Las vacunas contra el ‘covid’ causaron estragos entre los deportistas

Publicado:

Noticias populares

En 2021 y 2022, entre los deportistas que se vacunaron contra el “covid” se produjeron 1.600 accidentes cardíacos, incluidas 1.000 “muertes súbitas” en todo el mundo, según una base de datos elaborada por Good Sciencing, que se basa en los casos que han sido objeto de cobertura mediática, tanto de deportistas aficionados como profesionales (1).

El número de casos no incluidos en la base de datos es mucho mayor, sin duda.

La correlación de las lesiones con las inyecciones es obvia. Casi desde el inicio de la campaña de vacunación, aumentaron los paros cardíacos y las muertes súbitas entre los deportistas, a menudo poco después de recibir alguna de las dosis.

Los datos de Good Science, que abarcan dos años ilustrados cronológicamente, permiten excluir un ciclo estacional y muestran el aspecto excepcional del fenómeno, fuertemente correlacionado con las dosis recibidas por el deportista.

El estudio compara los recuentos posteriores a la vacunación con los anteriores a ella. Lamentablemente, los criterios de selección de las poblaciones observadas –nivel deportivo, profesional o aficionado, edad– varían de un estudio a otro y no es posible comparar con éxito los diferentes datos de forma concluyente. Sin embargo, es evidente que entre 2021 y 2022 se produjo un fuerte aumento.

En 2006 el Comité Olímpico Internacional financió un metaanálisis sobre las muertes súbitas de deportistas (2). Se revisaron 2.866 artículos científicos, que abarcaban competiciones internacionales de 1966 a 2004, y se descubrió que se habían registrado 1.101 muertes súbitas entre deportistas menores de 35 años, una media de 29 deportistas por año.

Aquel estudio concluyó que la incidencia de la muerte súbita cardíaca en deportistas jóvenes (de 12 a 35 años) es de 0,5 a 2 por 100.000 al año, aproximadamente 2,5 veces más que en los no deportistas. El deporte con mayor incidencia es el fútbol, como ya destacamos en su momento.

La muerte súbita cardíaca es la causa del 90 por cien de las muertes súbitas y el 82 por cien de las crisis ocurren durante una competición o un entrenamiento. Otras causas son el asma (u otras afecciones pulmonares), el golpe de calor, el abuso de drogas, las embolias cerebrales o incluso la rotura de una arteria cerebral.

Los datos de Good Science muestran que en los dos últimos años, el número de accidentes graves entre los deportistas equivale al total de los 38 años analizados en el metaanálisis del COI. Esto debería constituir una señal alarmante que merecería la apertura de una investigación por parte de todos los sistemas sanitarios del mundo.

Eso no va a ocurrir poque la industria farmacéutica es uno de los principales patrocinadores de las competiciones deportivas de alto nivel, directa o indirectamente a través de la publicidad. El deporte es sinónimo de salud y la farmacia también.

El aumento de los accidentes en plena competición, a menudo espectaculares cuando un deportista conocido se desploma tras un paro cardíaco, se refleja en el número de publicaciones de los medios de comunicación, pero muchas veces sin hacer referencia al estado de vacunación de la víctima.

El tabú, salvo raras excepciones, se aplica no sólo a los medios de comunicación, sino también a clubes y familiares.

(1) https://goodsciencing.com/covid/athletes-suffer-cardiac-arrest-die-after-covid-shot/
(2) https://academic.oup.com/eurjpc/article/13/6/859/5932831

Fuente: mpr21.info

1 COMENTARIO

  1. ¿Y lo han ocultado TODOS los medios? ¿Los “oficiales” y los “no oficiales”?
    ¿Cuántos casos ha habido en España?
    Me da que algo así no se puede ocultar mucho tiempo, pero bueno.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

El Sol se insubordina: la tormenta geomagnética que viene

Desde enero de 2005 el Centro de Predicción del Clima Espacial de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos no emitía una alerta de tormenta geomagnética severa, pero así ocurrió el pasado 10 de mayo, cuando dio inicio un episodio bien singular para los terrícolas.

Le puede interesar: