Rusia y China están en racha

Publicado:

Noticias populares

Pepe Escobar.— El año 2023 puede definirse para la posteridad como el Año de la Asociación Estratégica Rusia-China. Esta maravilla  podría fácilmente balancearse bajo el ritmo de (quién si no) Stevie Wonder: “Aquí estoy,/ firmado, sellado, entregado, soy tuyo”.

En los primeros 11 meses de 2023, el comercio entre Rusia y China superó los 200.000 millones de dólares; no esperaban lograrlo hasta 2024.

Seguramente esa es una asociación con un buen ritmo. Una vez más firmado, sellado y entregado la visita de una delegación rusa a Beijing la semana pasada, encabezada por el Primer Ministro Mikhail Mishustin, se reunió con el Presidente chino Xi Jinping para revisar y mejorar todo el espectro de la asociación/cooperación estratégica integral, con una serie de nuevos e importantes proyectos conjuntos.

Al mismo tiempo, en el frente del Gran Juego 2.0, todo lo que es necesario reafirmar fue abordado en la detallada entrevista del Ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, a Dimitri Simes en su programa El Gran Juego .

Añádase a esto el desglose cuidadosamente descrito por  el jefe del SVR Sergey Naryshkin, definiendo 2024 como “el año del despertar geopolítico”, y presentando posiblemente como una formulación clave tras la próxima humillación de la OTAN en las estepas de Donbass: “En En 2024, el mundo árabe seguirá siendo el espacio principal en la lucha por el establecimiento de un nuevo orden”.

Ante un ajuste geopolítico tan detallado, no sorprende que la reacción imperial fuera de apoplejía, revelada en largos y tortuosos “análisis” que intentaron explicar por qué el presidente Putin resultó ser el “vencedor geopolítico” de 2023, seduciendo a vastas franjas de la población mundial.

El mundo árabe y el Sur Global, fortaleciendo a los BRICS al lado de China e impulsando a la UE aún más hacia un vacío negro creado por ella misma (y por la potencia hegemónica).

Putin incluso se permitió, medio en broma, ofrecer apoyo para la posible “reanexión” de las 404 regiones fronterizas del país, que eventualmente serían devueltas a sus antiguos propietarios Polonia, Hungría y Rumania. Añadió que está 100% seguro de que esto es lo que quieren los residentes de las fronteras todavía ucranianas.

Si eso sucediera, Transcarpatia regresaría a Hungría; Galicia y Volyn regresan a Polonia; y Bucovina volvería a Rumania. ¿Puedes sentir la euforia que habría en Budapest, Varsovia y Bucarest?

Luego está la posibilidad que el Hegemón ordene a los punks de la OTAN acosar a los petroleros rusos en el Mar Báltico y “aislar” San Petersburgo. No hace falta decir que la respuesta rusa sería simplemente eliminar los centros de Comando y Control (la piratería podría ser suficiente); destruir los dispositivos electrónicos y bloquear el Báltico realizando un ejercicio de “Libertad de Navegación” para que todos se familiaricen con el nuevo ritmo.

Esa simbiosis entre China y el Lejano Oriente ruso

Una de las características más impresionantes de la asociación ampliada entre Rusia y China es lo que se está planeando para la provincia nororiental china de Heilongjiang.

La idea es convertirlo en un megacentro económico, de desarrollo científico y de defensa nacional, centrado en la capital provincial, Harbin, con una nueva y extensa Zona Económica Especial (ZEE).

El vector clave es que este megacentro también coordinaría el desarrollo del inmenso Lejano Oriente ruso. Esto se discutió en detalle en el Foro Económico Oriental celebrado en Vladivostok el pasado mes de septiembre.

En un acuerdo único, Rusia podrían permitir a los chinos gestionar latitudes seleccionadas del Lejano Oriente ruso durante los próximos 100 años.

Como escribe el analista Thomas Polin, radicado en Hong Kong, Beijing está presupuestando no menos de 10 billones de yuanes (1,4 billones de dólares) para todo este asunto. La mitad sería absorbida por Harbin. El proyecto llegará al Congreso Nacional del Pueblo el próximo mes de marzo y se espera que sea aprobado. Ya ha sido aprobado por la cámara baja de la Duma de Moscú.

Las ramificaciones son alucinantes. Habríamos elevado a Harbin al estatus de ciudad administrada, al igual que Beijing, Shanghai, Tianjin y Chongqing. Y, sobre todo, se creará un comité de gestión chino-ruso en Harbin para supervisar todo el proyecto.

Las universidades chinas de primer nivel, incluida la Universidad de Pekín, trasladarían sus campus principales a Harbin. Las universidades de Defensa Nacional y de Tecnología militar se fusionarían con la Universidad de Ingeniería de Harbin para formar una nueva entidad centrada en las industrias de defensa. Institutos y empresas de investigación de alta tecnología en Beijing, Shanghai y Shenzhen también se trasladarían a Harbin.

El Banco Popular de China establecería su sede para el norte de China en Harbin, con mercados de acciones y futuros de materias primas.

A los residentes de Heilongjiang se les permitiría viajar de ida y vuelta a regiones del Lejano Oriente ruso sin visa. La nueva ZEE de Heilongjiang tendría su propia zona aduanera y no tendría impuestos de importación.

Ese es el mismo espíritu que impulsa los corredores de conectividad BRI y el Corredor Internacional de Transporte Norte Sur (INSTC). La razón subyacente es una integración más amplia de Eurasia.

En la reciente reunión del Club Astana en Kazajstán , Damjan Krnjevic-Miskovic, Director de Investigación de Políticas de la Universidad ADA en Bakú, hizo una excelente presentación sobre los corredores de conectividad.

Se refirió, por ejemplo, a la reunión del C5+1 (cinco “stans” de Asia Central más China) hace tres meses en Dushanbe, a la que asistió el presidente de Azerbaiyán, Aliyev: esto se traduce de manera simple: integración de Asia Central y el Cáucaso.

Miskovic está prestando la debida atención a todo lo que está evolucionando en lo que él define, correctamente, como “la región de la Ruta de la Seda”: interconectar la región euroatlántica con Asia-Pacífico e interconectar Asia occidental, Asia meridional y Eurasia en general.

Estratégicamente, por supuesto, esa es la “bisagra geopolítica donde la OTAN se encuentra con la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), y donde la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) se conecta con Turquía y el territorio de la UE”.

En términos prácticos, Rusia y China saben exactamente lo que hay que hacer para impulsar la conectividad económica y las “relaciones sinérgicas”.

La guerra de los corredores económicos se recrudece

La fragmentación de la economía global ya está polarizando a los BRICS 10 en expansión (a partir del 1 de enero , bajo la presidencia rusa, y sin coquetear con la dolarización, Argentina) y al cada vez más reducido G7.

El viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Andrey Rudenko, una mano fundamental en Asia, hablando con TASS, afirmó que el impulso clave para la Gran Asociación Eurasia (política oficial rusa) es conectar la Unión Económica Euroasiática (UEEA) con la BRI.

A medida que Rusia desarrolla un equilibrio cuidadosamente calibrado entre China e India, el mismo impulso se aplica al desarrollo del INSTC, donde Rusia, Irán e India son los principales socios, y Azerbaiyán también seguramente se convertirá en un actor crucial.

A esto hay que sumarle unas relaciones rusas enormemente mejoradas con Corea del Norte, Mongolia, Pakistán (miembro de la BRI y la OCS) y la ASEAN (excepto el occidentalizado Singapur).

Cuando se trata del meollo de la cuestión, las nuevas rutas de la seda están en racha. Acabo de estar en Moscú, Astana y Almaty durante tres semanas, y pude confirmar que los trenes en todos los corredores de conectividad están llenos hasta el tope; vía el Transiberiano; vía Astana hasta Minsk; y vía Almaty a Uzbekistán.

Yulia Melnikova, directora de programas del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia, añade que “Moscú puede y debe integrarse más activamente en las operaciones de tránsito a lo largo de la ruta China – Mongolia – Rusia” y acelerar la armonización de normas entre la UEEA y China. Por no hablar de invertir más en la cooperación entre Rusia y China en el Ártico.

Días atrás el presidente Putin, en una reunión de Ferrocarriles Rusos, presentó un ambicioso y masivo plan de expansión de infraestructura de 10 años que abarca nuevos ferrocarriles y una mejor conectividad con Asia, desde el Pacífico hasta el Ártico.

La economía rusa definitivamente ha girado hacia Asia,  es ahora responsable del 70% del volumen de negocios en medio de la demencia de las sanciones occidentales.

Así que lo que hay en el menú por delante es de todo, desde la modernización del Transiberiano y el establecimiento de un importante centro logístico en los Urales y Siberia hasta la mejora de la infraestructura portuaria en los mares Azov, Negro y Caspio y un tránsito de carga INSTC más rápido entre Murmansk y Mumbai.

Putin, casi como una ocurrencia tardía, comentó recientemente que el comercio a través del Canal de Suez ya no puede considerarse efectivo, en comparación con la Ruta del Mar del Norte de Rusia. Con un movimiento geopolítico único y brusco, Ansarullah de Yemen lo ha gráficado, para que todos lo vean.

El desarrollo ruso de la Ruta del Mar del Norte se produce en total sinergia con el impulso chino para desarrollar el tramo ártico de la BRI. En el frente del petróleo, los envíos rusos a China a través de su costa ártica tardan sólo 35 días: 10 días menos que a través de Suez.

Danila Krylov, investigadora del Departamento de Medio Oriente y Asia del Instituto de Información Científica en Ciencias Sociales de la Academia de Ciencias de Rusia, ofrece una visión sencilla:

“Veo que los estadounidenses se estén involucrando en Yemen como parte de un gran juego; hay más en ello que el simple deseo de castigar a los hutíes o a Irán, ya que es probable que esté motivado por el deseo de obstaculizar las exportaciones chinas a Europa. Los estadounidenses necesitan un Canal de Suez operativo y un corredor entre India y Europa, mientras que los chinos no lo quieren porque son dos competidores directos”.

No es que los chinos no lo quieran: con la Ruta del Mar del Norte en funcionamiento, no lo necesitan.

¡Ahora congela!

En resumen: en la actual y cada vez más conflictiva Guerra de los Corredores Económicos, la iniciativa es de Rusia y China.

Desesperados, como un pollo sin cabeza, y privados de opciones en la Guerra de los Corredores Económicos, los vasallos de la UE de la Hegemonía estadounidense están recurriendo a torcer el manual de Sigue el Dinero.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ha definido la congelación de activos rusos – no sólo privados, sino también estatales– por parte de la UE como un “puro robo”.

También el Ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov, está dejando claro que Moscú reaccionará simétricamente ante el posible uso de estos activos congelados.

Parafraseando a Lavrov: tú confiscas, nosotros confiscamos. Todos confiscamos.

Las repercusiones serán catastróficas… para la hegemonía. Ninguna nación del Sur Global, fuera de la OTAN, será “alentada” a poner sus divisas/reservas en Occidente. Esto puede llevar, en un instante, a que todo el Sur Global abandone el sistema financiero internacional liderado por Estados Unidos y se una a una alternativa liderada por Rusia y China.

La asociación estratégica entre Rusia y China ya está desafiando directamente el “orden internacional basado en reglas” en todos los frentes: mejorando sus esferas de influencia mientras desarrolla vastos corredores de conectividad que evitan dicho “orden”. Esto impide, en la medida de lo posible, una Guerra Caliente directa con la Hegemonía.

O, para decirlo en términos de la Ruta de la Seda: mientras los perros de la guerra ladran, mienten y roban, la caravana Rusia-China sigue su camino.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Vucic: Europa se está preparando para entrar en el conflicto ucraniano

El presidente serbio afirmó haber recibido esta información del primer ministro húngaro Viktor Orbán.