Inicio Destacado Extremismo islámico en Bosnia.¿Una nueva realidad?

Extremismo islámico en Bosnia.¿Una nueva realidad?

1626
0
Compartir

Bosnia 20 años después de la firma de los Tratados de Dayton es un “vivero” del extremismo e yihadismo en Europa.

No es una opinión del que esto escribe que miente y deforma la realidad de la siempre ultrajada Bosnia musulmana. Ni es un aforismo gran serbio o una victoria póstuma de Milosevic. Es más que una noticia, una realidad tangible que se viene fraguando desde hace décadas.

Que hoy la BBC, la CNN, la voz de América, el Washington Post se hagan eco del semillero yihadista en el que se ha convertido Bosnia

y el resto de los Balcanes poblados por musulmanes, Kosovo, Albania y una Macedonia que amenaza una vez más con el descontrol absoluto da idea de la gravedad del problema.

 Además de un tímido reconocimiento occidental que empieza a asumir el fracaso de la creación de ese pseudo-protectorado  bosnio en manos del islamismo desde su declaración de guerra contra Yugoslavia y sus primeros pasos como ente independiente .En Bosnia y Herzegovina se utilizaron en todo momento la religión por parte de los musulmanes para ir contra Serbia. El partido político SDA fue la herramienta perfecta. Y más desde que tomara las riendas Alija Izetbegovic, el hombre al que Occidente y el mundo islámico ungieron como padre de la patria musulmana pese a que no ganará las elecciones dentro de su partido, ni fuera el más votado, ni el único creador de dicha formación política aunque quedó como máximo dirigente tras las purgas consecuentes, en los que el malvado enemigo chetnik nada tuvo que ver.

No es nuestro cometido explicar aquí las causas de la guerra de Bosnia, ni sus actores políticos, pero si se debe señalar lo falso, hipócrita y cínico de muchas de las posturas sostenidas sobre este apartado aun actualmente pese a que medios informativos como los ya mencionados o propios medios de comunicación afines a Sarajevo hablen de una islamización creciente, de un número de yihadistas sin comparación en toda Europa, a tenor de la población total que no alcanza los cuatro millones de habitantes, y cuya mayoría es cristiana, que obviamente nada tiene que ver con el fenómeno del ISI.

 Estamos ante una radicalización, que hoy ve la luz pero que empezó incluso antes que se produjeron los primeros choques armados en la ex-república yugoslava de Bosnia y Herzegovina. 

El primer asesinato por motivos de odio étnico fue en Sarajevo, al abrir extremistas musulmanes fuego contra la celebración en una iglesia en el centro de Sarajevo de una boda de una pareja serbo-bosnia, murieron dos personas y hubo decenas de heridas. Se gritó fuera serbios de Bosnia y Allah es grande. 

Esto sucedió antes del tiroteo de la manifestación pretendidamente pacífica de Sarajevo del 5 de Marzo de 1992,  presentada como el primer gran acto violento, muestra del irredentismo guerra civilista serbio. Con otra mentira se justificaba y legitimaba la destrucción de Yugoslavia, la continuación de la guerra civil, la aparición de la primera pequeña guerra santa en Europa desde el fin del imperio otomano, y la causa de más de dos millones de exiliados y más de 100,000 muertos.

 No nos dejemos arrastrar por los vericuetos de la historia no-contada o directamente falsa porque si no esta nunca tendría fin, especialmente en el caso de Bosnia y Herzegovina.

Volvamos a la actualidad, tras la matanza de París. El gobierno de Sarajevo desoyendo la preocupación occidental por el proceso de fanatización islamista, se atrevió a decir que no existían riesgos de atentado en “su” república. Ni siquiera tuvo que pasar una semana, para que la propia capital fuera escenario de un ataque terrorista. Un terrorista bosnio-musulmán atacó un cuartel del ejército matando a dos soldados, hiriendo a otros tantos, y provocando heridas de poca consideración a media docena de transeúntes. Incluso llegó a disparar contra un autobús, con un milagroso resultado de tres heridos leves.  El salafista de nombre Enes Omeragic , rodeado por la policía militarizada bosnia, se atrinchero y se voló a si mismo con una granada. Su grito de guerra al acribillar a los soldados, fue otra vez más en los Balcanes, el de Allah Akbar. Tenía una estrecha relación con un yihadista bosnio-musulmán recién venido de Siria, investigado por las autoridades por adoctrinamiento y reclutamiento terrorista.

Este ataque desgraciadamente no es el primero de estas características ocurrido en Bosnia.

sub4

A finales del pasado mes de Abril, otro terrorista atacó una comisaría en Zvornik, asesinando a un policía y dejando heridos a otros dos antes de ser eliminado. Y antes un terrorista wahabita vació el cargador de su kalashnikov contra la embajada de USA en Sarajevo.

 Si el caso de Zvornik, ya encendió todas las alarmas en Bosnia y confirmó los temores de las agencias de inteligencia occidentales hasta entonces tranquilas por la total ,creían ellos supeditación de los islamistas a sus intereses. El doble asesinato de Sarajevo pone de manifiesto que el islamismo se ha instalado en Bosnia Herzegovina para quedarse. Si es que alguna vez no estuvo presente, mejor o peor escondido, más o menos tolerado, o silenciado pero no desarticulado. Siempre estuvo latente.

 Cabe volver a dar un pequeño salto al pasado para citar el pasado islamista-nazi del padre de la patria musulmana-bosnia, Alija Izetbegovic  que además de colaborar con la división de las SS, Prinze Eugene; pasó su estancia en las prisiones en época de Tito por su Declaración Islámica en 1971, auténtico documento del odio, la guerra, la justificación del exterminio al cristiano y al ateo, y la asunción por parte de los que serían los artífices de la Bosnia “Multicultural” auspiciada por Occidente de los valores que llevaron al Ayatolá Jomenei al poder en Irán.

 Bosnia fue protegida, aupada, y financiada por países musulmanes durante la guerra civil yugoslava. Especialmente por Turquía, su añorado tutor, Irán, el gran referente de la vieja guardia, y los saudíes siempre dispuestos a extender el islamismo más extremo por todo el mundo.

Y lo consiguieron en el caso bosnio. La principal razón de la guerra de Bosnia, no fueron ni las fantasiosas ansias expansionistas de una Gran Serbia que nunca ha existido, ni el estalinismo de Milosevic, ni cualquier otra sandez  que defienda a una Bosnia falsamente multicultural que  en cambio sí legitimaba la destrucción de un estado multinacional y federal como Yugoslavia y que promovió la muerte durante años hasta alcanzar los objetivos de una élite.

 Esta camarilla , que es la que cree tener el poder en Sarajevo, que ve como su constitución sale de la Embajada de USA, sus presupuestos son aprobados por un Alto Representante Internacional, y sus fuerzas armadas dirigidas por la OTAN con el único objetivo de imponer los tratados de Dayton, y un estado mordaza sobre las minorías serbias( en rebeldía) y las croatas(aliadas),es la de la guerra.

La de una guerra que obedecía a la destrucción de Yugoslavia, a borrar toda influencia serbia, y  la primacía de las capas islamistas bosnio-musulmanas sobre el resto. Aunque fueran una minoría mayoritaria, y que hoy sean apenas el 48% de la población, su diferenciación religiosa y su golpe definitivo contra Yugoslavia, amén de una oportunidad para USA de entrar como un elefante en una cacharrería en la entonces incipiente construcción europea les dieron las razones coyunturales para provocar, empezar y glorificar una guerra tan atroz como innecesaria e injustificable.

 Una guerra que se hizo en nombre de la media luna, una guerra que trajo 30,000 combatientes musulmanes, que nunca fueron investigados o interrogados en sus países de origen o residencia por sus crímenes, horribles en muchas ocasiones. Guardando un gran parecido con las aberraciones rituales que hoy practica el ISI. Una experiencia militar que dejó huella, ahí están dos de los terroristas del 11s, y uno de los principales caídes militares del ISI en Siria.

Muchas publicaciones hablan del paso de 300 o 3000 musulmanes por la guerra de Bosnia, cifras risibles. Si tenemos en cuenta que se quedaron a vivir en la Bosnia independiente más de 2000 muyahidines sobre todo en la zona de Zenica y Zvornik, que la guerra duró cuatro años y que son muchos los mandos yihadistas, tanto de Al-qaeda y el ISI que pasaron por ella, es más que factible la cifra de 30,000 militares reconocidos por medios afines a la inteligencia militar occidental.

Que el propio Bin-laden tuviera despacho en Sarajevo y nacionalidad bosnia y croata da una idea del apoyo islamista a la causa bosnia.

Otros órganos en teoría más neutrales como la Liga de Países Musulmanes condicionaron los precios de materias primas, las inversiones, y las compras a las potencias occidentales en función del papel de Occidente en ayuda de sus “hermanos bosnios”. Hoy  llamados bosniacos, para diferenciarlos de los infieles. Que la mayoría de países musulmanes no sólo apoyará las terribles sanciones a Belgrado, sino que exigiera constantemente  su endurecimiento a Naciones Unidas, es otra muestra de la importancia de la protección islámica a Sarajevo.

 Siendo estos sus mimbres quien puede sorprenderse hoy. En dichas regiones, en Zenica, ni la policía ni los servicios públicos como una ambulancia o un empleado del censo pueden pasar el umbral de muchas poblaciones por propia supervivencia. La existencia de campos de entrenamiento de yihadistas, el tráfico de armas, y la implantación de la sharia no son fenómenos actuales, están asentados desde hace más de una década. En Zvornik y sus cercanías, las barbas largas, y las indumentarias salafistas se prodigan , de la misma manera que lo hacen las mezquitas y centros wahabitas por toda la antigua república ex-yugoslava de Bosnia. 

Se habla de una imposición del islam foráneo, que la realidad social bosnia, dista de ser así. Quizá no lo fuera antes de la guerra, al empezarla se entregaron a este modelo social y religioso, en el que no pueden existir separaciones reales.

El desprecio de los musulmanes ricos, aquellos emiratíes y saudíes que conducen coches de lujo y compran en los tiendas y grandes almacenes bosnios, en los que sólo se ven burkas y uniformes de la ONU pero ningún bosnio, tiene posiblemente más que ver con el clasismo y con la presunción que fueron ellos quienes pagaron la factura, que de una verdadera distinción religiosa, como reiteran los medios oficialistas, que no pueden negar la evidencia y reconocen todos estos datos, pese a seguir justificando la guerra y su  insostenible estado resultante así como la supuesta multiculturalidad e inocencia de la causa bosnia. Hoy el hiyab forma parte de la vida diaria en toda Bosnia. Nunca lo fue antes de la guerra. Ni la dificultad  o elevados precios para encontrar alcohol o las mil trabas para los centros de culto y enseñanza cristianos, el acoso taimado, y la proliferación de webs no ya sólo radicales sino yihadistas, o la infiltración de radicalismo religioso en el deporte.

 Obviamente no todos los musulmanes bosnios, comparten estos valores, en Bihac, durante la guerra Fikret Abdic, intentó una experiencia autónoma de Sarajevo y la paz con serbios y croatas. Su experimento fue aplastado a sangre y fuego, con una destacada participación de los fieros muyahidines, sus hermanos de fe en la despiadada represión, una de las prioridades personales del líder bosnio, Alija Izetbegovic.

 

Si nos alejamos de esos puntos calientes, topamos con otros. Banja Luka,capital de la República Srpska , es la ciudad natal de Bajro Ikanovic, líder terrorista wahabita del ISI en Siria, incluido en la lista negra de Washington, considerado el más peligroso de los “bosniacos”, pero uno más de los 300 que luchan en las filas del ISI, Al-qaeda y sus franquicias quedan al margen casi dos centenares más de yihadistas. Unos caerán y otros volverán encuadrados en otra ala del ISI o al Qaeda, los reclutadores  e imanes. Y sus mensajes tendrán adeptos no en alejados centros rurales, sino en Sarajevo y en una de las principales mezquitas de la ciudad, como así ha pasado ya, con otro veterano más de Bosnia, enlace de los yihadistas de Siria, Hadzic que protagonizó un video propagandístico del ISI en Siria junto a otros voluntarios “bosniacos”. Sin salir de la capital de la paz y perdón mundial, en la vecina mezquita salafista , ha sido detenido Bilal Bosnic, otro veterano de los muyahidines de la Armija musulmana, reclutador de islamistas para constituir “un nuevo frente del Califato en los Balcanes”. Otros mandos relevantes son  Naser bin Ali al Ansi, otro veterano muyahidín de la guerra de Bosnia que tras su paso de Al-qaeda , forma parte del ISI sirio y se responsabiliza de la matanza de Charlie-hebdo. .

Se estiman en unos 5000 los seguidores de la corriente salafista en Bosnia, según datos oficiales.

Aunque un estudio reciente eleva el número de  partidarios en los Balcanes hasta 400,000 la mayoría en Bosnia.

 

La misma guerra que miles de serbios y croatas afrontaron hace ya décadas y que nadie quiso ver ni aceptar, excepto ellos, quienes las sufrieron y siguen pagando las consecuencias ahora llevada a la sevicia por los extremistas del ISI en las calles de París. Sin embargo , la diferencia es que hoy se persigue a quienes hacen la guerra santa, y el asesinato, no como ayer.  Y tanto unos como otros están entre nosotros.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here