Inicio Artículos El Neoliberalismo “Made in USA” ha caducado

El Neoliberalismo “Made in USA” ha caducado

349
0
Compartir

La crisis institucional de las Democracias Neoliberales sumado a los altos índices de abstención electoral o de nula participación ciudadana, estarían indicando la caducidad del modelo neoliberal en el presente siglo. Poco a poco vemos los mismos síntomas que padecemos ser padecidos por otros (México, Perú, Chile, etc).

Y es que el mundo ya no es el mismo, las tecnologías cambian y el mundo cambia, por tanto, el hombre cambia.

Cabe recordar que las dictaduras militares latinoamericanas del siglo XX jugaron un rol relevante en la implantación del Neoliberalismo, ellas pavimentaban el camino para que estas se desarrollaran a sus anchas. Por lo que no deja de ser hoy muy interesante la progresiva implantación del neoliberalismo en Europa al tiempo que se desinstala el Estado de Bienestar.

Partamos, por tanto, definiendo al Neoliberalismo.

Lo podemos definir como un modelo que hace que el Estado pierda su rol protector o bien disminuya  su tamaño considerablemente, desligándose de sus otrora responsabilidades, y otorgando al interés privado la libertad de movimiento que dentro de un Estado fuerte y soberano no lo podría tener, permitiendo, además, la toma de control, por parte de privados, lo que el Estado ya no desea hacerse cargo.

La influencia de España y EEUU en América Latina

Si el imperio español desembarcó en América en 1492 sería a partir de 1992, 500 años después, que nuevamente habría de desembarcar en masa pero con sus empresas transnacionales. La década de los 90´ sería el clímax de las privatizaciones en América Latina. Y Chile habría de ser el mayor ejemplo del modelo Neoliberal. No por nada le señalan como el “laboratorio del Neoliberalismo”.

Pero ya antes del arribo en masa de las empresas españolas ya existía fuerte Inversión Extranjera Directa (IED) por parte de EEUU, que aún persiste.

Recordemos, además, que el imperio español tuvo fuerte presencia en el continente, desde que desembarcaron (1492), hasta que se vio mermada por la oleada de movimientos independentistas del siglo XIX en sus colonias, perdiendo considerablemente influencia y quedando como imperio dominante el imperio Inglés pero por muy corto tiempo, ya que la joven nación de EEUU comenzaba a tener una fuerte presencia en el continente, triplicando su inversión en América Latina antes de la Primera Guerra Mundial; y posicionándose como el segundo país que mayormente invertía dentro del continente.

Concluida la Segunda Guerra Mundial, EEUU se convertiría en el principal inversor de la zona, desplazando así a Gran Bretaña, que controlaba las principales rutas marítimas y los ferrocarriles. Y ya sabemos la continuación de invasiones militares y la instauración de dictaduras al servicio de los intereses del joven imperio, fieles a sus doctrinas imperialistas.

Europa, la garantía de sobrevivencia de EEUU

Todo podría indicar que Europa, finalizada la Segunda Guerra Mundial, fue convertida en una especie de garantía a utilizar si EEUU dejara de mantener el ritmo de vida propio de un imperio. Las actuales negociaciones secretas sobre el TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership), a espaldas del pueblo europeo, da como para especular al respecto.

¿Acaso Europa, terminada la gran guerra, fue obligada a “firmar” ciertos acuerdos secretos con EEUU que permitieron garantizar el Plan Marshall, presencia militar y un nivel de vida por sobre lo habitual?

Es evidente que Europa (Occidental) no es un continente independiente, ni de países independientes (soberanos). La Unión Europea se ha convertido en un instrumento de EEUU. Si fuera inteligente, hoy estaría bien con sus vecinos cercanos (Rusia) o sus vecinos no tan lejanos (China), y en contra de la mala influencia de EEUU.

Un Imperio en aprietos

El actual avance acelerado de China está permitiendo que EEUU se vea obligado a buscar amarres económicos   tales como el TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership) y el TPP (Trans-Pacific Partnership), frente a sus aliados, para asegurar el sostenimiento del imperio y su propio nivel de vida.

El Neoliberalismo “Made in USA” en América ha permitido alivianar la carga de EEUU. Y hoy cuando se ve el modelo en retroceso (Venezuela, Bolivia) o amenazado (China), EEUU está recurriendo a su “seguro de cesantía” (Europa) e instalando progresivamente el neoliberalismo, buscando amarrar al continente bajo el TTIP; y haciendo algo parecido en su patio trasero (América Latina), recurriendo a su “seguro manifiesto” y tratando de amarrar a sus acérrimos aliados dentro del continente bajo el TPP, incluyendo a sus aliados de Oceanía y Asia. ¿Existen debates abiertos en los Grandes Medios con respecto a tales negociaciones?

El Neoliberalismo “Made in USA” ha caducado

Debemos señalar que el Neoliberalismo fue implantado en un momento cuando el flujo de información no era tan fluida, tal como la conocemos hoy; impuesto, además, bajo el monopolio de la información de plataformas tradicionales.

Recordemos que antes de aparecer Internet era imposible que una opinión cualquiera tuviera cabida en medios tradicionales y menos aún que esa opinión pudiese traspasar las fronteras. Hoy cualquiera puede opinar y hacer que sus opiniones se instalen en las nuevas herramientas y traspasen las fronteras.

El incremento del flujo de información, o te plataformas comunicacionales, a partir del siglo XXI, ha permitido el desarrollo de espacios de crítica que nunca antes se había tenido.

El monopolio de la información se vio mermada con la aparición de nuevas plataformas comunicacionales, siendo la Internet la mayor plataforma de contrapeso, obligando a las plataformas tradicionales a adaptarse al formato de la Internet, conservando las tradicionales.

Lo novedoso es que, conforme surgían las nuevas plataformas comunicacionales, surgía un nuevo tipo de Democracia en América Latina con mayor protagonismo del Estado y mayor protagonismo ciudadano, como respuesta al estancamiento de las democracias neoliberales y como contrapeso al modelo neoliberal.

Sería el propio comandante Hugo Chávez, otrora presidente de Venezuela, quien habría de iniciar el proceso anti-neoliberal, denominado por algunos como Socialismo del siglo XXI; adquiriendo mayor protagonismo las nuevas plataformas comunicacionales y dando un nuevo sentido a las plataformas tradicionales. Esto último daría paso al nacimiento del canal de información Telesur en contraposición a los monopolios de información con fuerte inclinación a los intereses de EEUU y sus aliados europeos.

Conclusión

El neoliberalismo “Made in USA” ya no tiene razón de ser, y menos cuando nuestras sociedades se han visto sumergidas en el  actual flujo de información, dando paso a bloques de información (Telesur, Russia Today, HispanTV, etc) que chocan con los monopolios de información al servicio del Capitalismo Occidental.

Muy conveniente han sido las ventas de “democracia” o de “libertad de expresión”, ya que sin estas el flujo de información estarían limitadas.

Es probable que en un futuro muy cercano, para sobrevivir, el neoliberalismo “Made in USA” tenga que adoptar el neoliberalismo “Made in China”; de ninguna forma querrá adoptar el Socialismo del siglo XXI “Made in Venezuela” .

Y es que claramente el alumno (China) ha superado con creces al maestro (EEUU).

¿Se podrá desmontar el neoliberalismo “Made in Usa” para poder instalar el Neoliberalismo “Made In China”? ¿Qué posibilidades existen de que puedan volver las dictaduras militares al continente?

Lo cierto es que China ha despegado, y EEUU sabe bien lo que significa su avance. No por nada los actuales movimientos de pieza de EEUU están dirigidos fundamentalmente para detener o retroceder la influencia china o bien para horadar su propio vecindario.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here