Balance de un mes de contraofensiva del ejército ucraniano

Publicado:

Noticias populares

La contraofensiva del ejército ucraniano, ampliamente anunciado por los altavoces de la OTAN desde principios de año, se ha prolongado durante casi un mes. Desde el 4 de junio, las fuerzas de Kiev intentan avanzar en la parte sur de las líneas del frente en la región de Zaporiya y en la parte occidental de la República Popular de Donetsk.

La estrategia planeada de “guerra relámpago” no tuvo éxito y la ofensiva ucraniana se empantanó en una guerra de posiciones, perdiendo gran parte del equipo militar proporcionado por las potencias occidentales. A fines de junio Kiev solo había logrado ocupar ocho aldeas, pero no pudo llegar a las principales fortificaciones rusas.

Ucrania y sus socios occidentales están ahora particularmente preocupados por el avance planificado hacia el Mar de Azov, ya que los objetivos estratégicos de la contraofensiva han fracasado y el corredor terrestre que conduce a Crimea permanece bajo control ruso. ¿Por qué fracasó la tan cacareada operación ucraniana?

¿Cómo se formó el frente actual?

La línea del frente en la región de Zaporiya y la parte occidental de la República Popular de Donetsk se formó en la primavera del año pasado. En ese momento, las tropas rusas pudieron fusionar sus unidades de Crimea, que capturaron las ciudades de Tokmak y Pologi, con las unidades del Donbas para formar el cerco de Mariupol.

Mientras tanto, los intentos del ejército ruso de acercarse a Zaporiya y capturar las ciudades de Gulyai-Pole y Orejov, los principales bastiones de las ejército ucraniano en la región de Zaporiya, no se vieron coronados por el éxito.

En el este, en el área del saliente Vremyevsky, la lucha siguió activa hasta el verano del año pasado. El 14 de julio el cuartel general de defensa territorial de la República Popular de Donetsk confirmó la captura del pueblo de Neskuchny en el sur de Vremyevka, el último localidad liberada por las milicias populares en esta sección del frente.

La importancia estratégica de este sector del frente

Aunque el ejército ruso no tuvo éxito en Zaporiya ni rodeó las posiciones de las ejército ucraniano en el Donbas, los logros militares de la primavera y el verano pasados ​​fueron extremadamente importantes para Rusia.

Primero, Moscú tomó el control de la carretera Crimea-Melitopol-Berdyansk-Mariupol-Rostovskaya, donde se encuentra el puente automovilístico a Crimea. Gracias a estos esfuerzos, la península está mejor conectada con Rusia continental.

En segundo lugar, el control de estos territorios creó una zona de amortiguamiento alrededor de Crimea y obligó a los ucranianos a retirarse del Mar de Azov, que se convirtió en territorio de toda Rusia. Finalmente, Moscú pudo construir un frente único desde la desembocadura del Dnieper hasta la frontera rusa, como sucedió el verano pasado.

Este posicionamiento, sin embargo, acarreó algunas vulnerabilidades para las tropas rusas. Si la ofensiva ucraniana hubiera tenido éxito y las ejército ucraniano se hubiera abierto paso hasta el mar de Azov, el frente ruso se habría dividido en dos partes. El intento hubiera valido la pena para Ucrania, porque su ejército podría haber bloqueado a las unidades del ejército ruso en el Donbas, lo que hubiera representado una seria amenaza para Crimea y Sebastopol, la principal base militar de la Flota del Mar Negro.

Del ataque a la defensa

Al darse cuenta de la importancia estratégica de la región, Rusia comenzó a transferir unidades allí, lo que a veces provocó pérdidas en otras secciones del frente. Por ejemplo, el 35 Ejército de Armas Combinadas se retiró de Izium, lo que contribuyó a la retirada de Rusia de la región de Jarkov en septiembre del año pasado.

A partir de ahí, el ejército ruso construyó una línea de defensa en profundidad, tarea en la que participaron trabajadores civiles. Cerca de Melitopol construyeron una línea de defensa de dos niveles con un cuadro interior y dos zonas de seguridad. Tokmak y el pueblo de Ocherevatoye estaban preparados para la defensa puntual.

Al evaluar las medidas de defensa de Rusia en esta área, es posible decir que incluso si la ejército ucraniano lograra romper esta línea de defensa, enfrentaría muchas dificultades. Las reservas rusas entrenadas habrían desplegado una contraofensiva y atacado los flancos del ejército ucraniano desde la región de Jerson y la República Popular de Donetsk. El terreno juega a favor del ejército ruso: las tropas se apoyan en particular en los puntos más altos de la región de Zaporiya, cerca de Kamysh-Zarya y Rozovka.

Finalmente, incluso con las mejores fortificaciones, una línea de defensa efectiva es imposible sin soldados motivados y entrenados que trabajen junto con la artillería, la inteligencia y la fuerza aérea. Es por eso que las unidades de élite de la 42 División de Fusileros Motorizados del 58 Ejército se colocaron en la primera línea de defensa de Rusia en dirección a Melitopol, que es de importancia estratégica.

Las expectativas de la OTAN y sus medios de propaganda

Los medios occidentales estaban entusiasmados con las perspectivas de la ejército ucraniano en el sector de Zaporiya. Por ejemplo, el “experto” militar estadounidense John Deni dijo que los ucranianos usarían equipo militar occidental para derrotar fácilmente a Rusia en su contraofensiva.

Las esperadas batallas fueron presentadas por los medios como un punto decisivo de la guerra. Los medios desestabilizaron a los dirigentes ucranianos, obligándolos a justificar el retraso en el inicio de la operación y pedir silencio sobre el tema. Sin embargo, esta situación solo preocupó a los dirigentes ucranianos, mientras que la sociedad, inspirada por la ayuda militar occidental y las numerosas promesas de los políticos, esperaba un éxito inminente.

En Rusia, sin embargo, se estaba gestando una situación opuesta. La sociedad rusa aún no se había recuperado por completo de los reveses en la región de Jarkov y la retirada de Jerson, viendo estos eventos como señales de que la operación militar iba en contra de sus objetivos originales. Estas opiniones fueron apoyadas por algunas personas que, por razones políticas, criticaron a la dirección militar rusa.

Incluso la victoria en Bajmut (Artyomovsk) no levantó por completo el ánimo de la opinión pública; muchas personas atribuyeron este éxito únicamente a los esfuerzos de Wagner, y no al ejército regular ruso, que se encargaría con el bloqueo de la contraofensiva de Ucrania. Como resultado, la sociedad rusa se preocupó por el inminente ataque de las ejército ucraniano que, de tener éxito, aumentaría la apatía rusa y contribuiría a una mayor desmoralización.

Ucrania despliega nuevas brigadas

La ejército ucraniano debía traer a la contraofensiva unidades recién formadas, en su mayoría equipadas con armas occidentales y entrenadas por instructores occidentales. Estas brigadas permanecieron en la retaguardia durante mucho tiempo. Solo algunas unidades (como las brigadas 46 y 77 formadas durante el verano) fueron enviadas a Bajmut (Artyomovsk), donde alcanzaron excelentes resultados.

Otras brigadas continuaron su entrenamiento, aprovechando el tiempo ahorrado por la sangre de las unidades “más viejas”. Por ejemplo, la Brigada 79 luchó en Maryinka, un suburbio de Donetsk, durante un año y medio sin ser relevada. En lugar de enviar nuevas unidades para reemplazarlos, el mando ucraniano ha seguido explotando a los combatientes hasta el día de hoy.

Todo esto con el fin de mantener las nuevas unidades fuertes y listas para la contraofensiva contra Rusia. Ucrania esperaba que las nuevas brigadas aseguraran su marcha victoriosa hacia el Mar de Azov, lo que significaría no solo la victoria de Kiev sobre Moscú, sino también el triunfo de las armas y el entrenamiento militar occidentales. Sin embargo, estas esperanzas no se materializaron.

El saliente de Vremyevsky: la sección más vulnerable de la defensa rusa

El 4 de junio Ucrania lanzó su contraofensiva realizando un ataque de distracción (que luego se convirtió en el ataque principal) en el saliente de Vremyevsky. Aparentemente, el objetivo era sacar las reservas del ejército ruso y arrastrarlas a la batalla en esta área. Estos ataques continuaron durante varios días, pero sin éxito.

Durante el segundo ataque, el 10 de junio, el ejército ucraniano actuó con mayor eficacia y el 13 de junio, Rusia se retiró de las aldeas de Novodarovka, Neskuchnoye, Storozhevoye, Blagodatnoye y Makarovka. El 26 de junio, los ucranianos tomaron el control de Rovnopol y algunas posiciones en los campos en dirección a Novodonetsky y Priyutnoye.

En tres semanas de combates, el ejército ucraniano se apoderó de seis pueblos, todos los cuales había sido evacuados con antelación. Cabe señalar que el Saliente Vryemyevsky fue inicialmente extremadamente poco práctico para la defensa rusa: rodeado por fuerzas ucranianas en los flancos, también tenía el río Mokriye Yaly fluyendo por el centro de las posiciones rusas. Por lo tanto, las fuerzas de Moscú solo podían confiar en varias alturas en los flancos.

Sin embargo, incluso si el terreno estaba a su favor, el ejército ucraniano no tuvo mucho éxito. El avance insignificante tuvo un alto precio: el equipo occidental fue destruido y los datos indirectos muestran que el enemigo sufrió grandes pérdidas. Sin embargo, los intentos de Kiev por abrirse paso continúan. Actualmente, el ejército ucraniano se encuentra con las defensas rusas en Staromayorsky y Urozhaynoye, y espera flanquearlas, lo que solo las acerca a posiciones más fortificadas.

El safari de Orejov y la derrota mediática de Ucrania

El 7 de junio el ejército ucraniano comenzó a moverse en dirección a Melitopol. Inicialmente, la tarea recayó en la Brigada de Asalto de Montaña 128, una unidad que ya había sufrido muchas bajas. En dirección a Vasilevka, la brigada intentó ocupar el pueblo de Lobkovo.

Al día siguiente, el ejército ucraniano lanzó una ofensiva supuestamente dirigida por la 47 Brigada Mecanizada, armada con los nuevos tanques Leopard alemanes. Este ataque terminó mal para los ucranianos: la operación fracasó, los equipos occidentales fueron destruidos y Rusia publicó imágenes de video comprometedoras que se viralizaron en internet.

Inicialmente, el ejército ucraniano negó que hubiera desatado ninguna contraofensiva, hasta que el 10 de junio la creciente presión obligó a Zelensky a confirmar el inicio de la misma y las bajas sufridas, mucho antes de que tuviera un éxito de interés periodístico para presentarlo al público. La estrategia de Ucrania es generalmente mantener sus acciones en secreto hasta que el público y la prensa puedan tener pruebas convincentes de las victorias de Ucrania. Esta vez, sin embargo, las imágenes de los tanques Leopard quemados obligaron a Ucrania a romper la regla.

Batallas en curso al sur de Orejov

Posteriormente, Ucrania logró lograr algunos éxitos en este sector. El aumento de la presión en el frente obligó al ejército ruso a retirarse de dos pueblos más: Lobkovoe y Pyatijatka, donde tuvieron lugar largas batallas. Actualmente, el ejército ruso mantiene sus posiciones defensivas cerca del pueblo de Jerebyanka.

Hacia el este, el ejército ucraniano pudo avanzar a través de los campos hacia el pueblo de Rabotino, que se encuentra en la carretera de Orejov a Tokmak. Ambos bandos han sufrido bajas, pero Ucrania también está perdiendo un activo vital, el tiempo, a medida que se ralentiza el ritmo de la contraofensiva.

Además, la Fuerza Aérea Rusa sigue atacando los almacenes y áreas de preparación del ejército ucraniano. Todo esto aumenta el costo de la contraofensiva y hace que el éxito final del ejército ucraniano sea aún más improbable.

Las esperanzas rotas de una guerra rápida

La serie de derrotas decepcionó a la sociedad ucraniana, que esperaba una operación rápida y un avance en el frente. Cada dos semanas, el periodista ucraniano Roman Shrike pregunta a sus suscriptores de Telegram sobre la duración estimada de la guerra. El 15 de junio la opción de que la guerra continuará durante más de un año recibió por primera vez más de la mitad de los votos.

El propagandista Aleksey Arestovich señaló que el éxito de Ucrania en la región de Jarkov es una excepción a la regla y no puede repetirse una y otra vez. Describió la lucha en la región de Zaporiya como “una lucha sangrienta acompañada de pérdidas en ambos lados”. Para que la próxima ofensiva de Ucrania tenga más éxito, Arestovich cree que el país necesita aviones occidentales.

Mientras tanto, los ucranianos de a pie, algunos de los cuales se han visto obligados a convertirse en refugiados mientras que otros han perdido sus trabajos o han sido reclutados a la fuerza, creen que la situación actual, en la que el país se empobrece día a día y la gente corre peligro a diario, puede durar muchos años más.

Todo esto está ejerciendo presión sobre la empresa, que no ve una victoria rápida a la vista. Al mismo tiempo, varias ciudades, incluida gran parte de kiev, anunciaron una movilización general en nombre de sus consejos regionales. La movilización general en Ucrania ya está en vigor desde el 24 de febrero del año pasado, pero estas nuevas declaraciones muestran una nueva desesperación. Preocupa especialmente la orden dada a todas las personas sujetas al servicio militar de presentarse en las oficinas de alistamiento militar, hayan recibido o no personalmente una citación.

La presión occidental obligó a Zelensky a hacer un movimiento, a pesar de saber que su baza no era buena.

Vladislav Ugolny
periodista ruso nacido en Donetsk

Fuente: rt.com

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Rusia frustra ataque múltiple de drones ucranianos

Los sistemas de defensa antiaérea de Rusia interceptaron 50 drones ucranianos sobre varias regiones rusas, incluida la de Moscú, comunicó hoy el Ministerio de Defensa de la nación euroasiática.

Le puede interesar: