La gobernación siria de Damasco comunicó el viernes que cientos de familias desplazadas por el conflicto armado regresaron a sus hogares en el poblado de Flitah, en la región del Qalamún, que fue liberada en agosto por una operación conjunta entre Hezbolá y el Ejército sirio.

En esa localidad, situada al norte de Damasco, se restablecieron servicios básicos como el agua y la electricidad tras la realización de labores de desminado, indicó la entidad gubernamental, indicó la agencia Prensa Latina.

Los extremistas de organizaciones como el Daesh y el Frente al Nusra fueron expulsados por el Ejército sirio y sus aliados de la parte occidental del Qalamún.

A medida que las fuerzas gubernamentales ganaron terreno en su lucha contra grupos terroristas en diferentes territorios del país, miles de desplazados internos o refugiados en el exterior retornaron a sus comunidades de origen en los últimos meses.

Contribuyen también a la reintegración social, la implementación por el gobierno de la política de reconciliación nacional, junto a la creación de zonas de distensión o seguras en varias partes de este país árabe.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.