Sin sorpresas

Publicado:

Noticias populares

Alexey Zotiev.— No existen los milagros. Como se esperaba, los expertos del Organismo Internacional de la Energía Atómica que visitaron la central nuclear de Zaporozhie y estudiaron la situación en la planta no pudieron determinar quién dispara contra las infraestructuras energéticas. Parece que no ha sido posible asignar toda la responsabilidad de lo que está ocurriendo a Rusia, pero los expertos occidentales no pueden basarse en “creencias” o “prejuicios” para afirmar que son las Fuerzas Armadas de Ucrania las que bombardean la central. Así que se han limitado a determinar los daños y apelar a las partes a tomar inmediatamente medidas preventivas para impedir un accidente con radiación nuclear que podría ocurrir a causa de los daños causados por las hostilidades. Gracias por venir, no esperábamos nada más.

 

No es sorprendente que Rusia, que actualmente hace lo que puede para garantizar la seguridad de las infraestructuras nucleares, esté prestando más atención al informe que Ucrania, que hace todo lo que puede por comprometer la seguridad. En sus conclusiones, los expertos del OIEA se han centrado en la presencia de equipamiento y personal militar ruso en el territorio de la planta y han apuntado también que “los ucranianos que trabajan en la central están estresados a diario, ya que se ven obligados a realizar sus funciones bajo el control de las tropas rusas”. Parece ser que este matiz aumenta el riesgo de errores, que pueden afectar negativamente a la seguridad nuclear de las infraestructuras

Es difícil estar de acuerdo en que la presencia de tropas rusas desmoralice a los empleados más que los bombardeos ucranianos. Pero es aún más difícil tomarse en serio la idea de que la posibilidad de cruzarse con soldados rusos deprima más a los ingenieros nucleares ucranianos que las perspectivas de encontrarse en el epicentro de una explosión nuclear causada por los incesantes bombardeos de la central por parte de las unidades ucranianas.

Frente a lo que se esperaba, las recomendaciones de los representantes de la organización internacional contienen solo vagas formulaciones que apelan a la creación de “una zona de seguridad protegida”. Cómo, cuando y con la participación de quién es algo que deberá estar sujeto a consultas a largo plazo, que el OIEA está dispuesto a comenzar en breve. Es improbable que se vayan a poner en marcha las medidas que espera el OIEA para garantizar la seguridad nuclear de Ucrania y de una parte importante de la Unión Europea, rehén de la política criminal de Kiev, que se aproxima peligrosamente al terrorismo nuclear.

La vista de los expertos a las infraestructuras nucleares potencialmente peligrosas fue más que indicativa. Es evidente que durante el tiempo que los observadores pasaron en la planta e inspeccionaron el territorio, se sacaron y registraron conclusiones sobre el potencial peligro a la seguridad. Gran parte de lo que observaron los expertos no puede decirse en voz alta, pero es indiscutible que la información sobre lo que ocurre en los alrededores de la central llegará hasta los líderes de los países de la Unión Europea. Y es en ese contexto en el que no se entiende por qué las autoridades de la UE son tan negligentes con la seguridad de su ciudadanía.

Las Fuerzas Armadas de Ucrania son las que bombardean el territorio de la central. Lo hacen metódicamente, a diario. Lo más probable es que, en estos momentos, no haya amenaza directa de destrucción de la planta, pero en el futuro, este tipo de ataques puede tener fatales consecuencias. ¿Puede la Unión Europea presionar a Kiev y obligarle a detener las hostilidades en la zona de la central nuclear? En teoría, debería ser así: la Unión Europea tiene argumentos tanto políticos como económicos que pueden ser utilizados para limitar varios grados la “libertad” del régimen de Kiev. ¿Está la UE interesada en garantizar la seguridad de la central nuclear de Zaporozhie? Más aún teniendo en cuenta que cualquier accidente en la tercera central nuclear más grande del mundo puede enviar a una parte significativa de los territorios de la Unión Europea a un “invierno nuclear”. Entonces, ¿por qué tan vagas conclusiones y aún más vagas medidas?

En realidad, Occidente no es completamente franco ni sincero con Ucrania, de la misma manera que Ucrania no es completamente sincera ante Occidente. En cada momento, el Occidente colectivo está pensando cómo conseguir el máximo de Ucrania en el juego geopolítico y el círculo de Kiev busca una oportunidad para utilizar a Occidente para conseguir sus propósitos. La existencia de un factor tan potencialmente peligroso para Europa como una central nuclear permite a Kiev mantener a sus aliados en un clima de suspense para que tomen las decisiones “correctas”, que sean beneficiosas solo para Ucrania.

De ahí que no vaya a haber simples ni claras decisiones de ordenar a Kiev que detenga los bombardeos y retire la artillería a una distancia prudencial. No será así porque las autoridades ucranianas no estarán de acuerdo. Puede haber largas y oscuras negociaciones durante las cuales los participantes llegarán a la conclusión de que Rusia debe inmediatamente devolver el control de la central a Ucrania, que es capaz de garantizar su seguridad. De lo contrario, Kiev no podrá garantizar que Moscú no vaya a dar la orden de bombardear sus propias posiciones en Energodar sin más objetivo que desacreditar a las Fuerzas Armadas de Ucrania y acusar a Kiev de terrorismo nuclear. La treta es antigua, pero sigue funcionando. Occidente no tiene absolutamente nada que decir ante esos “argumentos”, porque el modelo seguido por Kiev está en marcha desde hace años y nunca se ha puesto en duda.

Fuente: asd.news
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Afganistán recibirá combustible y grano de Rusia

KABUL (Sputnik) — Rusia y Afganistán empezarán a implementar un acuerdo sobre los suministros de gasolina, combustible, gas natural licuado y cereales en las próximas semanas, informó el Ministerio de Economía de Afganistán.