El impulso de EEUU a la carrera armamentista nuclear “sólo puede tener un final trágico”

Publicado:

El país norteamericano se encuentra detrás de Rusia y China en términos de competencia estratégica, al tiempo que sigue insistiendo en buscar conflictos con ambas naciones en un intento de reafirmar su presunto superioridad. Esta situación está lista para producir un resultado desastroso, dijo el analista Scott Ritter a Sputnik.

Noticias populares

A principios de noviembre, la prueba programada de un misil balístico intercontinental (ICBM) Minuteman III desarmado, hecha por Estados Unidos, terminó en fracaso debido a que la Fuerza Aérea se vio obligada a autodestruir prematuramente el dispositivo en pleno vuelo. El Pentágono dijo que se debió “a una anomalía”.

 

El misil con cabeza nuclear ha estado en servicio desde 1970 y su vida útil se extendió varias veces después del final de la Guerra Fría, en 1990, lo que provocó que Estados Unidos restara importancia a la producción de más dispositivos estratégicos.

Actualmente se está desarrollando un nuevo sistema, el misil balístico intercontinental Sentinel, para reemplazar al Minuteman III, pero no está previsto que reemplace completamente al dispositivo más antiguo hasta dentro de una década.

Sin embargo, cuando el Sentinel y otras armas con capacidad nuclear, como el bombardero B-21 Raider, finalmente entren en servicio, ya se habrán quedado atrás de sus versiones rusas y chinas, pues esas naciones ya han alcanzado la superioridad nuclear sobre EEUU, dijo a Sputnik el experto Scott Ritter, exinspector de armas de las Naciones Unidas en Irak.

Además, escribió recientemente un artículo en Consortium News titulado “El fin de la superioridad nuclear de Estados Unidos”.

“Estados Unidos tiene un modelo de disuasión nuclear llamado Triada. La Triada tiene tres patas: está la pata de los bombarderos aéreos tripulados, que consta de bombarderos B-52H y bombarderos B-2; hay un tramo marítimo, misiles balísticos lanzados desde submarinos, los Trident II llevados a bordo de los antiguos submarinos de clase Ohio; y luego está el tramo terrestre, que consta de 400 misiles Minuteman III, que se cargan en silos en todo el medio oeste de Estados Unidos”, explicó el analista.

“El Minuteman III es un misil muy antiguo. Ha sido reformado, le pusieron combustible nuevo. Pero la conclusión es que ha llegado al final de su utilidad en esta prueba. Es un ensayo que la Fuerza Aérea realiza periódicamente y está diseñada para mostrar la confiabilidad del sistema Minuteman III. Bueno, falló. Entonces, lo que tenemos aquí es una reliquia de la Guerra Fría que necesita soporte vital y es posible que no pueda hacer el trabajo que se supone que debe hacer”, argumenta Ritter.

“Contrasta esto con los misiles rusos que se están desplegando ahora, dos en particular: el misil Sarmat, que es un misil balístico intercontinental pesado que lleva múltiples ojivas, incluida la ojiva hipersónica maniobrable Avangard. También puede dispararse, debido a su alcance, sobre el Polo Sur, lo que significa que llega a Estados Unidos desde una dirección en la que nuestros radares de alerta temprana no están situados; todos nuestros radares están orientados hacia el Polo Norte, la tradicional ruta de entrada de misiles rusos en caso de guerra”, señaló.

Y agregó: “Está el misil Yars, que no sólo es móvil en carretera, sino que también puede dispararse desde un silo. Y el misil Yars puede transportar la ojiva hipersónica maniobrable Avangard”.

“El Avangard es una ojiva diseñada para derrotar cualquier sistema de defensa antimisiles del mundo. Fue desarrollado por los rusos en respuesta a la decisión del presidente George W. Bush, allá por 2002, de retirarse del Tratado sobre Misiles Antibalísticos (ABM) y, por tanto, comenzar a desplegar sistemas de defensa contra misiles balísticos que los rusos consideraban que amenazaban la noción de paridad estratégica”, recordó.

“Lo que significa que Estados Unidos desplegó un sistema de defensa antimisiles capaz de derribar ojivas rusas y sistemas que podrían permitir un primer ataque preventivo. Estados Unidos puede creer que puede anular la disuasión nuclear estratégica de Rusia y, por lo tanto, presionar a Rusia como quiera. Eso es inaceptable para los rusos”, estimó.

“Así que [los rusos] construyeron estos nuevos misiles, el Yars, el Sarmat, el Avangard y otros, incluido un misil de crucero de propulsión nuclear, que probaron con éxito el mes pasado. Todas estas armas fueron producidas por ellos mismos y son mejores que cualquier cosa que tengamos en EEUU, no hay nada que tengamos que se acerque a estas armas, lo que significa que ahora tenemos que avanzar para modernizarnos”, afirma Ritter.

De acuerdo al analista, el Departamento de Defensa estadounidense viene trabajando hace años, con inversiones por miles de millones, en construir un nuevo misil terrestre, de nombre tentantivo Sentinel, pero su fecha de presentación —ahora estipulada para la próxima década— sigue siendo reprogramada.

“Nunca va a estar listo. Tenemos un nuevo bombardero, el B-21, que ha sido probado en vuelo, pero ¿se llenará en cantidades suficientes? No lo sabemos. ¿Ha sido aceptado para servicio operativo? No. ¿Hay problemas que puedan surgir? Probablemente. Y luego tenemos una nueva clase de submarinos con misiles balísticos que se están construyendo. Pero todo está sobre la mesa de dibujo. Y lo que estamos descubriendo ahora es que no tenemos dinero. Quiero decir, gastamos casi 900.000 millones de dólares al año en defensa y no tenemos dinero”, asegura.

“Del Ejército de EEUU, que ha fallado en seis auditorías consecutivas, el 65% de sus activos no pueden ser contabilizados y, sin embargo, vamos a gastar cientos de miles de millones de dólares para tratar de modernizar una triada nuclear que, cuando que está desplegada, ya será inferior a la que tienen los rusos”, vaticinó el especialista.

“Y aquí viene la parte peligrosa: no habrá tratados de control de armas vigentes. El único que existe hoy es el Nuevo Tratado START, negociado de mala fe por Estados Unidos en 2010. Los rusos dicen: ‘Al diablo contigo, hemos terminado contigo. Estamos cansados ​​de las mentiras de EEUU, de sus engaños. Ahora hemos alcanzado la superioridad nuclear y no vamos a permitir que se sienten a la mesa de negociaciones y se retiren cuando quieran'”, argumenta el analista.

Por ello, Ritter dice que EEUU debe colaborar con Rusia, porque de lo contrario corre el peligro de seguir el camino de una carrera armamentista nuclear “que sólo puede tener un final trágico”.

En ese sentido, Ritter recuerda que Occidente ha subestimado a Rusia durante décadas, mientras señala el exitoso desempeño del país eslavo en su operación especial en Ucrania.
“Mire The Economist, la revista profundamente rusofóbica. Su última portada dice que Rusia está ganando. ¿Cómo puede ser, no era que les estaba yendo mal? Pero esto demuestra que la industria de defensa rusa en este momento es mucho más avanzada que la de EEUU.

Están produciendo nuevos sistemas, sistemas modernos, sistemas que se derivan de experiencias de menos de un año. El B-21 es un diseño de hace entre 10 y 15 años. Los rusos están sacando cosas nuevas”, argumentó el experto.

“Mire lo que hicimos con China: estamos tratando de estrangular sus chips, diciendo que nunca podrán desarrollar un chip de cierto tamaño. Y entonces les cortamos el acceso a las máquinas litográficas de los Países Bajos y a este y aquel suministro; y, en menos de un año, los chinos no sólo están produciendo ese chip, sino mejores chips, porque se vieron obligados a hacerlo ellos mismos. Y están muy por delante de nosotros en términos de otras tecnologías”, agregó.

“Simplemente nos engañamos a nosotros mismos, ese es el problema. Todas estas políticas son promulgadas por un Congreso que vive de la ignorancia del pueblo estadounidense y del miedo que genera esa ignorancia. Entonces, todas estas políticas no están diseñadas para abordar realmente los problemas”, recriminó.

“La prueba está en lo que podemos observar ahora: EEUU no pudo detener a Rusia, que está teniendo éxito en todos los frentes. Lo mismo con China. No les hemos hecho ningún daño, avanzan a todo vapor. Así que ninguna de nuestras políticas ha funcionado excepto hacer una cosa: aprovechar la ignorancia del pueblo estadounidense para infundirle miedo y luego hacer que las políticas de estos políticos parezcan fuertes, porque lo último que los políticos quieren hacer es estar explicando al pueblo estadounidense por qué los chinos y los rusos son más exitosos que nosotros”, concluyó Ritter.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

En Washinton están sorprendidos por la fuerza militar de los huthíes

Seis semanas después del inicio de una guerra no declarada en Yemen, los ataques estadounidenses y británicos no han...