Una placa antigua permite hacer un asombroso descubrimiento

Publicado:

El hallazgo se produjo en España.

Noticias populares

Este martes, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España anunció que sus expertos están investigando una serie de signos inscritos en una tablilla de pizarra del yacimiento tartésico de Casas del Turuñuelo (Guareña, Badajoz). Las primeras interpretaciones de una secuencia de signos trazados en el marco de la tablilla, en la que también se hallaron figuras de tres guerreros, apuntan a que se trataría de un abecedario.

El tercer abecedario paleohispánico meridional

Los investigadores explican que las escrituras paleohispánicas se dividen en dos familias: la familia nororiental y la familia meridional. La frontera estaría, aproximadamente, al sur de Valencia. Todas ellas derivan de la escritura fenicia, de la que se hizo una primera adaptación y luego se produjeron dos adaptaciones diferentes, una en el norte y otra en el sur. Esta última es la que dio lugar a la familia de las escrituras meridionales, a la que correspondería este abecedario.

“Tras estudiar las imágenes, todo apunta a que se trata de un abecedario de escritura meridional con la secuencia inicial ABeKaTuIKeLBaNS?ŚTaUE, que es casi la misma documentada en el abecedario de Espanca [en Castro Verde, Portugal], excepto por el decimoprimer signo, que presenta una forma especial”, explica Joan Ferrer i Jané, investigador experto en este tipo de escritura de la Universidad de Barcelona. Ferrer se puso en contacto con el equipo responsable de estas excavaciones arqueológicas y les pidió colaborar con ellos.

“Más allá de las figuras, cuando observé la placa, vi que en uno de los laterales parecía haber un signo paleohispánico, un signo que no se puede confundir con ningún otro. También se apreciaban otros trazos compatibles con signos de una secuencia conocida”, subrayó Ferrer.

Hasta el momento, solo hay constancia de la existencia de dos abecedarios más de escrituras meridionales. “Este abecedario [el de Espanca] tiene 27 signos y es el único completo que conocíamos hasta la fecha. Se encontró otro en la excavación de Villasviejas del Tamuja (Cáceres) pero está muy fragmentado, solo tiene algunos signos centrales. Con lo cual, el de Guareña sería el tercero y aportaría mucha información“, apunta Ferrer.

Las características del abecedario

El abecedario empieza con la secuencia “ABeKaTu”, que sería su equivalente al ABCD, que procede del fenicio. Contaría con 21 signos escritos en el sentido de izquierda a derecha, siguiendo el borde exterior de la placa.

“Se habrían perdido al menos seis signos en la zona partida de la pieza, pero si fuera completamente simétrico y los signos ocuparan completamente tres de los cuatro laterales de la placa, podría llegar a los 32 signos, con lo que los signos perdidos podrían llegar a ser once o quizás más si un posible signo, ‘Tu’, aislado en el cuarto lateral, formara parte del abecedario”, comenta Ferrer. El experto lamentó que “se haya perdido la parte final del abecedario, ya que es ahí donde suelen estar las diferencias más acusadas”, añade.

Esther Rodríguez González, una de las responsables de las excavaciones, destacó que desde el primer momento del hallazgo de la tablilla de pizarra era consciente de que “el volumen de información que contenía era superior incluso al de los propios rostros encontrados [de los guerreros]”. Además de las siluetas de unas figuras humanas, los científicos ya habían observado varios círculos y líneas que hacían intuir que la placa se podría analizar en diferentes niveles.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Motín y fuga de 200 yihadistas de una cárcel de máxima seguridad de Níger

El jueves estalló un motín en la prisión de máxima seguridad de Kutukalé, situada a unos cincuenta kilómetros de Niamey, que albergaba a más de 200 yihadistas, enre otros reclusos.