Hegemonía y tecnología: los presupuestos del Pentágono para el año que viene

Publicado:

Noticias populares

El 13 de marzo el gobierno de Biden desveló su solicitud de presupuesto militar de 842.000 millones de dólares para 2024, el mayor desde el punto álgido de las guerras de Afganistán e Irak. El año pasado se añadieron 35.000 millones de dólares a la petición de la administración, y este año es probable que su adición sea al menos igual de grande. Dado que las fuerzas estadounidenses ni siquiera están oficialmente en guerra en estos momentos, ¿a qué se debe tanto gasto militar?

 

La respuesta dada por altos funcionarios del Pentágono y de la que se hacen eco los principales medios de comunicación de Washington es que el país se enfrenta a un riesgo creciente de guerra con Rusia o China (o ambas) y que la lección del actual conflicto en Ucrania es la necesidad de almacenar grandes cantidades de bombas, misiles y otras municiones. “El Pentágono, haciendo malabarismos con Rusia y China, busca miles de millones para armas de largo alcance” era un titular típico del Washington Post sobre esta solicitud de presupuesto para 2024. Los líderes militares están abrumadoramente centrados en un posible conflicto futuro con alguna de estas potencias, o con ambas, y están convencidos de que hay que gastar mucho más dinero ahora para prepararse para tal desenlace, lo que significa comprar más tanques, barcos y aviones, y todas las bombas, proyectiles y misiles que transportan.

Muchos de los miles de millones de dólares que se están añadiendo son para comprar exactamente el equipo que uno esperaría utilizar en una guerra con estas potencias a finales de los años 2020 o 2030. Además de los costes de personal y funcionamiento, la mayor parte del presupuesto propuesto -170.000 millones de dólares, o el 20 por cien- se destina a la compra de este tipo de equipos.

Una parte sorprendente -145.000 millones de dólares o el 17 por cien- se destina a posibles guerras en las décadas de 2040 y 2050. Como es probable que la competencia estratégica con China continúe durante décadas y que la guerra puede estallar en cualquier momento de esta trayectoria futura, el Pentágono solicita la mayor asignación jamás destinada a la llamada “investigación, desarrollo, prueba y evaluación” (RDT&E), el proceso de convertir los últimos descubrimientos científicos en armas de guerra.

Estos 145.000 millones de dólares son más de lo que cualquier otro país, excepto China, gasta en defensa en su conjunto, y constituyen aproximadamente la mitad del presupuesto militar total de China.

Una parte de T&E es para actualizaciones futuristas de sistemas de armas existentes. Por ejemplo, el bombardero B-52 -que a sus 70 años es el modelo más antiguo aún en servicio- está siendo modernizado para portar armas experimentales AGM-183A Air-Launched Rapid Response Weapons o misiles hipersónicos avanzados.

Pero gran parte de este dinero, especialmente la parte destinada a I+D, se destina a desarrollar armas que puede que no se utilicen en el campo de batalla durante décadas, si es que llegan a utilizarse alguna vez. El gasto en estos sistemas sigue siendo de millones o pequeños miles de millones, pero sin duda alcanzará decenas o cientos de miles de millones de dólares en los próximos años, lo que garantiza que los futuros presupuestos del Pentágono ascenderán a billones.

El armamento de tecnología emergente

La mayor atención que presta el Pentágono al desarrollo de las armas del futuro se basa en la premisa de que China y Rusia seguirán siendo adversarios importantes durante las próximas décadas y que las futuras guerras con estos países, u otras grandes potencias, podrían decidirse en gran medida por el dominio de la inteligencia artificial (inteligencia artificial) y otras tecnologías emergentes. Entre ellas figuran la robótica, la hipersónica (proyectiles que vuelan a más de cinco veces la velocidad del sonido) y la informática cuántica. Como se afirma en la solicitud presupuestaria del Pentágono para 2024:

“Un abanico cada vez mayor de tecnologías en rápida evolución y de aplicaciones innovadoras de las tecnologías existentes complica la capacidad del [Departamento de Defensa] para mantener una ventaja en la credibilidad del combate y la disuasión. Las nuevas capacidades, como las armas basadas en el espacio, las armas hipersónicas, las cargas útiles y los sistemas vectores nuevos y emergentes… crean un mayor potencial… de cambios en la percepción de la disuasión del poder militar estadounidense”.

Para asegurarse de que el país puede dominar a las fuerzas chinas y rusas en cualquier situación imaginable, Washington debe invertir en tecnologías avanzadas que puedan dominar los futuros campos de batalla. Por ello, 17.800 millones de dólares del presupuesto RDT&E de 145.000 millones se destinarán directamente al desarrollo de ciencia y tecnología militar. Estos fondos, explica el Pentágono, se utilizarán para acelerar la militarización de la inteligencia artificial y el crecimiento de otras tecnologías emergentes, en particular la robótica, los sistemas de armas autónomos (o no tripulados) y los misiles hipersónicos.

La inteligencia artificial

La inteligencia artificial es de especial interés para el Ministerio de Defensa, dada su amplia gama de posibles usos militares, como la identificación y evaluación de objetivos, la mejora de los sistemas de navegación y de apuntamiento de armas, y la toma de decisiones asistida por ordenador en el campo de batalla.

Aunque en la versión desclasificada del presupuesto para 2024 no se propone una cifra total para investigación y desarrollo de la inteligencia artificial, se destacan algunos programas individuales. Uno de ellos es el Sistema Conjunto de Mando y Control de Todos los Dominios (JADC2), una matriz de sensores, ordenadores y dispositivos de comunicaciones con inteligencia artificial diseñados para recopilar y procesar datos sobre los movimientos del enemigo y transmitir esta información a la velocidad del rayo a las fuerzas de combate en todos los “dominios” (aire, mar, tierra y espacio). Con un presupuesto de 1.300 millones de dólares, puede que el JADC2 no sea “la mayor cifra del presupuesto”, dijo el Subsecretario de Defensa Michael J. McCord, pero es “un concepto organizativo central de cómo estamos tratando de unir la información”.

La inteligencia artificial también es fundamental para el desarrollo de drones y “robots asesinos”. Suelen combinar una plataforma móvil de algún tipo (avión, tanque o barco), un “mecanismo de muerte” a bordo (cañón o misil) y la capacidad de identificar y atacar objetivos con una supervisión humana mínima. Convencidos de que el futuro campo de batalla será cada vez más letal, el Pentágono pretende sustituir el mayor número posible de plataformas tripuladas (buques, aviones y artillería) por drones.

La solicitud de presupuesto para 2024 no incluye una cantidad total para la investigación de futuros sistemas de armas autónomos, pero se puede contar con una cosa: serán varios miles de millones de dólares. El presupuesto indica que se solicitan 2.200 millones de dólares para las compras iniciales de los drones MQ-4 y MQ-25, y estas cifras seguramente aumentarán a medida que los sistemas robóticos experimentales pasen a la producción a gran escala. Solicitan otros 200 millones de dólares para el diseño de un gran dron, esencialmente una fragata o destructor no tripulado. Una vez construidos y probados estos prototipos, la Armada tiene previsto encargar docenas, si no cientos, creando un mercado de más de 100.000 millones de dólares para una fuerza naval sin tripulación humana.

Los misiles hipersónicos

La hipersónica es otra área de interés para el Pentágono, ya que estos proyectiles volarán tan rápido y maniobrarán tan hábilmente (mientras rozan la capa exterior de la atmósfera) que debería ser prácticamente imposible seguirlos e interceptarlos. China y Rusia ya poseen armas rudimentarias de este tipo, y se ha informado de que Rusia ha disparado algunos de sus misiles hipersónicos Kinjal contra Ucrania en los últimos meses.

Como afirma el Pentágono en su solicitud presupuestaria, “los sistemas hipersónicos aumentan nuestra capacidad de poner en peligro objetivos distantes, reducen significativamente el tiempo para atacar un objetivo, y su maniobrabilidad aumenta la capacidad de supervivencia y la imprevisibilidad”. El departamento acelerará la implantación de la capacidad de transformación que permiten los sistemas de armas de ataque hipersónico basados en aire, tierra y mar para hacer frente a los retos de nuestro futuro dominio del campo de batalla”.

Otro 14 por cien de la solicitud de RDT&E, unos 2.500 millones de dólares, se destina a la investigación en áreas aún más experimentales, como la computación cuántica y la microelectrónica avanzada. “Puede que los beneficios de esta investigación no sean evidentes hasta dentro de unos años, pero son fundamentales para garantizar nuestra ventaja tecnológica duradera en las próximas décadas”, explica el Pentágono. Como en el caso de la inteligencia artificial, las armas autónomas y la hipersónica, estas cantidades relativamente pequeñas (para los estándares del Pentágono) aumentarán en los próximos años a medida que los descubrimientos iniciales se apliquen a sistemas de armas en funcionamiento y se compren en cantidades cada vez mayores.

La planificación bélica a largo plazo depende de la tecnología

Para garantizar que Estados Unidos siga dominando la investigación en las tecnologías emergentes más aplicables al armamento del futuro, el Pentágono destina una parte cada vez mayor de los recursos científicos y tecnológicos del país a trabajos de orientación militar.

Esto significa que tendrá que absorber una parte cada vez mayor del presupuesto neto de I+D del gobierno, a expensas de otras prioridades. El año pasado, por ejemplo, la financiación federal de la I+D no militar (incluida la Fundación Nacional de la Ciencia, los Institutos Nacionales de Salud y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica) sólo representaba alrededor del 33 por cien del gasto en I+D. Si se aprueba el presupuesto militar de 2024, aumentará el porcentaje de I+D en el presupuesto público. Si el presupuesto militar de 2024 se aprueba al nivel solicitado (o superior), esta cifra de gasto no militar descenderá al 31 por cien, una tendencia que no hará sino acentuarse en el futuro a medida que se dediquen cada vez más recursos a la preparación para la guerra.

Cada vez más científicos e ingenieros se verán incentivados a dedicar sus carreras a la investigación militar. Mientras muchos científicos luchan por obtener subvenciones que respalden su trabajo, el Departamento de Defensa ofrece sobres de dinero a quienes optan por estudiar temas relacionados con el ejército.

Una universidad al servicio de la guerra

La solicitud para 2024 incluye 347 millones de dólares para lo que los militares llaman ahora la Iniciativa de Investigación Académica, la mayor parte de la cual financiará la formación de equipos de investigadores al servicio del Pentágono. La Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (Darpa), la agencia de I+D del Pentágono, aporta otros 200 millones de dólares para el Programa Universitario Conjunto de Microelectrónica, mientras que la Oficina Conjunta de Transición Hipersónica del Pentágono aporta 100 millones de dólares para el Consorcio Universitario de Hipersónica Aplicada. Con tanto dinero fluyendo hacia estos programas y cada vez menos destinado a otras áreas de estudio, no es de extrañar que científicos y estudiantes de las principales universidades se sientan atraídos por las redes de investigación del Pentágono.

El Pentágono también está tratando de ampliar su reserva de talentos proporcionando financiación adicional a los colegios y universidades. En enero, por ejemplo, el Secretario de Defensa, Lloyd Austin, anunció que la Universidad Howard de Washington había sido seleccionada como la primera escuela de este tipo en servir como centro de investigación afiliado a una universidad por el Departamento de Defensa, y como tal pronto participaría en trabajos sobre sistemas de armamento autónomos.

Cualquier inversión de envergadura por parte de un país desencadenará inevitablemente contramedidas por parte de sus rivales, asegurando que cualquier ventaja tecnológica inicial será rápidamente superada de una forma u otra, incluso cuando el planeta se convierta cada vez más en un campo armado.

El desarrollo por parte del Pentágono de municiones guiadas de precisión, por ejemplo, dio a las fuerzas estadounidenses una enorme ventaja militar en las guerras del Golfo Pérsico de 1991 y 2003, pero también provocó que China, Irán, Rusia y otros países empezaran a desarrollar armas similares, que erosionaron rápidamente esa ventaja. Del mismo modo, China y Rusia fueron los primeros en desplegar armas hipersónicas listas para el combate, pero en respuesta, Estados Unidos desplegará muchas más en pocos años.

La solicitud de presupuesto del Pentágono para 2024 incluye 209 millones de dólares para el desarrollo de un interceptor hipersónico. El afán del Pentágono por dominar el desarrollo y despliegue de armamento avanzado no conducirá a la supremacía, sino a un nuevo e interminable ciclo de carreras armamentísticas de alta tecnología que, a su vez, consumirán una parte cada vez mayor de la riqueza y el talento científico de este país.

—https://tomdispatch.com/spurring-an-endless-arms-race

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

00:01:04

La OTAN estudia poner en alerta sus armas nucleares

De acuerdo con Jens Stoltenberg, se trata de una señal para los adversarios de la Alianza

Le puede interesar: