La actividad de los hutíes es una “resistencia victoriosa a las estructuras de dominación mundial”

Publicado:

Al amenazar la estabilidad del comercio marítimo mundial, las decenas de ataques perpetrados en las últimas semanas por el movimiento político Ansarolá, más conocido como los hutíes de Yemen, han arrojado luz sobre la fragilidad del modelo imperialista neoliberal en el mundo actual.

Noticias populares

Flávia Villela (Sputnik).— La arrogancia y la hipocresía imperialistas de Occidente salieron a la luz con las acciones resistentes y nacionalistas de los rebeldes yemeníes, comentaron a Sputnik los expertos entrevistados.

 

El grupo declaró la guerra a buques y embarcaciones de países del Mar Rojo que apoyan a Israel en la guerra contra Hamás en Gaza. Por el momento, los rebeldes han atacado al menos 12 buques comerciales.

A pesar de la narrativa hegemónica de criminalización del movimiento, la iniciativa hutí “es más que legítima” y ofrece una “resistencia victoriosa a las estructuras de dominación mundial comandadas por EEUU”, opinan Rames Philippe Maalouf, profesor de escuela pública en Río de Janeiro y doctor en Geografía Humana por la Universidad de Sao Paulo (USP), y Ailton Dutra Junior, el doctorando del Programa de Geopolítica de la USP.

“El movimiento hutí, en su práctica política, demuestra que es un movimiento antiimperialista, anticolonial, y muestra su solidaridad con los palestinos, precisamente deteniendo el comercio mundial, controlado hasta el día de hoy por los países occidentales, que son patrocinadores de Israel en esta guerra colonial contra los palestinos”, afirma Maalouf.

“Creo que el mérito que tienen es continuar la tradición nacionalista yemení de luchar contra la dominación angloamericana, primero británica y luego estadounidense, y sus aliados regionales, sus representantes del poder estadounidense en la región, principalmente Arabia Saudita”, añade su colega, Dutra Junior.

Cree que los recientes ataques del grupo Hizbulá, de las fuerzas nacionalistas iraquíes contra las bases estadounidenses en su país y en Siria, y las acciones de los hutíes tienen en común un intento de hacer retroceder a Occidente en el proyecto de dominar Gaza por intereses geopolíticos e incluso energéticos.

“La guerra de Gaza coincide con el proceso de adhesión de varios países de la región a los BRICS”, destaca Dutra Junior. “Están buscando gradualmente nuevas formas de organización internacional de la economía mundial, del sistema mundial, que no favorezcan a EEUU y a sus aliados clientes del mundo occidental. La guerra de Gaza podría tener como objetivo detener este proceso”.

La ofensiva israelí en la Franja de Gaza cumplió 100 días el 14 de enero, con al menos 24.000 muertos, el 70% de los cuales son mujeres y niños, y más de 60.000 heridos, indican cifras del Ministerio de Sanidad palestino. Por la parte israelí, se han producido 1.139 muertes, casi el mismo total que el 7 de octubre, cuando Hamás entró en territorio israelí.

¿Quiénes son los hutíes de Yemen?

Partidarios de Palestina, los hutíes proceden de la comunidad zaidí del islam chií, que en su día gobernó Yemen. Los ataques en el Mar Rojo son solidarios con los bombardeos en la Franja de Gaza.

El volumen de buques comerciales que atraviesan el estrecho de Bab al Mandeb ha descendido casi un 60% desde que comenzaron los ataques, apuntan los expertos, al agregar que alrededor del 12% del comercio mundial pasa por el Mar Rojo.

Los ataques hutíes ocurren principalmente en el estrecho de Bab al Mandeb, enlace entre el golfo de Adén, en el océano Índico, y el mar Rojo. El Mar Rojo une el Índico con el Mediterráneo a través del Canal de Suez.

“Por tanto, es una de las razones no declaradas de las constantes intervenciones de Arabia Saudita en Yemen durante los últimos 30 años. Al decir ‘Arabia Saudita’, quiero decir: Occidente por poder”, argumenta Maalouf.

“Esta importancia geopolítica, geoestratégica y geoeconómica del estrecho de Bab al Mandeb también está detrás de esta guerra en Yemen, que nunca termina”, agrega su colega.

“El daño es inmenso y los rebeldes hutíes son conscientes de ello, su objetivo es precisamente poner en peligro este comercio mundial, porque, según su visión, el mundo calla ante el genocidio que está sucediendo allí en Palestina”, subraya Dutra Junior.

Irán y los hutíes: un apoyo velado inconveniente a EEUU

No existe un reconocimiento oficial de una alianza entre Irán y los hutíes, pero ambos entrevistados coinciden en que el gobierno iraní ha estado apoyando las acciones de los hutíes durante los últimos años. Este apoyo velado representa, según ellos, una especie de freno a ataques más contundentes contra Yemen por parte del país norteamericano, por ejemplo.

Dutra Junior sostiene que EEUU lleva más de 40 años intentando reconquistar Irán, debido a su tamaño, poder militar, riqueza natural y posición geográfica.

“La cuestión es si Estados Unidos es capaz de librar esta guerra, porque su rendimiento militar a lo largo de los últimos 30 años ha sido muy pobre”, afirma el doctorando, argumentando que el ejército estadounidense fue expulsado de Afganistán, perdió la guerra de Irak y varios otros conflictos en todo el mundo.

Al mismo tiempo, Irán adquirió hace tiempo la capacidad de producir tecnologías para utilizar satélites en el espacio, dominar la energía nuclear y la microelectrónica. Produce y utiliza su propio armamento, que es eficaz, indica Dutra Junior. Sin embargo, Irán evitará una guerra directa, opina el experto.

“Es un país cuyos dirigentes políticos y militares tienen experiencia de combate, un país que tiene montañas de 4.000 metros de altura, sobre todo en la región controlada por el gobierno hutí”, apunta Dutra Junior.

Oriente Medio e historia de Yemen

Yemen del Norte, que oficialmente era la República Popular Árabe de Yemen, y Yemen del Sur, anteriormente la República Democrática Popular de Yemen, de influencia marxista, se unificaron en 1990.

“Esto sacudió la geopolítica de la región con un impacto global, porque Yemen del Norte era panarabista, socialista, y Yemen del Sur era socialista marxista-leninista”, explica Maalouf.
Hace 60 años Yemen del Sur libró una revolución comunista contra el Reino Unido y ganó, recuerda Dutra Junior.

En 1994 estalló una guerra civil en el país, con el apoyo de Arabia Saudita a la oposición al gobierno. Desde la breve y sangrienta guerra civil de 1994, Yemen ha experimentado una grave inestabilidad política y humanitaria, afirma Maalouf, que considera que el país “ha pagado un alto precio por haber sido una vanguardia progresista en el mundo árabe”.

En 1992 se formó el movimiento político Ansarolá, que significa los que creen en Dios, los seguidores de Dios o los ayudantes de Dios. Hoy es más conocido como los hutíes, nombre que honra a uno de los líderes del movimiento, Badredin Hutí, asesinado en 2004 durante un levantamiento contra el gobierno de Ali Salé en Yemen.

El profesor expone que el movimiento comenzó de forma moderada, con una connotación principalmente religiosa.

“Tuvo una influencia muy significativa del chiismo, sobre todo del chiismo libanés, especialmente de Hizbulá. Pero no es solo un movimiento chií. Recordemos que el chiismo en Yemen es diferente del chiismo practicado en Irán y también en el Líbano”, explica el profesor.

Dutra Junior coincide también en que los hutíes no pretenden ser un movimiento chií, sino un movimiento político de resistencia a la injerencia occidental en Yemen, que se viene produciendo desde los años noventa.

La radicalización del grupo comenzó en 2003 con la invasión de Irak por EEUU y el Reino Unido, “que condujo a la devastación del país, al derrocamiento del gobierno baasista y a la muerte de más de 4 millones de iraquíes”, destaca el experto.

La muerte de Hutí desencadenó una guerra civil en Yemen, con la participación de Arabia Saudita, que apoyó a las fuerzas gubernamentales contra los hutíes, que llegaron a ser un movimiento armado.

Desde 2015, los rebeldes han tomado el poder en la antigua República de Yemen del Norte, donde viven 27,5 millones de habitantes. La toma del poder dio lugar a la creación de una coalición liderada por Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, apoyada por Estados Unidos, Reino Unido y Occidente en general, incluido Israel.

“Israel es el gran ausente omnipresente en las guerras del suroeste asiático y del norte de África”, subraya Maalouf.

La crisis humanitaria

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la guerra entre los rebeldes yemeníes y la coalición de Arabia Saudita, Estados Unidos e Israel ha costado cientos de miles de vidas.

En la actualidad, Yemen se encuentra entre las naciones más pobres de Asia y del mundo árabe, junto con Somalia y Sudán. La ONU considera que Yemen vive la crisis humanitaria más grave del planeta, con más del 80% de la población necesitada de protección. Según una publicación de la organización, más de 16 millones de yemeníes pasan hambre.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

La humanidad reescribe la historia sin que Occidente se percate

Los acontecimientos que vivimos hoy apuntan sin tapujos al fin del occidentocentrismo, a pesar del rechazo de esta idea por parte de los países occidentales, de sus acciones y sus declaraciones que indican la ilusión de que son el centro del universo.