¿Ciencia o tortura? España, actor clave en los experimentos con primates en peligro de extinción

Publicado:

España es el tercer mayor importador de un mercado que en los últimos 20 años ha introducido en la UE hasta 238.000 monos con fines de vivisección. El negocio asciende en total a 869 millones de dólares. En Cataluña se halla el mayor centro de Europa de distribución y cuarentena de macacos, cuyo maltrato denuncian las organizaciones animalistas.

Noticias populares

Yarisley Urrutia.— Decenas de miles de primates son utilizados cada año en todo el mundo en proyectos de investigación y pruebas de toxicidad. Estos experimentos causan un sufrimiento espantoso a los animales, a los que se suele dar muerte al término de los ensayos.

 

De 2002 a 2021, entre 218.000 y 238.000 de estos animales fueron introducidos en la UE con fines de realizar experimentos. Tales son los datos que arroja una investigación publicada en la revista científica European Journal of Wildlife Research, donde también se constata que el volumen de este negocio en las últimas dos décadas asciende a 869 millones de dólares.

De todos los primates no humanos, el macaco de cola larga es objeto del principal comercio. Procede del sudeste asiático, donde Isla Mauricio y Vietnam destacan como grandes exportadores. Las instalaciones de cría en origen a menudo carecen de condiciones para garantizar las necesidades psicológicas y conductuales de los animales. Y los capturados en su hábitat sufren un estrés extremo, aparte del daño que se ocasiona al medio ambiente.

En Europa y EEUU las granjas que los acogen operan como centros de distribución. En la UE, la más grande se encuentra en España, en Carmales, un pueblo de la provincia de Tarragona. Allí, Camarney SL gestiona una instalación propiedad de Noveprim, compañía al cargo de granjas de macacos en Mauricio y que a su vez es parte de la multinacional Charles River Laboratories, que controla la mayor parte de un negocio mundial que le genera unos ingresos anuales de más de 3.500 millones de dólares.

Desde España a Europa

En 2003, en medio de un limbo legal en el que se encontraban las licencias de obra y actividad, llegaron los primeros 300 macacos a Camarles. En 2007 ya era 3.600. En 2013, Igualdad Animal denunció las condiciones de la instalación y en 2014 Animals Defenders International publicó una investigación con videos sobre la brutalidad ejercida contra estos monos. En 2022 la Generalitat de Cataluña confirmó que Camarney no es un centro de cría, sino solo de distribución y cuarentena.

Unos dos tercios de los macacos de Camarney proceden de las granjas de Noveprim en Mauricio. “El resto procede de Vietnam, de la mayor granja de macacos del mundo, Nafovanny”, explican a Sputnik en Abolición Vivisección, organización que denuncia los experimentos con animales.

“La gran mayoría de los macacos de Camarney son vendidos a laboratorios de Alemania, Francia y del Reino Unido. Aunque desde que China dejó de exportar macacos debido a las restricciones de la pandemia, también son enviados a otro suministrador de animales de laboratorio en Holanda, R.C. Hartelust”, comenta su portavoz a tiempo de recordar que en España la Universidad de Navarra “usa o ha usado” macacos de Camarney para sus investigaciones.

En peligro de extinción

España, en tanto que es miembro de la UE, está adherida a CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), un acuerdo internacional concertado entre los gobiernos que tiene por finalidad velar por que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no constituya una amenaza para la supervivencia de las especies.

Pero como recuerdan en la organización británica Action For Primates, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) el macaco de cola larga se halla en peligro de extinción desde 2022. “La nueva evaluación se basó en el grado de explotación de la especie, que incluye su comercio para investigación y pruebas para servir de mascotas y de entretenimiento, y para el consumo humano así como su matanza debido a interacciones negativas con las personas”, explica a Sputnik Sarah Kite, cofundadora de Action For Primates.

“Todo esto, unido a la continua destrucción de su hábitat, está diezmando las poblaciones salvajes de macacos de cola larga, una especie de primate clave en la dispersión de semillas, importante para el ecosistema y que contribuye a la biodiversidad”
— Sarah Kite
Cofundadora de Action For Primates

“Se enfrentan a un riesgo muy alto de extinción en estado salvaje (…) porque es la especie de primate con la que más se comercia y la más utilizada en investigación y pruebas de toxicidad [envenenamiento]”, explica Kite al lamentar que tal comercio haya adquirido una “escala industrial” centrada en el sudeste asiático y Mauricio. “La industria debe rendir cuentas por los efectos de sus acciones”, sentenció.

¿Está justificada la vivisección?

La experimentación animal incluye la implantación de electrodos en el cerebro, la privación de comida y agua, y la administración de substancias tóxicas vía intravenosa, entre otras prácticas “también existen experimentos que parecen puro sadismo que justifican con estudios del comportamiento”, recuerdan en Abolición Vivisección.

“Los macacos son torturados para ver cómo reaccionan, por ejemplo, sustituyen a sus crías por peluches, les aterrorizan continuamente con serpientes y arañas, les privan de sueño y comida, etc”.

Abolición Vivisección

Pero estos métodos de investigación en vivo son en realidad viejos. Se pueden obtener modelos predictivos mediante simulaciones informáticas, cultivos tridimensionales de células humanas y chips en órganos. “A pesar de las similitudes biológicas, no significa que el efecto de un fármaco o producto químico sea el mismo en ambas especies”, afirma Sarah Kite al subrayar que inducir artificialmente enfermedades impropias de los primates no humanos, tampoco significa que se repliquen de igual manera en estos animales. “El SIDA o el Parkinson no se dan en ellos”, explica.

“Es inaceptable que en el siglo XXI sigamos infligiendo tanto dolor, angustia y sufrimiento a primates y otros animales en experimentos. Creemos que en Europa falta voluntad política, así como inercia académica y de financiación, para ponerles fin”.
— Sarah Kite
Cofundadora de Action For Primates

“La realidad es que el uso de macacos y de cualquier otro animal para intentar obtener resultados válidos en humanos es completamente inútil, solo retrasa el avance en el conocimiento que realmente pueda ayudar a entender y curar enfermedades en los humanos”, precisan al respecto en Abolición Vivisección, donde advierten que “más del 92% de los medicamentos que se prueban con animales “no son válidos para humanos”.

A juicio de esta organización, los propios investigadores “deberían oponerse” a que tales experimentos sigan condicionando la investigación, al estar exigidos por ley. En 2021, en pleno esfuerzo científico en España en pos de la obtención de vacunas contra el COVID-19, se supo del maltrato continuado en Vivotecnia, un laboratorio donde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) subsidiaba parte de sus experimentos con macacos con vistas a la obtención de vacunas contra el coronavirus.

En Abolición Vivisección aseguran que el CSIC sigue externalizando tales prácticas. “En el caso de Vivotecnia, los macacos son importados desde el centro holandés R.C. Hartelust. Estos transportes se realizan por carretera, en un viaje de un día en el que son encerrados en cajas sin apenas comida y bebida”, explican.

Las directivas de la UE

En aras de evitar el “elevado estrés, el riesgo de lesión y el sufrimiento durante su captura y transporte”, la Unión Europea reconoce desde hace años (directivas 86/609/EEC y 2010/63/EU) la necesidad de acabar con la captura de los animales en la naturaleza, favoreciendo el uso de aquellos que sean progenie de los que ya han sido criados en cautividad o procedan de colonias sostenibles.

El estudio de viabilidad de 2017 preveía la prohibición a partir de noviembre de 2022, recuerdan en Action For Primates. Pero un segundo estudio de viabilidad publicado en abril de 2023 ha concluido que no es posible lograr tal propósito “en el futuro”. Sarah Kite se muestra “extremadamente decepcionada” al respecto, dado que el comercio de primates capturados en su hábitat natural “es una práctica ampliamente condenada por su crueldad y el sufrimiento que implica”. “No poner fin a la participación de la UE en este comercio es un duro golpe para el bienestar animal”, lamenta.

En Abolición Vivisección aseguran desconocer el motivo de la no implementación de las directivas. “Más aún cuando los macacos de cola larga fueron declarados en peligro de extinción en 2022”, dicen al señalar la peligrosa contradicción entre ambos estudios de viabilidad “porque podría significar otra muestra del sometimiento hacia los lobbies de la experimentación animal en detrimento de la vida, la moral y la ciencia”.

“En cualquier caso, la legislación actual no contempla la prohibición de estas granjas y el uso de primates, sino que anima a criar en territorio europeo mientras que sigue aumentando el uso de estos animales en los laboratorios”, concluye su portavoz.

 

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Hezbolá diezma el ejército nazi-sionista y los sitios de espionaje mientras continúan los ataques de represalia

El movimiento de resistencia libanés Hezbolá dice que ha atacado a las fuerzas y equipos militares israelíes en la parte norte de los territorios palestinos ocupados durante nuevas operaciones pro palestinas.

Le puede interesar: