Inicio Latinoamérica y Caribe Chile Comunicado de Solidaridad Internacional con sindicalistas de Turquía en huelga de hambre

Comunicado de Solidaridad Internacional con sindicalistas de Turquía en huelga de hambre

103
0
Compartir

Hace más de 130 días se encuentran dos sindicalistas turcos en huelga de hambre, por haber sido despedidos de sus puestos de trabajo, acusados de conspirar durante el intento de golpe, en julio 2016, contra el actual gobierno de la AKP y su presidente Erdogan. La acusación no tiene fundamento. Nuriye Gülmen era profesora de literatura en Konya, hasta el día de su despido. Actualmente se encuentra su salud en un estado muy delicado, pesando actualmente apenas 35 kg. Ya no logra pararse. Semih Özakca era, también hasta su despido, docente de educación básica en Mardin. Ambos eran civiles, dirigentes sindicales, y de izquierda. Así como ellos fueron otros cientos de civiles, bajo las mismas acusaciones, despedidos de sus puestos de trabajo.

El intento de golpe contra el gobierno de Turquía había sido organizado y perpetuado desde los EE.UU. a través del movimiento Güllen, junto a corruptos personeros dentro de importantes puestos del Estado y en el ejército. De ningún modo por los cientos de civiles presos y despedidos.

Turquía, país miembro de la organización del Terror, OTAN, ha caído, en el último tiempo, en desgracia ante los ojos de los países imperialistas de la OTAN. La razón es que los intereses entre Turquía y los Estados centrales miembros de la OTAN, están especialmente colisionando: en Siria, país que se encuentra en una heroica lucha contra la OTAN; en lo que se refiere al movimiento separatistas de los Kurdos; y en torno a un proyecto de construcción de un gaseoducto que por la guerra en Siria no ha podido aún materializarse. El gaseoducto hubiera provenido desde Catar, hubiera pasado por Siria, con Turquía como destino. Desde ese país se hubiera distribuido el gas de Catar hacia Europa central.

El enemigo de Turquía, de la AKP, del gobierno actual, no son sindicalistas, trabajadores, civiles, sino la por EE.UU. liderada OTAN.

Erdogan tiene la fuerza para haber frenado un golpe militar en su contra perpetuado por la OTAN, para despedir y meter presos a cientos de civiles y para participar en la guerra de Siria con tropas terrestres y aéreas, ¿pero no para sacar, de raíz a las dos (oficialmente conocidas) bases militares de EE.UU. (ubicadas en las ciudades de Izmir y Adana)?

Si el gobierno de la AKP, el presidente Erdogan, quiere un respaldo y una cohesión social interna sólida, potente, para enfrentar, con la mayor fuerza posible, a los intereses de los países imperialistas de la OTAN que hoy juegan profundamente en contra de los intereses nacionales de Turquía, debe cambiar su política interna de persecución de civiles inocentes de izquierda y concentrar sus dardos contra los verdaderos criminales y enemigos de Turquía: la OTAN, ¡organización de la cual Turquía es miembro!

¡FIN A LA PERSECUSIÓN DE CIVILES POR SER DE IZQUIERDA!

¡POR UNA COHESIÓN NACIONAL INTERNA CONTRA EL ENEMIGO COMÚN: LA OTAN!

¡TURQUÍA FUERA DE LA OTAN! ¡OTAN FUERA DE TURQUÍA!

Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria)

(Representación en Alemania)

2. de agosto 2017

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here