Grecia: la respuesta a la monstruosa ley antiobrera, punto de partida para nuevas luchas de clase

Publicado:

(Kostas Papadakis es miembro del CC y eurodiputado del KKE)

Noticias populares

Kostas Papadakis.— En medio de las vacaciones de verano, el gobierno de Nueva Democracia (ND) en Grecia anunció su intención de aprobar una –palabras textuales– «ley favorable a los trabajadores» que «combatiría», supuestamente, «el trabajo en negro». A pesar de estas afirmaciones, ocultó dicha ley durante el periodo preelectoral. Fue la monstruosidad antiobrera titulada «sobre las condiciones laborales transparentes y previsibles en la UE», que ahora ya se ha convertido en ley en Grecia e impone medidas duras que tendrán consecuencias dolorosas en la vida de los trabajadores y sus relaciones laborales. Esta ley se fundamenta en la Directiva homónima de la UE de 2019 que, en aquel entonces, el supuesto «gobierno de izquierdas» de SYRIZA en Grecia había votado en el Consejo Europeo, mientras las otras fuerzas burguesas, entonces en la oposición, ND, PASOK y la criminal nazi, Amanecer Dorado, apoyaron la directiva antiobrera en el Parlamento Europeo.

 

Durante el periodo hasta la votación de la ley, el gobierno no ocultó que la ley es un encargo de la gran patronal griega en una serie de sectores poderosos de la economía como la industria, la restauración, el turismo, etc.

Esta ley es un complemento de las disposiciones reaccionarias de la ley anterior de la ND en 2021 sobre la ordenación del tiempo de trabajo con el objetivo de abolir completamente el trabajo de 8 horas por día, 5 días por semana, 40 horas por semana, y recientemente el gobierno incluso legalizó el trabajo hasta la edad de 74 años en programas de corto tiempo para parados que reciclan la alta tasa de paro que caracteriza al sistema explotador.

En particular, esta nueva ley-monstruosidad:

Prevé la legalización del “pluriempleo” (a más de un patrón), ¡dando el derecho a la patronal de aprovecharse de los obreros con trabajos de hasta 13 horas por día y hasta 78 horas por semana! Exime a la patronal de la obligación de pagar las horas suplementarias y los suplementos de las horas extraordinarias que exceden del tiempo de trabajo ordinario, ya que de esta forma podrán emplear al mismo trabajador en sus diferentes empresas; por ejemplo, 8 horas en una y 5 horas en otra, sin los costes adicionales y con los descansos al margen del horario de trabajo. Esto significa, concretamente, más de 13 horas al día en el lugar de trabajo, sin contar con el tiempo para el descanso y el desplazamiento para acudir al puesto de trabajo. Es decir, el agotamiento absoluto, volver a casa solo para dormir.

Además, incluye los nuevos contratos de empleo flexible, como los de «cero horas» y los de «a demanda». Estos contratos prevén que no habrá ninguna garantía de la jornada laboral fija; el trabajador nunca sabrá cuándo y por cuánto tiempo va a trabajar. Se le informará 24 horas antes, es decir, cuando el patrón lo necesite. En la práctica, esto significa que el trabajador no tendrá sueldo fijo, retribución de las vacaciones, subsidios y no podrá hacer ningún tipo de planificación familiar, con todo lo que ello implica para su vida.

Abole la semana laboral de cinco días, no solo en empresas de producción continua, sino también en todas aquellas que puedan operar durante 6 y 7 días a la semana con el sistema de turnos. Así, legalmente, se abole el descanso dominical en la industria. Mientras, ya con la aplicación del teletrabajo desde el periodo de la pandemia, los trabajadores han olvidado lo que significa el tiempo libre, pues el trabajo despegó con los «standby» continuos para cumplir con los plazos. De hecho, el gobierno sostiene de manera provocativa que «los trabajadores tienen la “opción” de trabajar horas extraordinarias para aumentar su salario», reconociendo que el salario no es suficiente para que las familias obreras puedan vivir, fundamentalmente, y mucho menos satisfacer sus necesidades, las cuales, por supuesto, no las satisfacen las migajas de las horas extraordinarias que exceden del tiempo de trabajo ordinario, que ahora cada vez más no se recompensa debido al llamado ajuste semestral o anual del tiempo de trabajo.

Pone por primera vez periodo de prueba en los contratos de duración temporal. Liberaliza los despidos de los trabajadores contractuales antes de la terminación de su contrato. Hasta la fecha, el despido antes de la terminación del contrato era justificado solo por motivos válidos y después de la justificación del patrón. Ahora quitan este pequeño obstáculo para la patronal.

Se ofrece un incentivo particular para las empresas que aplican la tarjeta de trabajo digital (para entrar y salir del lugar de trabajo): no declarar de antemano en el sistema digital estatal los cambios del horario de trabajo o de la organización de la jornada laboral, así como las horas extraordinarias de trabajo. Esto significa que el empresario podrá emplear a los trabajadores horas extras de trabajo sin declararlo –es decir, sin pagarlas– aún más fácilmente, ya que ni siquiera existirá el temor de ser multado en caso de inspección por parte de las autoridades competentes, ya que si se descubre que los trabajadores siguen trabajando fuera de su jornada laboral, pueden ser declarados más tarde.
Además, introduce un artículo sobre las vacaciones anuales, según el cual el empresario va a determinar el periodo y el modo en que el trabajador pueda obtenerlas. Consecuentemente, se abole el derecho del trabajador de obtener vacaciones anuales, según su programación, y el empleador las concederá cuando quiera.

Por último, algo serio y peligroso es el hecho de que se criminaliza el derecho a la reivindicación y a la actividad sindical, con el objetivo de aprobar todas estas medidas sin ninguna reacción. Está amenazando y aterrorizando, con la imposición de multas muy elevadas y condenas de prisión, a todos aquellos trabajadores que luchen y resistan contra los mecanismos rompehuelgas y la represión empleada conjuntamente por el Estado y la patronal en los centros de trabajo. Con insolencia, el gobierno y la patronal hablan sobre «la violencia, la coerción y el abuso psicológico que los huelguistas emplean contra sus compañeros» y hacen la vista gorda ante la intimidación organizada y las extremas presiones y amenazas de la patronal para que los trabajadores no secunden la huelga, amenazándolos con el despido y el cambio nocivo de las relaciones de trabajo. Es decir, esto ofrece un arma más a la patronal, como ofrecieron las leyes anteriores de la ND, PASOK y SYRIZA.

El acuerdo entre las fuerzas burguesas se ha confirmado con el apoyo de SYRIZA y PASOK que han embellecido la UE y su directiva antiobrera, sosteniendo que, supuestamente, «la directiva era favorable a los trabajadores, pero la ley del gobierno es una mala aplicación de ella». Esta política es defendida por todo tipo de socialdemócratas, y su abundante trabajo legislativo antiobrero es utilizado por la ND para que intensifique su ataque. De hecho, en la desorientación del pueblo participan los socialdemócratas de todo el mundo, como la española Yolanda Díaz, quien, al mismo tiempo que supuestamente condena la ley antiobrera del gobierno de la ND, apoya la ley respectiva del gobierno del PSOE y Unidas Podemos; una reforma laboral que, en vez de abolir la reforma laboral del Partido Popular, como habían anunciado en repetidas ocasiones, a la postre extendió y desarrolló aspectos ya contenidos en aquella norma. Una ley que fue realmente combatida por su carácter antiobrero solo por el PCTE.

Con respecto a la mayoría en el liderazgo de la Confederación de los Trabajadores de Grecia (GSEE), al principio fingió que el proyecto de ley no existía, y a continuación lo consideró positivo, ya que según su estimación tuvo “puntos positivos” para los trabajadores, porque ordena ilegalidades actuales en el mercado de trabajo. Con este motivo, rechazó la propuesta del Frente Militante de Todos los Trabajadores (PAME) para convocar huelga contra el proyecto de ley. Se confirma una vez más que el sindicalismo patronal y gubernamental no quiere ni puede organizar la lucha obrera, ya que defiende la estrategia del capital, la «conciliación de clases».

Frente al bloque de apoyo de los intereses del capital, se han interpuesto de manera militante y decisiva las fuerzas de clase en el movimiento obrero y sindical, las fuerzas del Frente Militante de Todos los Trabajadores, del PAME, con los miembros y los cuadros del KKE en sus primeras filas. La huelga general de 21 septiembre, con grandes y masivas manifestaciones, agrupó a decenas de Centrales Regionales de Trabajo y Federaciones, cientos de sindicatos por empresa y sindicatos sectoriales. Se paralizaron sectores de importancia estratégica y centros de trabajo grandes, y miles de huelguistas participaron en las masivas concentraciones de huelga en Atenas y en todo el país. Fue una respuesta fuerte al gobierno, al Estado, a la gran patronal y al liderazgo comprometido de los esquiroles de la GSEE.

Además, no es casualidad que durante el debate sobre la ley antiobrera en el Parlamento, los diputados del KKE bombardearan la política antipopular y revelaran las responsabilidades y el acuerdo entre los partidos burgueses, y el gobierno enfocase su ataque contra el KKE, que desempeñó un papel principal en la organización de la lucha obrera y la condena de las direcciones y directivas antiobreras de la UE. En la práctica, se demuestra que la única oposición contra la política del capital, los gobiernos y la UE la representa únicamente el KKE. Esto se ha confirmado, en todo caso, en las elecciones, tanto en las recientes elecciones parlamentarias como en las elecciones regionales y municipales de la semana pasada.

A pesar de la correlación de fuerzas general negativa, tiene importancia el fortalecimiento de la influencia política del KKE en los grandes centros urbanos, en los barrios obreros, en regiones donde se encuentra gran parte de la producción industrial y económica, y el surgimiento del KKE en el tercer puesto en Ática, donde se halla la capital Atenas, así como en Tesalónica y los otros grandes centros urbanos. Además, es un mensaje esperanzador el hecho de que el KKE marcó altos porcentajes, entre otros sectores, en los asalariados del sector privado, así como en los índices entre la juventud.

El KKE nunca abandonará la lucha contra las disposiciones reaccionarias de la nueva ley y del conjunto de las leyes antiobreras y la lucha hacia su abolición, y para volverlas inactivas en la práctica, como ya ha hecho durante el último periodo.

La burguesía, los gobiernos y sus mecanismos conocen la fuerza del pueblo organizado, temen la masificación de los sindicatos y las luchas de clase, la lucha contra la barbarie capitalista. Saben que muchos artículos de leyes votadas anteriormente, bajo la presión del movimiento de clase, se quedaron en el papel.

El KKE estará a la vanguardia para la organización de la lucha obrera y popular, para abolir en la práctica esta nueva monstruosidad, a través de las luchas por la firma de Convenios Colectivos, con aumento de los salarios, trabajo de 7 horas por día, 5 días a la semana, 35 horas por semana; trabajo estable con derechos. El propósito: satisfacer las necesidades contemporáneas del pueblo trabajador –según el potencial de la ciencia, la tecnología y el incremento de la productividad del trabajo–, frenadas y ahogadas por el criterio de la ganancia capitalista que rige la economía y el poder de los explotadores. Porque derecho contemporáneo significa que cada trabajador y trabajadora pueda vivir dignamente con su trabajo y salario.

La realidad «grita» que no se puede retroceder en el tiempo con trabajo de 13 horas por día, casi 150 años después del establecimiento de la jornada de trabajo de 8 horas. «Grita» que la única salida es el socialismo, la economía y el poder que libera al obrero de la explotación y sus explotadores, que sirve a las necesidades obreras y populares contemporáneas.

spot_img

1 COMENTARIO

  1. Todo esto que relata el texto,en Iberoamériaca está hiperdesarrollado. Estamos en la etapa de consolidación,pues hace décadas que se está laboratorizando,y con la gradualidad,ya en determinados rubros se aplica. Obviamente con la complicidad del poder político,el sindical(en Argentina ambos poderes encarnados por el peronismo); a esto hay que sumar el poder judicial y el empresarial,que sigue a rajatabla los preceptos de la doctrina estadounidense.
    A mi entender,el problema más grave: La sordera,nadie escucha. Todos se la”saben lunga”…
    Incluso se puede ver claramente ,que los más encarnizados defensores de esta perversión,son justamente sus víctimas.
    Hay muy poco que se puede hacer.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Hezbolá toma fuertes represalias tras el ataque israelí a centro de salud libanés

Al menos dos trabajadores de rescate fueron mártires cuando aviones de combate israelíes atacaron un centro de salud en...