Inicio Destacado Radovan Karadzic condenado a 40 años de prisión

Radovan Karadzic condenado a 40 años de prisión

930
0
Compartir

No conozco personalmente a Radovan  Karadzic, como supongo tampoco muchas de las personas que escriben o lo han hecho (algunas incluso periodistas) sobre él, su vida, su familia o su pensamiento político. 

No me interesa ni me ha importado lo más mínimo si fue buen o mal poeta, o como preparaba sus remedios medicinales alternativos cuando gastaba una barba de druida eslavo pagano en su huida de la “justicia” internacional o lo bien cualificado que estuviera como psiquiatra o su conocimiento de la lengua inglesa.

Al igual que el finado Milosevic, citar sus nombres no es sólo un símbolo de las peores atrocidades de la guerra de los Balcanes sino que constituyen en sí mismos la culpa, la responsabilidad en grado máximo de la guerra civil yugoslava. 

Esta es la versión imperante, la que los medios desempolvarán ,bien para justificar la condena a cuarenta años de Radovan Karadzic antiguo líder y cofundador de la república Srpska, bien para deplorar la absolución de Vojislav Seselj, jefe histórico del partido radical serbio.

Ellos son los responsables de la guerra.Y son ellos y quienes les secundaron los únicos y absolutos culpables. Es decir los serbios, sean en su totalidad o en particular los bosnios de afiliación serbia que continúan viviendo en la Federación de Bosnia y Herzegovina, bajo la demarcación de la república serbia de bosnia

Este ente administrativo de resonancias autonómicas aunque en realidad de competencias mucho más reducidas ,es reiteradamente tachado de obstruccionista y de producto de la limpieza étnica serbia durante la guerra de bosnia, como si el bando musulmán, principal vencedor  y beneficiario de la guerra  no hubiera cometido crímenes de guerra.

Y es en este punto,en el cual el relato “oficial” de la guerra civil yugoslava se convierte en abiertamente mendaz. Una mentira que han convertido en historia, un embuste que ha marcado, y lo hará durante siglos al pueblo serbio.

Mientras tanto Naser Oric, a pesar de percibir denuncias regularmente de la corte serbia por sus crímenes de guerra, se pasea tranquilamente por Sarajevo, recibe homenajes y sigue dedicándose a sus diversas y generalmente  muy lucrativas actividades.

Hashim Thaci es elegido presidente de Kosovo entre aplausos y botes de humo lacrimógeno. Por otra parte su ex colega de tropelías del clan de Drenica, Ramush Haradinaj absuelto por segunda vez ,celebra su libertad de movimientos escalando puestos en el principal partido de la oposición albano-kosovar y engrasando al omnipresente UÇK.

En Croacia, con la vuelta al poder del HDZ, ya no es necesario siquiera el disimulo. Los suyos son héroes. No se admite la más mínima duda al respecto .Los problemas de Croacia con el fascismo, no son tales para el gobierno. Los aficionados croatas han vuelto a ser la vergüenza de Europa , cantando el himno ustacha en un partido amistoso de futbol con Israel. La enésima constatación que aunque sean sancionados tímidamente por la UEFA o reprendidos una vez más por Wiesenthal, ellos no tienen de que avergonzarse.

Los problemas ,discriminación y negación del genocidio que la minoría serbia sufre en la zona de la Krajina ocupada ,no le impiden ser un miembro de pleno derecho de la UE. Con bastante más relevancia de lo que su tamaño y riqueza determinan. La condena de Karadzic desencadenó inmediatamente la presión diplomática croata,para bloquear la admisión de Serbia en la UE, como una medida más de deslegitimación contra el enemigo serbio.

 Con Radovan Karadzic el TPIY ha conseguido dictar una condena en firme. Lograda,  gracias a dos grandes crímenes que para el mundo occidental e islámico corrían el riesgo de quedar impunes, el“genocidio de Srebrenica”  y el sitio de Sarajevo.(Asedio para todos menos para los serbios que luchaban por defender las zonas en las que eran mayoría de los ataques musulmanes)

Un veredicto que no pudo materializarse con Slobodan Milosevic, su enconado adversario político, fallecido en la Haya.

Tampoco pudieron probarse gran parte de los cargos contra Krajisnik,a pesar que algunas acusaciones fueran lo suficientemente fundadas como para recluirlo durante más de dos décadas en la cárcel por presidir el Parlamento de la república Srpska. 

Seselj, quien pasó casi doce años en prisión provisional tras presentarse voluntariamente en la Haya para ser juzgado, sin sentencia durante todo ese tiempo, ha sido absuelto de una batería de cargos en su contra reformulados por segunda vez. El Tribunal no pudo demostrar ninguna relación concluyente, ni tampoco borrar su papel totalmente alegal en su encarcelamiento.

 Goran Hadzic, presidente de la República Serbia de la Krajina entregado por las autoridades serbias a la Haya,ha visto su juicio aplazado sine die, ya que su estado de salud no permite un enjuiciamiento con garantías.

El proceso contra Ratko Mladic sigue su curso,sin que la fiscalía y las acusaciones puedan todavía imponerse a la defensa y a la falta de pruebas del TPIY

 El veredicto de Karadzic, con una pena de cuarenta años de prisión es escenificado por los medios como una condena ridícula frente al dolor y daño causados.Para ello las televisiones nos ilustraron con dramáticos vídeos de testimonios bosnio-musulmanes realizados por el gobierno de Sarajevo y artículos escritos por periodistas bosnios facilitados a  agencias de prensa internacionales.

Es una pena corta, el TPI para  muchos debería haber sido mucho más duro. Pero una vez más, las pruebas no son lo suficientemente contundentes.

Que los culpables de la guerra no hayan sido siquiera encausados, que el bando bosnio- musulmán de ayer(y hoy) se atreva por boca de su “sultán “Izetbegovic hijo a amenazar a Serbia de genocida tras el fallo, por considerarlo injusto y querer perjudicar así no sólo a Belgrado, sino especialmente a la república Srpska, es sintomático de quien está en posición de poder. Y Sarajevo necesita constantemente de estos actos,condenas o conmemoraciones para ostentarlo y  sobrevivir como país.

Las fechas elegidas  también parecen ser favorables para los intereses contrarios a los serbios.Obviando que las deliberaciones llevaron a la sentencia el mismo día que se cumplía el décimo séptimo aniversario contra Yugoslavia ,que bien pudieran ser una casualidad, no parece que lo sean otros acontecimientos.

El primero es la reiterada voluntad del líder de la República Srpska, Milorad Dodik de realizar un referéndum de autodeterminación. Solo en su empeño, podría considerarse esta cerrazón como un salvavidas personal, o una coartada política que le cubriera de otras vergüenzas. Puede que así sea en parte, pero me resulta difícil no creer en la insistencia de esta actitud, por la defensa, por la supervivencia de la república Srpska. Ya que es otro de los damnificados por la sentencia de Karadzic. La criminalización del bando serbio, se personifica en el condenado, pero se extiende a lo que consideran su creación, es decir a la república Srpska , a la deslegitimación continúa del elemento serbio de Bosnia que ni los Tratados de Dayton pudieron eliminar, pese a sus draconianas restricciones.

La segunda razón son las elecciones anticipadas serbias. El descrédito internacional y las presiones internas que puedan desencadenar las acusaciones de Bakir Izetbegovic, quizá resulten nimias a primera vista, pero si implican otro freno más para la adhesión a la UE, y un condicionante electoral para los serbios que se decantan hacia occidente que siempre han despreciado a sus hermanos de Bosnia y para la opinión pública en general, tan mediatizada durante los últimos años.

 El tercer punto a tener en cuenta, es la constante minorización del elemento bosnio-musulmán frente al cristiano en la pirámide de la población. Si bien es cierto que los croatas,siguen siendo aliados circunstancialmente de Sarajevo,la celebración de un referéndum por parte de los serbo-bosnios podría suponer un grave problema que ni la inagotable ayuda occidental podría calmar.

Tampoco debemos olvidar los equilibrios que debe hacer el gobierno bosnio para calmar a sus elementos más islamistas, Bosnia es uno de los mayores exportadores de yihadistas, demostrándoles que no olvidan ni cuál es su religión ni su enemigo. Sin perder nunca de vista a sus mayores y para ellos mejores benefactores, los reinos y emiratos árabe-islámicos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here