Luego aparecen las inquisiciones, las guerras de religión, las guerras coloniales, las civiles, 100 millones de muertos en dos guerras mundiales y los que hacen negocios con ellas desde las judicaturas, las catedrales, los principados y el hambre ajena.

Desde que se inició el “invento” no han cambiado los papeles ni los protagonistas.  Ahora hacen morir a la intemperie a millones de desharrapados de pan, patria y justicia, mientras los nacismos crecen en sus gobiernos y cancillerías.

En esta florida ceremonia de la mentira no cumplen ni la décima parte de sus exiguos compromisos, sus cartas magnas europeas, sus derechos del hombre y el ciudadano y sus declaraciones universales de derechos humanos.

La carne de pobre, sirio, iraquí o afgano, se pudre al viento helado, a las tormentas de invierno, mientras en los confortables palacios de Bruselas confluyen la vacuidad y la ambición, sin que se asome la sombra de la guillotina.

Europa, que vivió el drama supremo del genocidio judeo-gitano-comunista, asiste impasible, corrupta y miserable, al drama de los pueblos en sus fronteras de miel y fascismo. Si al menos tuvieran la decencia de no invocar ningún valor humano, caritativo o religioso, nos quedaríamos justo con lo que son y han sido: un pozo infinito de egoísmo y miseria humana.

En las cancillerías y gobiernos de Europa, ese proyecto fallido y maniqueo, afloran los politicuchos de tres ideas de falsa ideología, los capos y los traficantes intermedios que ocultan a banqueros y caporales del capital, los vendedores de humo y trabalenguas: “una máquina nunca conseguirá hacer una máquina” y el “alcalde elige a los vecinos que son los que eligen al alcalde”, a los gánsteres con acta de diputado/a y a los que lleva sangrando su úlcera fascista hace mil años.

Europa, sus falsos mitos, sus falsas libertades y su falso humanismo están donde han estado siempre,  en la merde.

Lucas Leon Simon

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.