Inicio Destacado Soros y Los Balcanes.Segunda Parte. La Antigua república yugoslava Macedonia en el...

Soros y Los Balcanes.Segunda Parte. La Antigua república yugoslava Macedonia en el punto de mira.

337
0
Compartir

Tras las manifestaciones, protestas, decisiones judiciales, disturbios y avances hacia el atlantismo la antigua Yugoslavia parece haberse tomado un respiro en la espiral de inquietud y angustiante tensión que viene sacudiendo toda la región desde hace un par de años. Y cuya pasada primavera ha sido una buena muestra de ello.

Escribo parece, porque aunque en los medios occidentales la única noticia relevante procedente de la zona es la elección de una lesbiana con orígenes croatas como primera ministra serbia ,en un repugnante guiño más en la política de gestos  de Vucic, el ya nuevo hombre fuerte de Belgrado, encaminada a agradar en occidente y demostrar que los serbios son los más tolerantes y aperturistas entre los pueblos balcánicos.

Y que el azote de la homofobia no tiene cabida en su país como por el contrario , sí en otras de sus repúblicas vecinas y enemigas  cuyos atropellos a quienes no se castiga, crítica ni se fijan los focos de los medios de comunicación. Y menos que nadie los propios lobbies LQBGT.

Respecto a la libertad informativa , de expresión ,y a la discriminación de su población por motivos religiosos y étnicos vulnerados sistemáticamente en la Serbia actual(Kosovo lo es) por parte de este mismo gobierno  no se dice nada. Los parabienes de sus “colegas europeos” se limitan a las apetencias sexuales de la nueva dirigente.

Serbia está en realidad en una situación incomparablemente peor que durante el gobierno de Slobodan Milosevic en estas materias, hecho por supuesto soslayado por la prensa y la política europea que  no se muestra tan expansiva mediáticamente como por el nombramiento y declaraciones de la flamante ministra. Cuya dudosa naturaleza sexual y su fidelidad a Vucic le han sido de gran utilidad para su ascensión.

No obstante dicho esto, y evidenciada de nuevo el papel de los medios y la estupidez de la neoizquierda imperante, me gustaría centrar este artículo de opinión en la premisa que le sirve de título.

Si bien es cierto que el problema de la Antigua República yugoslava de Macedonia no ha empezado con las protestas contra el gobierno anterior de signo conservador(en cuanto a la salvaguarda de sus raíces nacionales, algunos proteccionismos económicos y su buena relación con Rusia y Serbia amén de sus muy estrechas relaciones con la iglesia ortodoxa nacional)este ha sido un aparente punto de inflexión.

El asalto al parlamento por nacionalistas macedonios y defensores del gobierno vigente ganador de las elecciones y al que ampara la constitución en su proceder político y legislativo se vio definitivamente desplazado por la acción de sus partidarios y deslegitimando a los ojos del mundo. Las condenas internacionales fueron tan rotundas como inmediatas, empezando por la OSCE, la UE y  Washington.  Presentaron la acción de los tradicionalistas eslavos y progubernamentales como un grosero putch de taberna más en los Balcanes. Lo cual ,además de ser falso oculta deliberadamente la toma de poder fraudulenta de la neoizquierda atlantista  aliada y vasalla de los intereses granalbaneses personificada en la figura de Zaev.

Queda al descubierto la total supeditación macedonia a los intereses albaneses y a la imposición lingüística expresada por nuevas leyes en educación, la colonización demográfica albanesa,  la inexistencia de unas ya de por sí muy porosas fronteras, y el  imparable y prolongable avance del Islam , y de una previsible mayor libertad de operaciones para las redes mafiosas kosovo-albanesas.

Zaev por supuesto  ha proclamado su gran amor a Macedonia, primando la convivencia con la comunidad albanesa, proclamando su alianza política como de progreso, criminalizando a la “oposición” , en realidad al gobierno legalmente constituido , partido más votado y marginando a la iglesia ortodoxa macedonia.  Por si estos elementos no parecieran lo suficientemente aceptables para occidente, o mejor dicho para  la administración estadounidense y la Open Society de Soros, el primer discurso del nuevo supuesto líder político de la antigua república yugoslava de Macedonia ha disipado cualquier duda al respecto al solicitar la entrada del “país” en la OTAN como garantía para su seguridad, bienestar y desarrollo.

Hasta aquí nada parece salirse del guión post-yugoslavo, a saber la paulatina construcción de la Gran Albania,  el modelo de primaveras urdido y explotado por entre otros el omnipresente señor Soros y su inseparable compañero de causa John McCain y su Institute.

Lo que si resulta llamativo es el descaro con el que se lleva a cabo. Y lamentablemente esta grosería  es la conducta habitual con la que se “opera” en el tercer mundo. Por si todavía alguien  todavía tenía dudas en qué tipo de escenario se han convertido los  Balcanes.

Pero en ARYM hubo respuesta. A principios de  este año antes de la celebración de elecciones y del inicio de las campañas de protestas callejeras contra el gobierno conservador apareció una asociación cuya existencia se fundamenta en  ir contra Soros. Stop operation Soros(SOS).

El nombre no lleva a engaños ni tampoco el mensaje deseado. Es también  toda una llamada de socorro para un “país” que se diluye tras la consecución de una de las independencias más artificiales aunque menos cruentas de la guerra civil yugoslava. La Antigua república yugoslava de Macedonia prefirió ser un vilayato albanés antes que formar parte de Yugoslavia o de la federación serbo-montenegrina.

La  función del SOS según sus creadores es la de  denunciar el pensamiento único, la monopolización de la sociedad civil y el ataque a la soberanía macedonia por parte de este “filántropo” y su fundación así como otros organismos extranjeros que instrumentalizan la vida política , social y cultural macedonia.

Sin olvidar la  lucha contra la supeditación económica a los intereses foráneos. Es decir la deSosrización del país tal como la definió el defenestrado antiguo primer ministro Nikolas Grueski.

Soros que también ha financiado al separatismo catalán y se ha mostrado muy generoso con el lobby homosexual y transexual ha ayudado como parte activa del poder blando exterior estadounidense a cambiar un gobierno poco dado a los embelesos occidentales, como era del Grueski , a otro totalmente entregado, no sólo a los intereses estadounidenses y corporativos, sino a la formación de la ya innegable Gran Albania, que parece ser una reedición de la política wilsoniana tras la primera guerra Mundial. Y que es consecuencia de la victoria estadounidense no sólo de la guerra fría sino de la supremacía sobre Europa o la Unión Europea , si se quiere.

También resulta indicativo que los grupos abortistas, feministas, además de los colectivos homosexuales ya mencionados, o las minorías supuestamente discriminadas sean  las nuevas tropas de choque , que provoquen el desgaste y la llegada al poder de fuerzas llamadas perversamente progresistas. Únicamente interesadas en sus parcelas de poder y en no interferir con su nulos programas sociales y políticos, carentes de cualquier independencia real amparadas en un populismo de manual aderezado con la subversión de los valores. Sean cuales sean estos. Pero que apuntan a una degradación de la democracia, convivencia , soberanía y capacidades de la sociedad realmente preocupantes. Los entes débiles y enfermos son más fáciles de dominar y de descartar una vez utilizados.

Desde que el siniestro vocablo multicultural ,surgido precisamente tras la caída de la Unión Soviética, sustituyó al internacionalismo o coexistencia ;la dinámica del redibujo del mapa global ha ido en aumento así como la desacralización de  alores fundamentales hoy ridiculizados y la falta de una alternativa real al orden económico y político imperante.

Y aunque a los macedonios esto les pueda venir muy grande, Soros y quienes lo tutelan son tan plenamente conscientes como responsables.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here