Serbia se suelta la melena veinte años después

Publicado:

El presidente serbio Aleksandar Vucic se ha vuelto mucho más audaz en sus relaciones con Occidente. Apoyó la rebelión administrativa de los serbios de Kosovo, lo que provocó una nueva escalada del conflicto. Calificó los acontecimientos de la región de “cambios tectónicos”. ¿Qué son? ¿Y por qué es importante desde el punto de vista de los intereses de Rusia?

Noticias populares

El término “cambios tectónicos” no sólo es importante, sino que también tiene un significado histórico. Implica que la situación anterior ya no existirá y será diferente en el futuro. Por ejemplo, para Rusia, el día del “cambio tectónico” fue el 24 de febrero de este año. Sin embargo, el presidente serbio Aleksandar Vucic habla de un acontecimiento de escala más modesta, y que aún puede revertirse si se es lo suficientemente flexible.

 

En un día, casi todos los serbios étnicos que formaban parte del gobierno de Kosovo dimitieron. Estamos hablando de un ministro, diez diputados, cuatro alcaldes, además de policías, funcionarios y jueces. Cabe destacar que no pertenecían a las autoridades formalmente legales de la provincia serbia de Kosovo y Metohija, sino a las autoridades del Estado autoproclamado de la República de Kosovo. Esta última no es reconocida ni por Serbia ni por Rusia. Se podría llamar a esta situación “colaboracionismo”, pero esto son los Balcanes, y todo es más complicado.

Los serbios de Kosovo no quieren en absoluto trabajar para el cuasi-Estado albanés, ni los serbios que dimitieron, ni los que les reprocharon su colaboración con los “ocupantes albaneses”. Sin embargo, una pequeña comunidad serbia (25.000 personas como máximo) no puede vivir permanentemente en condiciones de guerrilla contra un millón y medio de albaneses y soldados de la OTAN bajo la marca regional KFOR. Sin embargo, esta comunidad seguirá viviendo en su tierra. A Kosovo se le llama la cuna de la cultura serbia, el corazón de Serbia. Los que querían marcharse lo hicieron hace tiempo, y pocos les culparon: es difícil ser serbio en Kosovo.

Pero como algunos se han quedado, “hay que protegerlos” y sus intereses, incluidos los que antes limpiaban étnicamente a la población serbia de la región.

De hecho, Occidente necesita dar la impresión de que ha conseguido reconciliar a los pueblos enfrentados y crear un Estado multinacional en Kosovo, donde se protejan los derechos de las minorías. Por eso se ha prohibido a las autoridades albanesas utilizar el águila negra nacional como símbolo, en favor de una bandera similar a la de la Unión Europea, en la que cada asterisco designa a uno de los grupos étnicos de Kosovo, hasta los gitanos.

El incumplimiento de los acuerdos de 2013

Los serbios de Kosovo y el Belgrado oficial de la Unión Europea fueron persuadidos de cooperar con los albaneses. Y en 2013, finalmente se retiraron. Luego, con las garantías de Bruselas como intermediario entre Belgrado y las autoridades albanesas, se firmó un acuerdo en Pristina. Muchos serbios lo vieron como una traición, aunque no implicaba el reconocimiento de la independencia de Kosovo. De hecho, se trataba de una opción de solución provisional, que explicaba cómo convivir.

El acuerdo resultó ser importante. El punto principal es que en la primera etapa, los serbios de Kosovo debían integrarse en las autoridades de Kosovo y votar por la autonomía de acuerdo con las leyes de Kosovo. La segunda etapa consistió en la creación de una comunidad de municipios serbios. Se trata, por decirlo en términos muy generales, de la federalización de Kosovo. Trazar líneas administrativas entre serbios y albaneses que los albaneses reconozcan sin asumir que “todo Kosovo les pertenece y si no es ahora, será después”.

Pero no hace falta decir que este principio se ha mantenido. Han pasado casi diez años y los municipios serbios aún no han sido legalizados. Las actuales autoridades albanesas sugieren que no lo serán, mientras que las anteriores autoridades, firmantes del acuerdo, exigen que esta parte nunca se respete. De hecho, a lo largo de los años, los albaneses han ido recortando los derechos y las oportunidades de los serbios, normalmente por el método del ataque descarado. En respuesta, los serbios armaron un escándalo y la Unión Europea intervino a regañadientes. Los albaneses retrocedieron, con aire de dignidad ofendida, pero un paso o dos menos que antes. Así que poco a poco siguieron su política: cuantos menos serbios hubiera, mejor, y los que quedaran debían vivir sólo como albaneses, sin presumir de ello…

El asunto de la matrícula: más que un símbolo

El principal escollo de este año ha sido la cuestión de las matrículas. Los serbios de Kosovo, que en su mayoría viven en la frontera con Serbia, solían conducir con matrícula serbia, por supuesto. Pero ahora se ven obligados a volver a matricular sus coches y a coger los de Kosovo, que no están reconocidos en Serbia. Es una cuestión de conveniencia, legalidad y principios. Sin embargo, después de la guerra, los serbios que se incorporaron a la parte albanesa de Kosovo no dudaron, sin ningún pudor, en cambiar los números de los coches por números cuasi estatales. A lo largo del año, en la frontera administrativa (desde su punto de vista, estatal) con Serbia, los albaneses intentaron varias veces, incluso el pasado mes de julio, bloquear los coches serbios, en particular deteniendo y registrando todos los coches con matrículas “erróneas”. Los serbios, que ya suelen estar en rebelión local, se movilizaron contra esta medida. Belgrado puso sus tropas en alerta y la Unión Europea, que realizó una investigación, presionó a los albaneses. Este último anunció entonces el aplazamiento de la “solución definitiva de la cuestión serbia”, es decir, la cuestión de las matrículas, durante varios meses.

El tema volvió a surgir a principios de noviembre, y las tensiones se repitieron, pero esta vez de forma diferente. Uno de los jefes de policía del norte de Kosovo, de población serbia, un tal Nenad Djuric (por supuesto, serbio), se negó a dar órdenes para sustituir los números de las matrículas, aunque según la ley albanesa estaba obligado a hacerlo. Como consecuencia de este comportamiento, fue despedido, lo que provocó una oleada de dimisiones voluntarias de otros serbios.

En otras palabras, en el polvorín de Europa vuelven a echar humo. Y esto es muy molesto para la Unión Europea y Estados Unidos, porque echa por la borda diez años de declaraciones finalmente falsas sobre el estado de la convivencia.

En su mayoría, los serbios están unidos en un partido: la “Lista Serbia para Kosovo”. Oficialmente está dirigido por el presidente Vucic, pero él declara que no tiene nada que ver con los “cambios tectónicos”, sino todo lo contrario. Al parecer, ha conseguido disuadir a los serbios de Kosovo una docena de veces para que no reaccionen, pero ha fracasado por undécima vez. Por su parte, la Unión Europea, incapaz de influir en sus “insolentes pupilos albaneses”, tiene la culpa.

Paradójicamente, puede que Vucic no mienta cuando dice que sus esfuerzos de mediación han llegado al límite. Por lo menos, tenía que contener las embestidas de sus compañeros kosovares. Pero estos últimos consideraron los acuerdos con la Unión Europea como una capitulación, y juzgaron la posición de Belgrado en su conjunto como casi traicionera.

Los Acuerdos de Minsk están en la mente de todos

Ahora, sin embargo, los serbios de Kosovo y Belgrado están unidos en sus demandas: anular la decisión sobre el número de vehículos y crear por fin municipios serbios. Curiosamente, la Primera Ministra de Serbia, Anna Brnabic, se mostró muy dura en este asunto y tajante en una reunión con representantes de la Unión Europea, lo que no suele esperarse de una graduada prooccidental de las ONG europeas. La política estuvo a punto de dar un puñetazo en la mesa: no importa lo que piensen en Pristina, pero si Europa es la garante de los acuerdos, que actúe como tal. Por su parte, Vucic, aunque no sea su designio, probablemente se alegre de que los “socios europeos” estén literalmente en llamas: se han visto de nuevo atrapados en la impotencia política y en la incapacidad de domar a esos “gólems” que ellos mismos han creado.

Rusia es consciente de la situación. Lo mismo ocurrió con los Acuerdos de Minsk, que también pueden describirse como un plan para la federalización limitada de Ucrania. Berlín y París eran sus garantes, pero no podían o no querían obligar a Kiev, que dependía de Occidente, a respetar estos acuerdos. Como resultado, tuvieron un gran conflicto militar, y pueden tenerlo en Kosovo, pero a menor escala. Ahora, Vucic, personalmente, no necesita una guerra: tiene que llegar a fin de mes con el presupuesto civil de Serbia.

¿No es ése el “cambio tectónico” del que habla el Presidente de Serbia?

Deberíamos hablar de otra cosa que no sea una guerra. De hecho, los serbios -tanto en Kosovo como en Belgrado- han torpedeado un plan de arreglo que propusieron los alemanes y los franceses (¡estos dos pensaban que ya estaban casi de acuerdo con Belgrado!).

En resumen, el plan es el siguiente. Belgrado aún no tiene que reconocer a Kosovo, ya que le resulta inaceptable, pero debe retirar sus objeciones a la admisión de Kosovo en la ONU.  Es cierto que Rusia y China bloquean este reconocimiento, pero estos dos países se guían de hecho por la posición de Serbia. Este reconocimiento lo llevarían a cabo los países de la Unión Europea que aún no lo han hecho (Grecia, España, Chipre, Rumanía y Eslovaquia). A cambio, Serbia se beneficiaría de una integración continua en la Unión Europea hasta convertirse en miembro de pleno derecho en el futuro, obteniendo así los beneficios económicos que necesita. Es fácil suponer que el siguiente paso sería la unificación de Serbia y Kosovo dentro de la Unión Europea, lo que, desde el punto de vista de Bruselas, resolvería el conflicto. Sin embargo, al mismo tiempo, la federalización de Kosovo sería un engaño adicional, ya que daría lugar a la expectativa de que Serbia podría devolver al menos las tierras habitadas por los serbios, ya que su presencia en Kosovo no es legal ni lógica. Sus fronteras actuales son históricas, no étnicas, mientras que lo que hay que resolver es el conflicto étnico.

Sin embargo, los albaneses rechazaron la federalización. Y Vucic rechazó el plan franco-alemán. Y tenía razón al hacerlo, porque este plan es una ficción total que conduciría, en primer lugar, a la plena adhesión de Kosovo a la OTAN y, en consecuencia, a la imposibilidad de cambiar nada en la provincia, recurriendo, si fuera necesario, al uso de la fuerza, y esta necesidad aparecería sin duda.

Independientemente de si vale la pena perseguir los objetivos de este plan, las acciones de Belgrado son ahora irreversibles. Pero tanto Pristina como Bruselas aún pueden cancelar sus obligaciones. Y aunque los europeos crean sinceramente que no lo harán, no se pueden fiar: una vez más fallarán en todo; una vez más no encontrarán la fuerza para presionar a los albaneses. Como ocurrió con los acuerdos de 2013. Como en el caso de los Acuerdos de Minsk.

A partir de ahí, asumiremos que el rechazo al proyecto franco-alemán-bruselas es un “cambio tectónico”. Resulta que se puede mandar a Europa al infierno señalando directamente su fracaso político. Pristina lleva años haciendo esto. Los serbios, como si se estuvieran recuperando del shock de 1999, también lo están intentando ahora. Y mientras tienen suerte…

El partido entre el mundo serbio y el occidental

En primer lugar, Belgrado fue capaz de resistir una presión sin precedentes y no impuso sanciones a la Federación Rusa, a pesar de los ultimátums directos. En segundo lugar, Milorad Dodik, apologista de la reunificación del mundo serbio y enemigo de la Unión Europea, no sólo ganó las elecciones presidenciales en la República Srpska de Bosnia y Herzegovina, sino que defendió esta victoria, a pesar de que la oposición financiada por Occidente se negó a reconocer los resultados de la votación e intentó iniciar otra “revolución de colores”. Todo esto también puede considerarse como “cambios tectónicos” que se mueven en la misma dirección que Rusia, rechazando el modelo de desarrollo de Occidente.

Nuestro éxito común en este sentido es la quiebra política de la Unión Europea como institución incapaz de resolver los conflictos etnopolíticos. Esto depende más de las acciones rusas en Ucrania que de las serbias en Kosovo, pero sería deshonesto no notar que Belgrado también está desafiando la “Pax Americana”. Esto no está al mismo nivel de desafío que Rusia, por supuesto, pero es, sin embargo, el comienzo de una nueva era.

La clave es no equivocarse de táctica, como hicieron los socialistas italianos cuando abandonaron a las autoridades para protestar contra el terror de los fascistas de Mussolini. Al final, sólo ayudó al dictador a reforzar su poder. Pero le asustó tanto que decidió “limpiar” a todos los que no estaban de acuerdo. Así es como el fascismo se estableció por primera vez en un país europeo. Pero en los Balcanes, como siempre, todo es mucho más complicado…

Dmitri Bavyrin https://news.rambler.ru/world/49671086-serbiyu-i-kosovo-zhdut-tektonicheskie-peremeny/

Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias