimen.

¿Cuál es su opinión sobre los grupos yihadistas antigubernamentales en Filipinas, como la Provincia de Asia Oriental del Estado Islámico y el BIFF? ¿El NPA se ha enfrentado alguna vez a estos grupos?

Muchos de los llamados grupos armados yihadistas de Filipinas son, de hecho, grupos armados vinculados a la lucha de la minoría Moro en muchas partes de Mindanao. La mayoría de estos grupos pertenecieron en su día al Frente Moro de Liberación Nacional (FMLN) o al Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), que en su día fueron una organización de lucha revolucionaria que defendía la aspiración del pueblo Moro a la autodeterminación nacional.

Durante muchos años, las fuerzas revolucionarias mantuvieron alianzas formales e informales con estos grupos Moros mientras luchaban activamente por la causa del pueblo Moro. En 1997, el FMLN se rindió al gobierno de Ramos a cambio de un mísero acuerdo político. El FMLI seguirá el mismo camino a partir de 2014. Sus funcionarios dirigen ahora la “autoridad bangsamoro” local, tras aceptar la entrega de las armas. En asociación con empresas extranjeras, sus funcionarios participan ahora en la explotación y el saqueo de los recursos del pueblo Moro. La tierra del pueblo Moro sigue siendo dominada por las fuerzas militares y policiales del gobierno filipino. El bombardeo de la ciudad de Marawi en 2017 fue una forma de recordar al pueblo Moro que debe seguir inclinándose ante el gobierno filipino. El pueblo minoritario Moro sigue siendo oprimido; por ello, muchos grupos siguen armándose para defender su tierra, continuando su resistencia de siglos. Muchos de estos grupos están bajo el mando de líderes políticos locales, pero algunos también están en connivencia con los militares.

En general, el NPA no considera a estos grupos antagónicos a la causa democrática nacional del pueblo filipino. El NPA reconoce debidamente su autoridad en su zona a la hora de llevar a cabo la labor política entre las masas, aunque está alerta ante algunos grupos que están en connivencia con la contrainsurgencia de las AFP.

¿El CPP/NPA posee cooperación o mantiene simplemente relaciones positivas con organizaciones comunistas internacionales o grupos comunistas con sede en países extranjeros?

El CPP y otras fuerzas revolucionarias aliadas del Frente Nacional Democrático de Filipinas mantienen relaciones positivas con otras organizaciones e individuos comunistas, revolucionarios y antiimperialistas de otros países. Estas relaciones van desde los vínculos formales hasta la correspondencia regular.

A veces se calumnia al NPA como criminales y no como rebeldes que luchan por una causa ideológica. ¿Qué opina sobre esto?

En todo el mundo, durante siglos, los luchadores por la liberación nacional y social han sido llamados bandidos y criminales. En Filipinas, la revolución armada -desde el periodo del colonialismo español hasta el colonialismo y el neocolonialismo estadounidense- ha recibido diversos nombres, desde bandidos hasta insurrectos. Por supuesto, en los últimos años, los reaccionarios han recurrido al término “terrorismo” para calumniar al NPA.

Ciertamente, ser calumniado por los imperialistas estadounidenses y los reaccionarios sólo significa que el CPP y el NPA siguen haciendo lo correcto, es decir, luchar por la causa del pueblo, defendiéndolo contra el terrorismo de Estado y avanzar en su aspiración de liberación nacional y social.

El NPA es criticado por su uso de minas terrestres, ya que amenaza a los civiles. ¿Las utiliza el NPA y, si es así, por qué?

El NPA utiliza minas terrestres detonadas por comando. Se fabrican a mano con materiales de origen local. El CPP y el NPA sostienen que estas minas terrestres no entran en la definición de armas prohibidas por el Tratado de Ottawa, ya que no explotan por contacto o proximidad de una víctima. Estas armas se activan sólo con un objetivo militar claro y se colocan sólo a la espera de una emboscada. Estas minas terrestres no se dejan desatendidas, a diferencia de los miles que dejó Estados Unidos en Camboya, Laos y muchos otros países. También debo mencionar que las fuerzas armadas canadienses sostienen que sus minas terrestres C-19 no están cubiertas por el Tratado de Ottawa, ya que son detonadas por un comando.

El Partido Comunista de Filipinas suele criticar al Partido Comunista de China. Esto suele confundir a la gente, ya que tanto el CPP como el PCCh se autoproclaman comunistas. ¿Cuál es la opinión del CPP sobre China? ¿Cuándo y cómo se desvió China de sus verdaderos orígenes comunistas revolucionarios?

Efectivamente, el Partido Comunista de China fue en su día una organización revolucionaria y estuvo en el centro del movimiento comunista internacional hasta la muerte de Mao Zedong en 1976. Desde 1978, el PCCh fue tomado por los revisionistas modernos dirigidos por Deng Xiaoping.

Durante más de una década (hasta su muerte en 1992), Deng echó por tierra todos los logros del sistema socialista en China. Bajo el lema de “reformas orientadas al mercado” y “responsabilidad familiar”, el PCCh permitió la reprivatización de la tierra y el desmantelamiento de las otrora productivas comunas, lo que obligó a desplazar a cientos de millones de campesinos y a convertirlos en un vasto océano de mano de obra barata sin empleo. Los sindicatos y los comités obreros revolucionarios fueron desmantelados mientras las fábricas se ponían bajo la autoridad de gerentes y burócratas, que más tarde convertirían las empresas estatales en empresas privadas.

Bajo el PCCh, ha surgido una burguesía monopolista estatal, cuya escala de riqueza es casi inimaginable. Utilizan el poder del Estado para engrandecer la riqueza y el poder. Controlan tanto las empresas estatales como las grandes empresas privadas.

A finales de la década de 1960 y hasta su muerte, el propio Mao Zedong advirtió contra el ascenso de los revisionistas modernos o de la burguesía dentro del partido comunista, ya que observó el fenómeno en la Unión Soviética desde la muerte de Stalin, y dentro del PCCh incluso bajo su dirección. Luchó duramente contra los funcionarios del PCCh que anteponían el “progreso tecnológico” al progreso socialista, y que consideraban la importancia de los “expertos” por encima de la importancia de las masas. Esta fue la esencia de los tiempos tumultuosos durante la Gran Revolución Cultural Proletaria, cuando Mao llamó al pueblo chino a luchar contra la burguesía dentro del partido comunista.

El CPP ha acusado a China de infringir el territorio marítimo de Filipinas. ¿Cómo lo hacen y para qué?

Desde la década de 2010, especialmente desde 2017, China ha construido al menos 7 instalaciones militares dentro de las aguas territoriales de Filipinas reconocidas por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Utilizaron maquinaria industrial para sacar arena, ganar terreno y crear grandes islas artificiales en medio del océano, que han convertido en bases militares algunas de las cuales están equipadas con pistas de aterrizaje y puertos. Estas instalaciones se utilizan para pre-posicionar buques de guerra, vehículos anfibios, cazas y helicópteros.

El claro objetivo de China es dominar el Mar de Filipinas Occidental (también el Mar de China Meridional) para impedir que sus rivales imperialistas (concretamente Estados Unidos) utilicen las vías marítimas como puntos de presión económica y militar. Sin embargo, al hacerlo, China está infringiendo los mares soberanos de Filipinas.

Asimismo, el CPP es retóricamente hostil hacia Estados Unidos. ¿Cuáles son sus agravios con Estados Unidos?

Creo que “agravios con Estados Unidos” es un eufemismo. La dominación, la opresión y la explotación del imperialismo estadounidense sobre Filipinas -primero como colonia desde 1898 hasta 1946, y como semicolonia o neocolonia desde entonces- es una de las causas fundamentales del estado de atraso del país y de la situación de penuria y pobreza de la inmensa mayoría del pueblo filipino.

¿Tiene usted quejas separadas con varias entidades de Estados Unidos -por ejemplo, una queja con las corporaciones multinacionales estadounidenses, y otra queja no relacionada con el ejército de Estados Unidos- o considera que todo forma parte de la misma cuestión?

Los imperialistas estadounidenses mantienen su dominio en Filipinas mediante el control de los recursos económicos, la intervención política y militar y la dominación cultural. El gobierno filipino es un estado-cliente o un estado neocolonial que está bajo el control del gobierno de EE.UU. mantenido a través de su control del ejército, a través del control del FMI-BM de las agencias económicas y organizaciones empresariales clave, y a través de sus agentes entre la élite gobernante filipina. Desde principios del siglo XX, Estados Unidos ha moldeado y condenado la economía del país como proveedor de materias primas baratas, tanto de cultivos agrícolas como el plátano y la piña, como de madera y minerales, y desde los años 50 y 60, como fuente de mano de obra barata para la fabricación de tipo ensamblaje. Para perpetuar este modelo de “desarrollo”, los imperialistas estadounidenses se confabularon con la clase de los grandes terratenientes locales para impedir una auténtica reforma agraria e impidieron el desarrollo de las industrias locales. Así, el país sigue siendo en gran medida atrasado, agrario y no industrial. Ni siquiera puede producir agujas, y toda la maquinaria para la fabricación de alimentos y otros productos de consumo es importada. Al igual que otros países que forman parte de la “cadena de valor global” de las corporaciones multinacionales, Filipinas alberga “zonas económicas” donde se llevan a cabo las partes de la fabricación de semiconductores o piezas de vehículos que requieren mucha mano de obra, pero que están completamente desconectadas de la economía local.

¿Tiene una perspectiva sobre la participación del ejército estadounidense en las operaciones de contraguerrilla emprendidas por las Fuerzas Armadas de Filipinas (AFP)? Desde su punto de vista, ¿qué aportan las fuerzas estadounidenses a estas operaciones y cómo, si es que lo hace, ha alterado la participación estadounidense la lucha general del CPP/NPA?

Las operaciones de contraguerrilla de las AFP siempre han sido dirigidas por los militares estadounidenses. Los oficiales de las Fuerzas Armadas están entrenados y adoctrinados en el dogma de la contrainsurgencia estadounidense, que prima la proyección y el mantenimiento de la superioridad militar. Esto se disfraza superficialmente con “proyectos de desarrollo” que en realidad no abordan los problemas socioeconómicos fundamentales de la población que la impulsan a emprender la resistencia armada.

A instancias de Estados Unidos, las Fuerzas Armadas comenzaron a emplear bombardeos y ametrallamientos aéreos, y bombardeos de artillería como parte de su arsenal de contraguerrilla, a pesar de que se ha demostrado que son en gran medida ineficaces en Vietnam, así como en Filipinas. Estas armas se emplean principalmente para causar terror entre la población y hacer que se doblegue ante el poderío superior de los militares.

Las fuerzas estadounidenses se ven a menudo en operaciones de contraguerrilla en Mindanao occidental, donde tienen su base, aunque Estados Unidos no niega haber proporcionado a las AFP ayuda para realizar la vigilancia aérea y otras funciones auxiliares fundamentales. En el pasado se han visto soldados estadounidenses en puestos de mando tácticos de las AFP en operaciones contra el NPA. Se han visto drones estadounidenses sobrevolando zonas de la guerrilla. El ejército estadounidense ha mantenido un perfil bajo en las operaciones de contraguerrilla contra el NPA a sabiendas de que esto provocaría una condena generalizada.

Las declaraciones anteriores del CPP/NPA han condenado los acuerdos sobre el estatus de las fuerzas entre los militares estadounidenses y las AFP por ser “desiguales” entre los dos socios estatales. ¿Quiere decir algo más sobre esta relación?

Un “acuerdo” nunca puede ser igual entre un amo y una marioneta. Estos acuerdos incluyen el Tratado de Defensa Mutua (MDT) de 1951, el Acuerdo de Fuerzas Visitantes (VFA) de 1998 (que sustituyó al anterior acuerdo sobre el estatus de las fuerzas) y el Acuerdo de Cooperación de Defensa Reforzada (EDCA) de 2015, todos los cuales otorgan a los militares estadounidenses derechos extraterritoriales en Filipinas y un estatus legal especial. Durante más de 70 años, el MDT ha servido de marco para mantener al país vinculado a las políticas geopolíticas estadounidenses, en virtud de las cuales Filipinas se ha visto obligada a participar en las guerras de Estados Unidos en Corea y Vietnam. De 1946 a 1991, Estados Unidos mantuvo grandes bases militares que cubrían unas 65.000 hectáreas. Éstas sirvieron como plataformas de lanzamiento para las guerras estadounidenses hasta Irán y Afganistán. Hoy, Estados Unidos quiere utilizar Filipinas como plataforma para mantener la presión económica y militar contra China.

Las disposiciones del VFA han permitido a las fuerzas estadounidenses entrar libremente en el país y disfrutar de privilegios especiales. Los soldados estadounidenses abusivos, incluidos los implicados en asesinatos, han escapado al enjuiciamiento y al castigo. Un soldado estadounidense, Joseph Scott Pemberton, que fue condenado en los tribunales locales por matar a una mujer transexual, no cumplió ni un momento de su castigo en una cárcel local, sino que fue mantenido en una instalación estadounidense dentro de un campamento militar. En virtud del EDCA, se ha permitido a Estados Unidos construir y mantener instalaciones exclusivas dentro de los campamentos militares de las AFP, en las que el comandante de las AFP no puede entrar ni inspeccionar. Estados Unidos utiliza estas instalaciones para guardar sus armas o para que sirvan de instalaciones de descanso y recreo para sus soldados.

¿Cuál es la posición del CPP sobre la invasión rusa de Ucrania y las causas de la guerra? ¿Considera que se trata de una guerra por delegación de Estados Unidos contra Rusia?

Cada vez más, la guerra en Ucrania es claramente una guerra por delegación de Estados Unidos contra Rusia. Durante casi dos décadas, desde el colapso de la Unión Soviética, EE.UU. ha violado sin miramientos el acuerdo original de Minsk de 1991, en el que EE.UU. y la OTAN se comprometieron a no ampliar su alianza a los países que antes formaban parte del Pacto de Varsovia. Comenzó con la guerra en Yugoslavia, en Bosnia-Herzegovina, Serbia, y así sucesivamente, uno por uno, obligando a estos países a entrar en la OTAN, hasta llegar a Ucrania. Estados Unidos ha establecido bases militares e instalaciones de misiles a lo largo de la frontera de Rusia. La intervención política y militar de EE.UU. en Ucrania ha sido implacable desde mediados de la década de 2000, fomentando un golpe de estado antirruso y armando y entrenando a organizaciones de tipo nazi para montar una guerra brutal contra la región de habla rusa del Donbass, que ha matado a más de 14.000 personas en el transcurso de los últimos siete años aproximadamente.

El asalto militar ruso en Ucrania, por lo tanto, puede ser categorizado como una contra-agresión contra la agresión de Estados Unidos y la OTAN. Rusia ha declarado que no tiene intención de ocupar Ucrania, solo de hacer retroceder a las fuerzas ucranianas apoyadas por Estados Unidos que rodean la región del Donbass, en línea con el acuerdo de Minsk de 2015 que otorga al Donbass un estatus autónomo especial. A Rusia le interesa poner fin rápidamente a la guerra mediante negociaciones de paz en lugar de verse obligada a participar en una guerra prolongada en Ucrania. Sin embargo, el continuo y creciente apoyo militar de Estados Unidos y la OTAN a Ucrania está prolongando la guerra e impidiendo las negociaciones de paz.

Hablando de Ucrania, una reciente declaración del NPA denunciaba que el Departamento de Estado de EE.UU. había vuelto a incluir al CPP/NPA en su lista de organizaciones terroristas extranjeras (FTO), y afirmaba: “Mientras que EE.UU. califica a organizaciones revolucionarias como el CPP/NPA de ‘terroristas’, no aplica la misma etiqueta a grupos fascistas como el tristemente célebre Batallón Azov de Ucrania, al que EE.UU., de hecho, ayuda a armar y entrenar”. ¿Le importaría decir algo más sobre a quiénes designa Estados Unidos como terroristas frente a los grupos no estatales y/o paramilitares gubernamentales que decide entrenar y equipar?

EE.UU. mantiene su lista de “organizaciones terroristas extranjeras” como herramienta de intervención global, para justificar las guerras que libra en el extranjero. Estados Unidos decide unilateralmente a quién o qué organización incluir en esta lista, apuntando principalmente a las fuerzas antiimperialistas. Entre los grupos o individuos que figuran en la FTO de EE.UU. se encuentran los que anteriormente trabajaron con EE.UU. en sus guerras de intervención en Oriente Medio y Afganistán. EE.UU. tiene un largo historial de armar a paramilitares en diferentes países para que hagan la puja por las empresas estadounidenses. Del mismo modo que se armó al movimiento Siria Libre en el norte de Siria en los últimos años, EE.UU. también armó a los Contras en Nicaragua en la década de 1980 para subvertir el régimen sandinista. Desde Obama, Estados Unidos también ha montado una guerra generalizada de drones para disparar contra sus objetivos en Pakistán y Afganistán, causando miles de muertes de civiles en el curso de sus operaciones de asesinato.

Su misma declaración sobre el estatus del CPP/NPA en la FTO pidió a los ciudadanos estadounidenses que “exijan la revocación de la llamada lista FTO que se está utilizando como instrumento de intervención en Filipinas y en todo el mundo”. ¿Por qué debería el CPP/NPA ser retirado de la lista FTO y por qué debería el pueblo estadounidense hacer esfuerzos para que los grupos sean retirados?

No sólo hay que retirar al CPP y al NPA de la lista de FTO de Estados Unidos, sino que la propia lista de FTO de Estados Unidos debería ser eliminada.

Como entiende cualquier estudiante de derecho internacional, en realidad no existe una definición de terrorismo universalmente aceptada, ni siquiera en el ámbito de las Naciones Unidas. Tras el 11 de septiembre, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no se vio obstaculizado por la ausencia de dicha definición cuando se plegó a los dictados de EEUU para montar una guerra global contra el “terrorismo”.

La lista de FTO de Estados Unidos, por tanto, es un instrumento unilateral que está siendo utilizado por Estados Unidos para sus guerras de intervención. Estas guerras no cuentan con el apoyo de la clase obrera y del pueblo estadounidense. Son conscientes de cómo estas guerras de intervención se han librado no por el interés del pueblo estadounidense, sino por el interés del complejo militar-industrial y de las corporaciones multinacionales estadounidenses que desean obtener una mayor tajada del pastel económico mundial.

El término “terrorismo” ha sido utilizado maliciosamente por Estados Unidos para manchar la reputación del CPP y del NPA, que son organizaciones revolucionarias que promueven la causa del pueblo por la liberación nacional y social.

¿Cuál es la posición del CPP sobre las crecientes tensiones en el Mar de China Meridional y, más concretamente, sobre Taiwán en el contexto de la competencia entre Estados Unidos y China?

El CPP ha denunciado las provocaciones de Estados Unidos contra China, que están acercando al mundo al borde de la guerra. La reciente visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, puso en entredicho el Comunicado de Shangai de 1972, que Estados Unidos firmó con China y se comprometió a reconocer una sola China y a dejar la cuestión del estatus de Taiwán a la decisión del pueblo chino a ambos lados del estrecho de Taiwán. Antes de la visita de Pelosi, el Secretario de Defensa de EE.UU., junto con los halcones de guerra del Consejo Atlántico (que también son las personas que están detrás de las “directrices comunitarias” de Facebook), pidieron abiertamente el fin de la política de una sola China.

Estas provocaciones son los movimientos más recientes desde el “pivote hacia Asia” de Obama, dirigido en gran medida contra China. Este pivote incluye también sanciones económicas y comerciales, una mayor presencia militar en el Mar de China Meridional, en el Mar de Filipinas y en los mares al oeste de Taiwán, así como la reactivación de la Cuadrilateral, y la reciente declaración de la OTAN de que China es una amenaza estratégica.

Al mismo tiempo, el CPP denunció el militarismo de China en la resolución de la cuestión de la autonomía de Taiwán o la reunificación con China.

¿Cómo afecta a Filipinas y a su población la intensificación de la competencia entre las grandes potencias de Estados Unidos y China, dada la importante posición geográfica del país?

Cualquier intensificación del conflicto entre Estados Unidos y China tendrá un gran impacto en Filipinas. Tanto China como Estados Unidos han estado presionando para fortificar su posición en Filipinas con el fin de neutralizar el país o utilizarlo como trampolín para su proyección de poder.

La falta de voluntad del régimen de Marcos frente a los gigantes perjudicará al país y al pueblo filipino. En lugar de afirmar la soberanía del país ante el creciente conflicto militar, el régimen de Marcos se limita a permitir que tanto EEUU como China utilicen el país para sus objetivos militares. Sin embargo, Marcos está mostrando más servilismo a los EEUU.

El pueblo filipino debe estar dispuesto a unirse para librar una guerra nacional para defender el país en caso de que cualquiera de las dos potencias imperialistas recurra a alguna forma de invasión contra Filipinas.

¿Cuál es el futuro del CPP/NPA en Filipinas?

Las condiciones en Filipinas siguen siendo extremadamente excelentes para el avance de la causa revolucionaria. La crisis crónica del sistema gobernante persiste y va a empeorar en los próximos años en medio de la trayectoria descendente del sistema capitalista internacional. El ascenso de Marcos al poder expone aún más la podredumbre del sistema gobernante y hace que cada vez más personas sean conscientes de la necesidad de llevar a cabo una revolución.

El CPP, a través del NPA y de sus decenas de miles de cuadros, está en condiciones de dirigir al pueblo filipino en la intensificación de su resistencia a través de formas de lucha armadas y no armadas.

El Partido ve el crecimiento y la expansión constantes del NPA en los próximos años. Busca llevar la guerra popular a la siguiente fase de crecimiento. Al mismo tiempo, el Partido también ve que el crecimiento de la resistencia armada se combinará con el avance de las luchas de masas de los trabajadores y otros sectores democráticos en las ciudades.

El Partido tiene una estrategia clara para ganar la revolución democrática del pueblo. El Partido y sus fuerzas están en condiciones de acercar el movimiento revolucionario a la victoria.

¿Hay algo más que quiera añadir o decir a nuestros lectores?

Gracias por darnos la oportunidad de compartir nuestras experiencias y expresar nuestras opiniones sobre cuestiones importantes a las que se enfrenta el pueblo filipino y la gente de todo el mundo.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

La Armada rusa muestra sus músculos

Uno de los submarinos más peligrosos del planeta, el aerodeslizador militar más grande y drones marítimos, son algunos de...