En entrevista con Die Welt, el presidente de la organización deportiva teutona expresó que la “controvertida política de las autoridades rusas”, según él, no es razón para llevar a cabo un boicot contra el Mundial de fútbol de 2018. Grindel afirmó que tal medida sería un “sinsentido”. Además, destacó que la participación en el torneo es una gran oportunidad para “construir puentes sociales y cívicos” entre las naciones.

El presidente de la DFB opinó que la celebración del Mundial es un momento donde difícilmente “los políticos pueden brillar”, ya que “la importancia del fútbol en este torneo es tan grande que no hay lugar para promoverse políticamente”.

Grindel consideró que los numerosos hinchas de distintos países que llegarán a Rusia para asistir al campeonato mundial de fútbol pueden causar una influencia positiva en el país.

“Pese a que yo entiendo las críticas [a Rusia y su Gobierno], no se puede subestimar el efecto positivo de la Copa Mundial en el discurso político ruso”, concluyó Grindel.

A principios de marzo, la FIFA subrayó que no hay ningún motivo para boicotear el Mundial de fútbol 2018 o para retirarle la sede a Rusia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.