Un pequeño asteroide de menos de 3 metros de ancho pasó el 2 de marzo a una corta distancia de la Tierra, adentrándose en el anillo de los satélites geosincrónicos, informa la NASA.

Su mayor aproximación a nuestro planeta no superó los 14.500 kilómetros sobre la parte oriental del Pacífico. Así, en su punto más próximo, el asteroide bautizado 2017 EA, se encontró 20 veces más cerca de la Tierra que la Luna. No obstante, no se detuvo por mucho tiempo y pronto desapareció en el cielo sin que los telescopios terrestres puedan continuar observándolo.

A pesar de que el 2017 EA solo se pudo rastrear durante un día, los astrónomos ya conocen su órbita con bastante precisión. De esta manera, los cálculos sugieren que el asteroide no volverá a acercarse a nuestro planeta a tan poca distancia durante al menos un siglo.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.