Mantener el terreno, perder la guerra

Publicado:

A finales de 1942, cuando la Wehrmacht no pudo avanzar más hacia el este, Hitler cambió las fuerzas terrestres alemanas de una estrategia focalizada “contra la fuerza del enemigo” a otra de “mantener el terreno”. Hitler exigió que sus ejércitos defendieran vastas franjas de territorio soviético, muchas de ellas vacías e irrelevantes.

Noticias populares

El “mantenimiento del terreno” no sólo privó al ejército alemán de su libertad de movimientos operativos y, lo que es más importante, de superar al lento y metódico adversario soviético; el “stand befhel” también llevó la logística alemana al límite. Cuando el mantenimiento del terreno se combinaba con interminables contraataques para recuperar territorios inútiles, la Wehrmacht estaba condenada a una destrucción lenta y aplastante.

 

El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky (probablemente con el consejo de sus asesores militares estadounidenses y británicos) también adoptó una estrategia de mantener el terreno en el este de Ucrania. Las fuerzas ucranianas se han inmovilizado dentro de las zonas urbanas y han preparado defensas. Como resultado, han convertido los centros urbanos en fortalezas para lo que se han convertido en “últimos puestos”. Se prohibieron las retiradas razonables de ciudades como Mariupol, que podrían haber salvado a muchas de las mejores tropas ucranianas. Las fuerzas rusas respondieron aislando y aplastando metódicamente a los defensores que no pudieron escapar ni ser rescatados por otras fuerzas ucranianas.

La determinación de Moscú de destruir las fuerzas ucranianas con el menor coste de vidas rusas se impuso. Las bajas ucranianas siempre han sido superiores a las registradas desde el momento en que las tropas rusas cruzaron al este de Ucrania, pero ahora, gracias al reciente fracaso de los contraataques ucranianos en la región de Jerson, han alcanzado niveles terribles que no se pueden ocultar. El número de víctimas ha alcanzado los 20.000 muertos o heridos al mes.

A pesar de la incorporación de 126 obuses, 800.000 proyectiles de artillería y Himars (artillería de cohetes estadounidense), los meses de duros combates están erosionando los cimientos de la fuerza terrestre de Ucrania. Ante este desastre, Zelensky sigue ordenando contraataques para retomar el territorio con el fin de demostrar que la posición estratégica de Ucrania frente a Rusia no es tan desesperada como parece.

El reciente avance ucraniano hacia la ciudad de Izium, el enlace entre el Donbas y Jarkov, parecía ser un regalo para Kiev. Sin duda, las redes de satélites estadounidenses proporcionaron a los ucranianos una imagen en tiempo real de la zona que mostraba que las fuerzas rusas al oeste de Izium contaban con menos de 2.000 efectivos ligeros (el equivalente a la policía paramilitar, por ejemplo, el Swat y la infantería aerotransportada).

El mando ruso optó por retirar su pequeña fuerza de la zona, que representa aproximadamente el 1 por cien del antiguo territorio ucraniano ahora bajo control ruso. Sin embargo, el precio de la victoria para la propaganda de Kiev fue alto: según la fuente, entre 5.000 y 10.000 soldados ucranianos murieron o resultaron heridos en una zona llana y abierta que la artillería, los cohetes y los ataques aéreos rusos convirtieron en un campo de exterminio.

Dada la incapacidad de Washington para poner fin a la guerra en Ucrania con la derrota de las armas rusas, parece seguro que el “Beltway” (*) intentará, en cambio, convertir las ruinas del Estado ucraniano en una herida abierta en el bando ruso que nunca sanará. El problema de este planteamiento desde el principio fue que Rusia seguía teniendo recursos para intensificar considerablemente los combates y acabar con ellos en Ucrania en condiciones muy duras. La escalada ya está en marcha.

En una declaración pública que no debería sorprender a nadie, el presidente Putin anunció la movilización parcial de 300.000 reservistas. Muchos de estos hombres sustituirán a las fuerzas regulares del ejército ruso en otras partes de Rusia y los liberarán para las operaciones en Ucrania. Otros reservistas reforzarán las unidades rusas que ya participan en el este de Ucrania.

Washington siempre ha confundido la voluntad de Putin de negociar y limitar el alcance y la destructividad de la campaña en Ucrania como una prueba de debilidad, cuando estaba claro que los objetivos de Putin siempre se limitaron a eliminar la amenaza de la OTAN para Rusia en el este de Ucrania. La estrategia de Washington de aprovechar el conflicto para vender aviones de combate F-35 a Alemania -así como grandes cantidades de misiles, cohetes y radares a los gobiernos aliados de Europa Central y Oriental- está resultando contraproducente.

El establishment de defensa de Estados Unidos tiene un largo historial de éxito en aplacar a los votantes con clichés sin sentido. A medida que las condiciones favorables a Moscú se desarrollan en el este de Ucrania y la posición de Rusia en el mundo se fortalece, Washington se enfrenta a una dura elección: afirmar que ha logrado “degradar el poder ruso” en Ucrania y reducir sus acciones. O arriesgarse a una guerra regional con Rusia que envuelva a Europa.

En Europa, sin embargo, la guerra de Washington con Moscú es algo más que un tema desagradable. La economía alemana está al borde del colapso. Las industrias y los hogares alemanes están hambrientos de energía, que se encarece cada semana. Los inversores estadounidenses están preocupados porque los datos históricos indican que los resultados económicos de Alemania suelen ser un presagio de tiempos económicos difíciles en Estados Unidos.

Y lo que es más importante, la cohesión social en los Estados europeos, especialmente en Francia y Alemania, es frágil. Al parecer, la policía de Berlín está elaborando planes de contingencia para hacer frente a los disturbios y saqueos durante los meses de invierno si la red energética de la ciudad “multicultural” se colapsa. El descontento va en aumento, por lo que es muy probable que los gobiernos de Alemania, Francia y Gran Bretaña sigan el ejemplo de sus colegas de Estocolmo y Roma, que han perdido o perderán el poder frente a las coaliciones de centro-derecha.

En este momento, Kiev sigue haciéndole un favor a Moscú al empalar las últimas reservas de mano de obra de Ucrania en las defensas rusas. Washington, según insiste el Presidente Biden, apoyará a Ucrania “todo el tiempo que sea necesario”. Pero si Washington sigue agotando las reservas estratégicas de petróleo de Estados Unidos y enviando sus reservas de guerra a Ucrania, la capacidad de proteger y abastecer a Estados Unidos competirá con el apoyo a Ucrania.

Rusia ya controla el territorio que produce el 95 por cien del PIB de Ucrania. No es necesario que apoye más al oeste. En el momento de escribir estas líneas, parece seguro que Moscú terminará su trabajo en el Donbas, y luego se dedicará a tomar Odesa, una ciudad rusa que vio las terribles atrocidades cometidas por las fuerzas ucranianas contra los ciudadanos rusos en 2014.

Moscú no tiene prisa. Los rusos son muy metódicos y decididos. Las fuerzas ucranianas se desangran en un contraataque tras otro. ¿Por qué las prisas? Moscú puede ser paciente. China, Arabia Saudí e India compran petróleo ruso en rublos. Las sanciones perjudican a los aliados europeos de Estados Unidos, no a Rusia. El próximo invierno probablemente hará más por cambiar el panorama político de Europa que cualquier acción que pueda llevar a cabo Moscú. En Zakopane, una ciudad de 27.000 habitantes en el extremo sur de Polonia, ya está nevando.

Coronel Douglas Mac Gregor del ejército de Estados Unidos

(*) En la jerga política de Estados Unidos, “beltway” (carretera de circunvalación) designa a los círculos dirigentes de Washington

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias