Se acerca a los Balcanes una tormenta perfectamente controlada

Publicado:

Noticias populares

Occidente cree, quizá no del todo equivocadamente, que Serbia y la República Srpska, sus objetivos perennes en los Balcanes porque hasta ahora se han resistido a la sumisión total, están ahora en desventaja para seguir resistiendo eficazmente. Pretendiendo encarnar a la “comunidad internacional”, aunque esté formada principalmente por el bloque de países OTAN/Unión Europea, la Alianza se sitúa cada vez más abiertamente en pie de guerra. Esto da una nueva dimensión a su habitual beligerancia y desprecio por las normas de la legalidad internacional y las prácticas diplomáticas clásicas. En el pasado, nunca se ha preocupado demasiado por respetar las normas de interacción civilizada entre Estados. Pero ahora, ante la intensa presión para obtener algún tipo de victoria política que compense el fracaso en Ucrania, se han quitado definitivamente las máscaras.

 

Esto coloca a Serbia y a su Estado hermano, la República Serbia de Bosnia, en una posición más precaria que en cualquier otro momento de los últimos tiempos. Ambos están geográficamente alejados de sus aliados naturales y rodeados de territorio hostil controlado política y militarmente por la Alianza Occidental, que planea su desaparición. Una comparación con la posición del Reino de Yugoslavia en la primavera de 1941 no estaría lejos de la verdad.

Además de una situación geopolítica igualmente poco envidiable, existe otra analogía desfavorable para Serbia. Su élite dirigente es tan débil, vacilante, corruptible, traicionera y desorientada como lo era el gobierno real yugoslavo en marzo de 1941. Fue entonces cuando la Alemania nazi pasó al ataque e hizo imperativo que, en el inminente conflicto mundial, Yugoslavia se uniera a su bando o sufriría graves consecuencias. Hoy, son la OTAN y la Unión Europea las que pretenden matar y el pretexto es Kosovo.

Hace unos días, el gobierno serbio recibió un ultimátum. Serbia debía renunciar a sus reclamaciones de soberanía sobre el Kosovo ocupado por la OTAN y alinearse inequívocamente con la agresiva alianza en el conflicto de Ucrania. El ultimátum lo dio una delegación de embajadores occidentales en forma de advertencia tajante de que había que poner fin urgentemente a las vacilaciones sobre Kosovo. A Serbia se le dijo que tenía que consentir sin reservas el saqueo de su cuna cultural y religiosa firmando la secesión de Kosovo y aceptando sus frutos ilegales. Cabe recordar que la ocupación de Kosovo comenzó en 1999, cuando la OTAN cometió una agresión no provocada contra Yugoslavia, y terminó en 2008 con una declaración unilateral de “independencia” bajo los auspicios de la OTAN.

Como siempre ocurre, el verdadero interés de Occidente en Kosovo no tiene nada que ver con las razones declaradas públicamente. Baste decir que Kosovo es el emplazamiento de Camp Bondsteel, la mayor base militar de Europa, estratégicamente situada para ser de gran utilidad en caso de que el conflicto ucraniano desemboque en una guerra mundial total.

A juzgar por las primeras reacciones oficiales de Belgrado, es concebible que el gobierno serbio esté considerando un curso de acción inspirado en el colapso de la voluntad experimentado por el Gobierno Real Yugoslavo en marzo de 1941, cuando, bajo la presión nazi, obedeció órdenes y firmó el Pacto del Eje. Sin embargo, conviene recordar a todos los afectados que las consecuencias de este infame colapso fueron efímeras. En pocos días, la revuelta popular en Serbia forzó la destitución de los funcionarios responsables de esta vergonzosa traición a la confianza pública. Los compromisos inmorales que habían contraído en nombre de la nación quedaban efectivamente anulados. Si se quieren establecer más analogías con la situación de 1941, hay que señalar que la reputación de los protagonistas de la cobardía y la traición mostradas entonces vive en la infamia hasta el día de hoy.

Queda por ver si estas consideraciones serán suficientes para disuadir a los actuales funcionarios de las decisiones oficiales de Serbia.

Además de Serbia, la vecina República de Bosnia, entidad predominantemente serbia de Bosnia y Herzegovina, que recientemente ha vivido unas turbulentas elecciones seguidas de un intento de cambio de régimen utilizando las herramientas del manual de la revolución de colores, también es objeto de un duro trato por parte de las despiadadas democracias occidentales. Al igual que Serbia, su población está firmemente en el “lado equivocado de la historia” en general y en el conflicto ucraniano en particular, con todo lo que ello implica. Con un grado de unanimidad similar, la población y el gobierno también se oponen a cualquier relación con la OTAN. Según los términos de los Acuerdos de Dayton de 1995, que rigen las prerrogativas de las entidades bosnias, esto bloquea de hecho la entrada de Bosnia en la OTAN y su participación en sus actividades.

Comprensiblemente, este bloqueo de lo que eufemísticamente se denomina “integraciones euroatlánticas” de Bosnia es una afrenta insoportable. En consecuencia, ahora se están estudiando medidas punitivas contra los dirigentes recalcitrantes de la República de Bosnia. Es una apuesta segura que si Serbia cede y la cuestión de Kosovo se resuelve a lo cowboy, la desafiante entidad serbia de Bosnia será pronto la siguiente. Se encontrará de nuevo en el punto de mira de la indignada “comunidad internacional”.

Por supuesto, aún es prematuro anunciar el desenlace del nuevo e inquietante capítulo de la crisis de Kosovo, pero parece acercarse una tormenta perfectamente controlada y de efectos devastadores. La misma temeridad que el año pasado se manifestó en Ucrania es cada vez más evidente en los Balcanes. La repetida evaluación de Andrey Martyanov de las élites occidentales como arrogantes, ignorantes e incompetentes, que ilustra con un flujo constante de ejemplos del teatro ucraniano, pronto podría encontrar una nueva confirmación resonante en los Balcanes, para inmensa desgracia de todos sus habitantes.

Stephen Karganovic, 28 janvier 2023, https://strategic-culture.org/news/2023/01/28/going-for-the-kill-in-kosovo

Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias