“Por desgracia, la política resultó más fuerte que el sentido común y los lazos [ruso-ucranianos] establecidos. Se está terminando en Vorónezh la construcción del último par de máquinas, y después el avión dejará de desarrollarse en Rusia“, informó la fuente citada por las agencias rusas.

El An-148 es un avión a reacción para pasajeros, de fuselaje estrecho y de medio alcance, diseñado por la Oficina de Diseño Antónov en Ucrania. Pertenece a la misma clase de aeronaves que el avión Sukhoi Superjet 100 ruso y puede albergar entre 70 y 99 pasajeros, según el modelo. Actualmente es el avión presidencial ucraniano.

La aeronave voló por primera vez en 2004 y entró en servicio en 2009, un año después de que el Superjet ruso realizara su propio primer vuelo.

La empresa ucraniana desempeñó el papel líder en el proyecto mientras la parte rusa obtuvo la licencia para lanzar la producción en serie en la planta aeronáutica de Vorónezh.

Rusia, también, ha sido el mayor cliente para los An-148. En particular, la Defensa del país y los servicios de seguridad estaban interesados en la veloz aeronave. Por esta exacta razón, los socios ucranianos “no podrán suministrar piezas para crear más aviones y tampoco la Defensa rusa quisiera depender de los suministros extranjeros”, opina el experto aeronáutico ruso Oleg Panteléev citado por Vzglyad.

El avión es estrechamente dependiente de las piezas proporcionadas tanto por Ucrania y por Rusia, así que su producción ‘aislada’, aunque posible, requeriría una modificación del diseño y conllevaría gastos considerables para cualquiera de las dos partes, agregó.

No obstante, el consorcio Antónov declaró con anterioridad que sustituyó completamente las piezas de fabricación rusa por los extranjeros.

Para Rusia, que promueve actualmente el avión Superjet 100 y el nuevo avión MC-21, ya rumbo a la certificación europea, cesar la producción resulta una decisión lógica.

En cuanto a la sustitución de los An-148, los clientes rusos podrían hacerse con el avión turbohélice ruso Il-114 —aunque menos veloz, satisface todas las demás exigencias para su tipo y también no depende de la coyuntura política—.

El An-148 se suma a una lamentable lista de los proyectos aeronáuticos conjuntos ruso-ucranianos, terminados por razones políticas. Antes, de una manera parecida fueron ‘sacrificados’ los aviones de carga An-70 y los de pasajeros An-140.

Además, Ucrania se negó a realizar labores de mantenimiento de los aviones de transporte pesados An-124, los cuales actualmente son mantenidos por las empresas rusas.

“Es una cuestión puramente política. [Las autoridades ucranianas] ‘entierran’ ya todo lo que pueden. (…) La empresa Motor Sich, que producía motores para Rusia despidió ya al 75% de sus empleados, pero para hacerle más daño a Rusia cesaron los suministros. Con el avión An-148 sucede lo mismo”, afirmó a Sputnik el experto ruso en aviación civil Víktor Gorbachov.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here