Entrada colaboradores

El «paisito» en el que vivo

Noticias populares

De casa al trabajo y del trabajo a casa: el coronavirus hace realidad el sueño capitalista de una población controlada y militarizada

Diego Herchhoren.— El gobierno español va a implantar en los próximos días un toque de queda que, sumado a...

Las vacunas contra el Covid-19: los gobiernos, una vez más, a los pies de las multinacionales farmacéuticas

Desde hace tiempo se está evidenciando la distorsión que el capitalismo introduce en el conocimiento científico y en especial...

La UE amenaza a Rusia con sanciones por el supuesto envenenamiento de Navalny

La Unión Europea "se reserva el derecho de tomar las acciones apropiadas, incluso a través de medidas restrictivas" contra...

Por Guillermo «Willy» Toledo.

En un paisito como en el que vivo, donde los fascistas criminales no sólo están libres, sino que ocupan desde siempre todos los cargos políticos, religiosos, judiciales, policiales, mediáticos, comerciales, económicos y financieros, es normal que, al observar impotentes que un país como Venezuela, a los fascistas criminales los mete presos, no lo puedan soportar, arremetan contra la soberanía nacional-popular, legitimen, animen y financien el terror escuálido, y vomiten su mierda asesina sobre quienes ponen a los fascistas donde deben estar y sobre quienes, en la distancia, apoyamos y aplaudimos que así lo hagan.

Los dueños de este paisito en el que vivo (unos cuantos miles de delincuentes saqueadores ultraderechistas) están consiguiendo sin despeinarse lo que, a priori, sin pensarlo mucho más que treinta segundos, parecería una misión imposible: que millones de personas, una mayoría de la población, víctima ella misma de la explotación y la represión fascista, olvide a sus explotadores, asuma como verdaderas las mentiras de sus medios, se ocupe de un país que jamás nos hizo ningún daño y al que muchos no sabrían ni situar en un mapa, y se pongan del lado de otro fascista.

Que se pongan del lado del fascismo.Del mismo fascismo que aquí les roba sus vidas.En Venezuela están asesinando al pueblo porque tiene algo que defender y no se rinde. El poder, en Españita, no lo necesita: ya tienen al pueblo que, voluntariamente, felices y sobre todo muy orgullosos de ser españoles, defienden lo de Amancio Ortega con uñas y dientes y aprietan el gatillo contra la democracia venezolana y su pueblo valiente.

En este paisito en el que vivo, los esclavistas no precisan de látigo.

Rebaño mediocre y suicida.

Viva Chávez, carajo!!

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

La complicidad del silencio

El circo surrealista del arresto de Julian Assange es un juicio espectáculo para el periodismo de investigación en todo el mundo. La abierta y posterior...

Socialismo o barbarie, otra vez

Hace unos cuantos años, en Francia surgió un colectivo (inicialmente trotskista) que tras varias escisiones (típicas entre los trotskistas) culminó en una revista llamada...

Le puede interesar: