Inicio Latinoamérica y Caribe Venezuela Reservas internacionales y el servicio de deuda externa

Reservas internacionales y el servicio de deuda externa

115
0
Compartir

Tribuna Popular.- La economía nacional acaba de alcanzar otro lamentable hito: las reservas internacionales (RI) de la República custodiadas por el Banco Central de Venezuela (BCV) cayeron a mediados de julio por debajo de los 10 millardos de dólares (MMM US$) por primera vez desde 1996. Al cierre de esta edición, el saldo de las RI era de 9,99 MMM US$, tras haber caído casi 2,1 MMM US$ desde la misma fecha del año anterior.

Debe observarse que ese saldo ha venido decreciendo de manera casi ininterrumpida desde el cierre de 2008, cuando alcanzó su máximo histórico de 43,13 MMM US$, como se muestra en el gráfico adjunto. La Línea Política recién aprobada por el 15º Congreso del PCV diagnosticó algunas de las causas de ese dramático descenso: «[…] crecimiento desordenado del gasto público, ausencia de planificación, falta de precaución en el manejo de los fondos de la República, endeudamiento público excesivo y alto déficit fiscal […]».

Las RI son el fondo primario que utiliza el BCV para cubrir los compromisos en divisas de la República, tales como importaciones, pagos de deudas externas, remuneraciones internacionales y repatriaciones de inversiones extranjeras, renglones considerados como pasivos en la balanza de pagos, así como para respaldar la moneda nacional, cuya emisión es considerada un pasivo de la propia autoridad monetaria.

Es por lo tanto extremadamente importante que ese fondo mantenga en todo momento un nivel adecuado. No hay una definición estándar de cuál es ese «nivel adecuado», pero el saldo medio de las RI entre los países del mundo comparables al nuestro (los llamados «mercados emergentes»), es equivalente a más de 200% del total de los pagos por deudas externas en el curso de un año.

¡Moratoria general de la deuda externa!

Esto nos lleva al otro elemento representado en el gráfico: las erogaciones de la República por servicio de deudas públicas externas, cuyo monto medio en los últimos años ha sido de unos 7,8 MMM US$ semestrales. Se incluyen aquí todos los pagos de capital e intereses de bonos de deuda soberana y de deuda de PDVSA, más los pagos por servicio de pagarés, créditos comerciales, letras, préstamos y otras deudas del gobierno, PDVSA, el BCV y otras empresas y entes estatales.

Las RI actuales de Venezuela apenas cubren un 64% del total del servicio de las deudas públicas externas del país en un año promedio. Y la situación real es aún peor cuando se producen grandes pagos por vencimiento de bonos o cupones, como ha venido ocurriendo frecuentemente desde 2013 y continuará ocurriendo hasta 2027, a consecuencia del gran endeudamiento de largo plazo contraído entre 2007 y 2012. El propio Ministerio de economía y finanzas anunció en marzo que durante este año se deben cumplir compromisos de servicio de deudas por un total de más de 17 MMM US$.

Ante semejante situación, y en un contexto de aguda escasez de dólares para importar los bienes y servicios requeridos para la satisfacción de las necesidades del pueblo y para la reactivación de la casi completamente paralizada economía real del país, toman plena vigencia las propuestas de la nueva Línea Política del PCV en esta materia: auditar las deudas públicas, investigar posibles casos de endeudamiento fraudulento, suspender de inmediato ciertos pagos de servicio, y considerar la declaración de un cese general indefinido del pago de las deudas externas, esto es, una moratoria sobre todas las deudas públicas en divisas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here