Las Fuerzas Armadas rusas emergen más grandes y más fuertes del conflicto en Ucrania

Publicado:

La esperanza del titular del Pentágono, Lloyd Austin, de ver "debilitadas" a las Fuerzas Armadas rusas por su guerra proxy con la OTAN en Ucrania no se ha materializado, pues en cambio Rusia ha aumentado la producción de municiones y desarrollado nuevos y complejos sistemas de armas.

Noticias populares

Sputnik habló con el veterano, observador militar y autor Andrei Martianov para profundizar en esto.

 

El ministro de Industria y Comercio de Rusia, Denis Manturov, anunció esta semana que las empresas de defensa ya superaron las cifras de producción para todo 2022 en la primera mitad de este año, y que en lo que respecta a las municiones, la fabricación está en camino de superar el volumen general de 2022.

También esta semana, KB Mashinostroyeniya, una empresa estatal de Defensa, ciencia y de diseño que fabrica sistemas de misiles Iskander, armas antitanque lanzadas desde el aire y otras municiones, informó que ha aumentado la producción de algunas hasta un 250% en comparación con 2022, y que está cumpliendo en su totalidad con la orden estatal de defensa.

La OTAN no puede superar a Rusia

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, prometió en marzo que Estados Unidos y sus aliados no podrán superar a su país en Ucrania, y señaló que por cada proyectil de artillería o tanque que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) construya y envíe a Kiev, Rusia podrá producir tres o más.

La producción de Rusia tampoco se ha limitado al equipo heredado de la era de la Guerra Fría, ya que las empresas de defensa han demostrado durante los meses que ha durado el conflicto que son capaces de desarrollar (y en muchos casos desplegar en masa) una gama de equipos fundamentalmente nuevos, como una nueva generación de vehículos aéreos no tripulados kamikaze para defensas avanzadas contra drones y sistemas inteligentes con capacidades de inteligencia artificial para drones y misiles.

La capacidad de Moscú para resistir las sanciones occidentales y aumentar la producción de una amplia variedad de armas va en contra de las audaces predicciones de altos funcionarios y medios estadounidenses realizadas el año pasado, que afirmaban que Rusia pronto se quedaría sin chips para sus misiles, que los tanques avanzados de la OTAN supuestamente “serían capaces de atravesar las defensas rusas como un cuchillo caliente a través de la mantequilla” y que el país simplemente no podría igualar las tecnologías militares superiores de los países occidentales ricos y tecnológicamente avanzados.

La campaña de Rusia de ataques con misiles de precisión contra la infraestructura ucraniana y el estancamiento de la contraofensiva de Kiev han demostrado lo contrario, e incluso los medios occidentales más vehementemente antirrusos ahora admiten que la contraofensiva se ha estancado, lo que llevó a algunos funcionarios estadounidenses a apresurarse a culpar a las tácticas de los comandantes ucranianos e insistir en que el equipo militar donado por ellos no es el problema.

Después de haber gastado más de 95.000 millones de dólares en armas enviadas a Ucrania, los países occidentales han comenzado a hablar cada vez más sobre la incapacidad para seguir proporcionando armas y municiones a Kiev al mismo ritmo que lo han hecho hasta ahora.

A principios de este mes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reconoció ante los medios que su país estaba desplegando bombas de racimo en Ucrania porque se estaba quedando sin munición de artillería convencional de 155 milímetros.

La admisión provocó duras críticas del expresidente Donald Trump, quien señaló a Biden por, esencialmente, revelar que el emperador no tiene ropa.

La ‘mitología’ estadounidense se encuentra con la realidad rusa

“Permítanme decirlo de esta manera: hemos sido testigos, en los últimos 15 meses, de una demolición de la mitología militar estadounidense y la mitología tecnológica estadounidense de una forma explícita”, dijo el veterano Andréi Martianov, analista militar ruso.

“Estas personas de los centros de estudio [que predicen el debilitamiento del complejo industrial militar ruso], la mayoría de ellos nunca sirvieron un día en las Fuerzas Armadas. Y para citar al general Robert Latiff, autor del libro Future War, todo lo que el público y los políticos estadounidenses saben sobre la guerra proviene principalmente de la industria del entretenimiento”, acusó.

“Estoy empezando a pensar que muchos generales estadounidenses también saben y aprenden sobre la guerra de la industria del entretenimiento, de Hollywood. Esas personas no están absolutamente preparadas ni equipadas para utilizar equipos operativos, y ni siquiera entienden lo que están viendo”, enfatizó Martianov.

Al caracterizar el campo de estudios sobre Rusia en los países occidentales en la actualidad como “básicamente un páramo”, Martianov sugirió que no tienen la capacidad de comprender las realidades sobre el terreno porque toman sus datos primarios de Kiev, que los falsifica, y de “pseudointrusos” en el mundo académico de EEUU cuya “única tarea es reescribir y luego reiterar lo que es Rusia y lo que es la historia, especialmente del siglo XX, y vender eso al público y a los políticos”.

Los fracasos bélicos de Estados Unidos: el elefante en la habitación

Al comentar sobre el flujo constante de informes triunfalistas en los medios occidentales durante el año pasado asegurando que el complejo industrial militar ruso supuestamente se había debilitado en Ucrania, Martianov dijo que esto se explicaba por la “ira y celos profesionales” por parte del establishment de Defensa de EEUU.

“No podemos ignorar a este elefante blanco en la sala”, que es que “los generales estadounidenses perdieron todas las guerras que pelearon. Y si alguien necesita un recordatorio de eso, ¿qué tal si miran cómo Estados Unidos se fue de Afganistán? ¿O lo que pasó en Irak y Vietnam? La única excepción es la ‘gloriosa’ victoria sobre Granada”, ironizó el especialista, en referencia a la invasión a la isla caribeña durante la década de 1980.

“El punto es, solo para darle un ejemplo tecnológico, que Estados Unidos en términos de defensa aérea ni siquiera está en la misma liga que Rusia. En términos de misiles de crucero, nuevamente, Estados Unidos está rezagado no por años, sino por generaciones, y lo mismo ocurre con los blindajes, lo mismo ocurre con los conceptos operativos y cosas de esa naturaleza, e incluso en la guerra electrónica”, subrayó.

“Para el politólogo estadounidense promedio que creció con su economía tipo Wall Street, y operan con números de producto interno bruto proporcionados por timadores de las escuelas económicas, todavía no pueden siquiera captar la idea de que Estados Unidos podría ser más débil que sus adversarios”, dijo Martianov.

“Por ejemplo, Rusia produce tanto acero como Estados Unidos. Y produce seis veces más aluminio… Y cuando observa estos índices económicos y militares fundamentales, ¿cómo puede explicarlo? Todavía creen que son la economía número uno del mundo, mientras que China en realidad empequeñece a Estados Unidos”.

¿Cuáles son las capacidades de guerra ‘centradas en la red’ de Rusia?

Los observadores occidentales que cubren el conflicto en Ucrania han derramado mucha tinta discutiendo la guerra centrada en la red, la doctrina militar intensiva en recursos destinada a traducir la ventaja informativa de los ejércitos, obtenida a través de cosas como el uso efectivo de las comunicaciones, redes informáticas, sensores avanzados y otros aspectos tecnológicos, en una ventaja en el campo de batalla del mundo real que se traduce en una mayor velocidad de comando, despliegue y fuego, mayor capacidad de supervivencia y mayor letalidad, opinó.

 

Naturalmente, la mayoría ha promocionado las capacidades centradas en la red proporcionadas por la OTAN a Ucrania, al tiempo que caracteriza a Rusia como “al borde de la inexistencia”.

La realidad dice lo contrario, afirma Martianov, señalando, para empezar, el uso extensivo de Rusia de una amplia gama de armas balísticas, de crucero e hipersónicas para apuntar a las fuerzas e infraestructura ucranianas a distancias separadas, y la capacidad de las defensas aéreas rusas para aterrizar y asegurar una superioridad aérea casi total.

“Los sistemas de defensa aérea rusos han estado en el paradigma centrados en la red durante mucho tiempo, desde la época soviética, en realidad”, dijo el experto militar, señalando, por ejemplo, el misil R-37 de ultra largo alcance, que ha logrado pulverizar al enemigo a distancias superiores a 200 kilómetros.

“Lo mismo ocurre con las defensas antiaéreas terrestres, que han visto “una mejora dramática absoluta” en el rendimiento en el campo de batalla inmediato, señaló Martianov, citando “el Pantsir-S1, el Tor-M2 y el Buk-M3, y cosas de esta naturaleza”.

“Tecnológicamente, Estados Unidos ni siquiera puede producir algo comparable a eso”, enfatizó. “La guerra centrada en la red y todo lo relacionado con ella está diseñada para resolver las incertidumbres en la selección y detección de objetivos”.

Esta es un área en la que Rusia ha tenido experiencia durante décadas, afirmó, enfatizando, por ejemplo, las capacidades de red del interceptor MiG-31, que puede proporcionar orientación para misiles lanzados por otros aviones que vuelan en grupos de hasta seis.
“Lo que te da es que tu conocimiento del ambiente crece de forma espectacular. Y esto se hace sobre la base de varios principios fundamentales, incluido lo que se denomina ‘fusión de datos y sensores'”, compartió.

“Cuando puede obtener y procesar información, por ejemplo, desde búsqueda y rastreo infrarrojos hasta radar, e incluso algún tipo de otras fuentes puramente visuales. Y luego reúnes esta información, la ‘fusionas’ y tienes esta imagen mucho más clara”. Eso, a su vez, “le permite redistribuir o reasignar objetivos de manera eficiente”, añadió.

¿Cuánto tiempo ha tenido Rusia capacidades de drones e inteligencia artificial?

Lo que se refiere a los aviones no tripulados, donde Rusia parecía estar rezagada con respecto a las capacidades de la OTAN al comienzo del conflicto proxy de Ucrania, Martianov señaló que las deficiencias percibidas de Rusia ocultaban desarrollos tras bambalinas que han demostrado con creces sus capacidades este año.

“A fines de la década del 2000 y principios de los 2010, Rusia estaba activamente en el desarrollo de la tecnología de drones. Así que no es como si saliera y de repente ‘Dios mío, ves que tenemos los drones y los rusos simplemente saltaron a una especie de nuevo paradigma’. No, siempre estuvo ahí”, contrastó.

“No olvides que algunos de los primeros drones fueron los [Soviet Tupolev Tu-143] Reys. Obviamente, no se parecían en nada a los modernos, pero el Ejército soviético ya los estaba usando ampliamente en la década de 1970. Así que no es como si fuera algo nuevo. Lo que es nuevo, por supuesto, y especialmente con el Lancet-3, es el hecho de que ahora usan enjambres”.

Lo mismo aplica cuando se trata de la llamada tecnología de inteligencia artificial (IA), dijo Martianov, recordando que el predecesor del misil antibuque supersónico Onyx P-800, el P-700 Granit, tenía capacidades informáticas de proto-IA matemáticamente sofisticadas que se remontan a 1983, incluida la selección automática de objetivos, la evasión y las capacidades de coordinación.

“Así que estos fueron los primeros misiles con lo que definirías como inteligencia artificial. Y cuando el submarino los estaba lanzando podían arrojar hasta 24 en una sola salva, y se comunicarían entre sí, los 24 harían su distribución de objetivos o recibirían el objetivo de cada misil, asignado el papel de un control remoto de radar”, explicó.

“Y cuando miras esto, esta era un arma aterradora. Y los rusos la han tenido durante 40 años; y luego, obviamente, el más moderno Onyx P-800, que se usa de forma muy activa en Ucrania y sus alrededores. También se usó con gran efecto en Siria”, señaló Martianov.

“Pero sí, no es nada nuevo. Y ahora tenemos Lancet-3, que es la tecnología de enjambre completa. Pueden comunicarse, pueden redirigir objetivos. Pueden decidir por sí mismos qué atacar. Entonces sí, la radioelectrónica avanzó bastante desde las décadas de 1970 y 1980”, resumió el analista militar.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Junta castrense burkinesa extiende mandato

La extensión del mandato de la junta castrense que gobierna Burkina Faso otros cinco años fue aprobada al término de las consultas nacionales entre diversos sectores de la sociedad bukinabé, trascendió hoy aquí.