Compartir

DAMASCO (Sputnik) — El origen de las sustancias tóxicas encontradas en depósitos de armas de los terroristas en Siria apunta a que fueron suministradas por EEUU y el Reino Unido, declaró el vicecanciller sirio, Feisal Mekdad.

“Todas las armas halladas son granadas de mano y proyectiles para lanzagranadas cargados con sustancias tóxicas irritantes CS y CN (…), las municiones químicas fueron producidas por la compañía Federal Laboratories en EEUU mientras los agentes tóxicos fueron fabricados por las empresas Cherming Defence UK (Reino Unido) y NonLethal Technologies (EEUU)”, dijo en una rueda de prensa en Damasco.

De acuerdo con el viceministro, las sustancias en cuestión fueron encontradas en almacenes de los terroristas en Alepo, y en varios suburbios orientales de Damasco.

Señaló también que conforme al artículo 5 de la Convención sobre la Prohibición de las Armas Químicas, los agentes tóxicos irritantes están permitidos únicamente contra los disturbios y prohibidos como medio de guerra.

“Por lo tanto, podemos afirmar con seguridad que Estados Unidos y el Reino Unido, así como sus aliados en la región, apoyan las organizaciones terroristas en el territorio de Siria, en violación de la Convención sobre la Prohibición de las Armas Químicas”, expresó.

La oposición siria denunció el 4 de abril un supuesto ataque con armas químicas en la ciudad de Jan Sheijun, que se saldó con más de 80 muertos, según la Organización Mundial de la Salud, que culpó a Damasco por la tragedia, pero las autoridades sirias refutaron la acusación alegando que todos sus arsenales químicos fueron retirados del país y eliminados en 2016 bajo la supervisión de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas.

El Gobierno sirio aseguró que nunca empleó sustancias tóxicas ni contra la población, ni contra la oposición, ni contra los terroristas.

El 7 de abril EEUU atacó con misiles de crucero la base aérea siria de Shairat (provincia de Homs), desde la cual supuestamente se llevó a cabo el ataque químico, sin esperar la investigación ni presentar pruebas irrefutables.

En entrevista con Sputnik, el presidente sirio Bashar Asad negó que se hubiese producido un ataque químico y calificó el caso de provocación para justificar el bombardeo a la base aérea, crucial en la lucha contra el terrorismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here