Compartir

Por Edgardo Ramírez

Comparecencia ante el Frente Independiente de Emisoras Libres (FIEL) para explicar lo relacionado con la Ley 890 sobre la nacionalización de la banca y empresas, 15 de octubre de 1960/ Fidel Soldado de las Ideas

Hace un año (25/11/2016), Fidel el líder histórico de la revolución cubana socialista ascendió al olimpo de los inmortales revolucionarios de la humanidad.

Su legado internacionalista transciende como sabio exponente de la dignidad y virtud martiana: “Patria es humanidad.” y “Con los pobres de la tierra. Quiero yo mi suerte echar.” Los pueblos de los cinco continentes han sido testigos de su praxis revolucionaria, de su amor creador y solidario, por construir un mundo justo que priorizara la perpetuidad de la especie humana y el respeto a la madre naturaleza.

“Ser culto para ser libre” fue una de las máximas del parto histórico, que abrigaba la lealtad, compromiso y lucha por la liberación de las cubanas y cubanos de las dictaduras oprobiosas y del colonialismo yanqui, a que eran sometidos desde 1898.

Todos los caminos en Cuba conducen a Fidel con la luz de Martí. Los fecundos revolucionarios y revolucionarias de la generación centenaria martiana: Fidel, Abel Santamaria, Che, Raúl, Camilo, Almeida, Celia, Vilma, Haydée, Melba, Frank País, Ramiro, Juan Manuel Márquez, constituían la dirección moral de una pléyade de revolucionarios(as) que asumieron el valor estratégico insustituible de la unidad, para lograr con el pueblo la victoria del proyecto de los y las patriotas de las tres guerras independentistas por la Patria libre, soberana, independiente, justa, igualitaria, solidaria, virtuosa, humanista y emancipada.

El fuego sagrado de la libertad se purificaba con la sangre derramada de sus hijos en los Asaltos a los Cuarteles Moncada y Bayamo, y en la expedición del Granma. Y con la luz de los prístinos y las prístinas adolescentes de la revolución, se convirtieron en el primer país libre de analfabetismo de Nuestra América, que consagraba la nueva conciencia emancipada del pueblo, debido a la gratuidad e inclusión social de la educación primaria, secundaria y universitaria. Enriquecida por la realización plena de la ciencia, la cultura, las artes y el deporte, como desarrollo integral de la transformación humana y de las nuevas relaciones sociales.

La valía más sublime que Fidel edificó fue y es SALVAR VIDAS en el contexto del bloqueo criminal. El internacionalismo humanista “Amor con amor se paga” es la presencia de los médicos cubanos en los territorios más inhóspitos de 66 naciones dando atención integral y el haber cumplido asistencias médicas en 158 países. Al igual que la creación (1999) de la Escuela Latinoamericana de Medicina para los pueblos del mundo y del Programa Integral de Salud creado en 1998 como respuesta a los huracanes George y Mitch en el Caribe y Centroamérica, que a la fecha ha permitido la asistencia a 32 países. Posteriormente, la creación (2005) de la Brigada Internacional de médicos especializados en desastre y grandes epidemias “Henry Reeve” que ha asistido a 23 países, con dedicación exclusiva a los enfermos del ébola en África y del pie diabético en 26 países. La atención gratuita a más de 25 mil niños(as) de Rusia, Bielorrusia y Ucrania de la tragedia nuclear de Chernóbil en el Centro Médico de Tarará.

Esta visión humanista de la medicina ha graduado más de 150 mil profesionales de las ciencias médicas y a su vez, con los acuerdos internacionales han permitido la formación de profesionales de la salud en 121 países del mundo. A la fecha han realizado en el mundo; más de 1.200 millones de consultas médicas, más de 2 millones de partos, más de 8 millones de intervenciones, y han inmunizados más de 12 millones de infantes y embarazadas; gracias a la formación socialista de las presentes y futuras generaciones de ciencias para SALVAR VIDAS a la humanidad.

El internacionalismo no ha impedido a Cuba que logre la tasa de mortalidad infantil del 4%, el desarrollo del plan nacional de vacunación para la prevención de enfermedades de la población y los clubes de los 100 años de las abuelas y abuelos. La cura del VIH del ser humano durante la gestación del embarazo, certificado por la Organización Mundial de Salud en 2015. Así como la vacuna contra el cáncer de pulmón y la intervención quirúrgica gratuita al pueblo de cualquier patología.

La síntesis de la praxis revolucionaria de Fidel estuvo apegada fundamentalmente al ideario vigente de Martí, Bolívar, Marx, Engels y Lenin, de inquebrantable moral para no rendirse y vencer junto con su pueblo a los imperialistas, sin importarle el tamaño de su capacidad destructiva. Fidel no luchó para vivir; vivió para luchar contra la explotación, desigualdad y opresión que generan el capitalismo, el fascismo, el sionismo y el apartheid. Su legado es y será victorioso e invencible.

Edificó la Cuba socialista a pesar del permanente bloqueo criminal; de la ilegal base militar de Guantánamo; de la invasión de Playa de Girón y de la lucha contra los bandidos; de la crisis de los misiles; de la guerra bacteriológica; del periodo especial y de más de 600 magnicidios; en el marco de la Guerra de IV Generación imperial.

Vivió para la causa del internacionalismo haciéndolo victorioso e invencible frente al imperialismo y colonialismo estadounidense, inglés, francés, belga, holandés e italiano en África, Asia, América Latina y el Caribe; así como frente al sionismo en el medio oriente. La fuerza armada revolucionaria cubana fueron partícipes en la defensa de Etiopia; en la liberación de Suráfrica, Namibia, Angola y Mozambique del apartheid, fue Cuito Cuanavale (la Batalla de Ayacucho del siglo XX) el monumento de la victoria del sur de África; la defensa de las alturas del Golán de Siria y la solidaridad con la liberación de Vietnam. Fidel exigió el reconocimiento y paz de los pueblos del Estado Palestino y de la República Árabe Saharaui Democrática; exigió la soberanía del canal transoceánico para Panamá, de las Islas Malvinas para la Argentina y de la independencia de Puerto Rico; combatió a las dictaduras militares del continente y exigió el No pago a la deuda externa. Participa en la creación histórica del Movimiento de los Paises No Alineados y tiene permanente determinación para lograr la Paz de Colombia. Lucha contra el narcotráfico; apremia la solidaridad médica y educativa para el pueblo de Haití y el ideario para salvar al planeta en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro de 1992.

Y logra junto a su pueblo que el Héroe de Cuba, General Arnaldo Tamayo Méndez, sea el primer latinoamericano en ir al espacio en 1980; la liberación de Elian el niño secuestrado y de los cinco Héroes antiterroristas injustamente presos por los imperialistas yanquis, retornando a la Patria Libre. En síntesis, son ejemplos del patrimonio de lucha de la Cuba revolucionaria por la independencia y la libertad, enarbolados épicamente a través del internacionalismo; incluso, se quedaron luchando, casi solos en el mundo por el socialismo con la dignidad martiana durante las peores condiciones del periodo especial debido a la caída de la Unión Soviética.

La sensibilidad de Fidel estuvo signada por los valores humanistas, se convirtió en un revolucionario que buscó en la ciencia, la agricultura, la industria, el hábitat, la cultura, las artes y el deporte, la realización espiritual y material de las mujeres y hombres. Convino su praxis revolucionaria respetando e intercambiando con intelectuales, artistas y deportistas del mundo: Gabriel García Márquez, Galeano y Benedetti, Pablo Neruda, Alejo Carpentier, Nicolás Guillen, Ernesto Cardenal, Frei Beto, Alfredo Guevara, Eusebio Leal, Abel Prieto, Alicia Alonso, Silvio Rodríguez, Las Colmenitas, Ignacio Ramonet, Teofilo Stevenson, Muhammad Ali, Omar Linares, Maradona, Juantorena, Ana Fidelia, Mireya Luis, Sotomayor, entre tantos.

Fidel elevó la autodeterminación de los pueblos y soberanía de la patria, a través del equilibrio y el respeto mutuo con las dos potencias socialistas: la Unión Soviética y China. Avanzó en lo social con los líderes de los movimientos sociales y creyentes de base religiosa; en este contexto recibe al Papa Juan Pablo II y defiende los derechos de los pueblos indígenas, jóvenes, afrodescendientes y mujeres.

Fidel fue amigo de los revolucionarios y revolucionarias que asumieron las causas por la independencia y justicia de la humanidad, para ello forjó el internacionalismo con líderes del mundo: Ben Bella y Boumédiene (Argelia), Jawaharlal Nehru e Indira Gandhi (India); Gamal Naser (Egipto); Yasser Arafat (Palestina); Nguyen Giap (Vietnam); Amilcar Cabral (Cabo Verde y Guinea Bisauu); Agostinho Neto (Angola); Nelson Mandela (Suráfrica); Josip Tito (Yugoslavia); Nikita Jruschov (URSS); Salvador Allende (Chile); Daniel Ortega y Tomás Borges (Nicaragua); Shafik Hándal (El Salvador); Omar Torrijos (Panamá); Juan Bosch (República Dominicana); Maurice Bishop (Granada); Pepe Mujica (Uruguay); Evo Morales (Bolivia); Lula Da Silva (Brasil); las Madres de la Plaza de Mayo; Néstor y Cristina de Kirchner (Argentina) y Rafael Correa (Ecuador), entre tantos. Quiso conocer y estrechar las manos de Mao Tse Tung y Ho Chi Minh.

El siglo XXI insurge con la unión humanista de Fidel y Chávez, el mejor amigo de Cuba, quién apoya la creación de la Misión Milagro, que ha recuperado la vista a personas de 35 países y de la Misión de Atención Integral para las personas con discapacidad en Nuestra América. Asimismo, la creación y aplicación del Método Yo Si Puedo, con la diversidad de idiomas y lenguas de los pueblos indígenas, certificado por la UNSECO, liberando de analfabetismo a los pueblos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, actualmente se desarrolla en otros países del mundo.

La coherencia de Fidel y Chávez con la praxis martiana bolivariana les permitió la construcción original de la subjetividad revolucionaria del siglo XXI, en torno a la unión e independencia de Nuestra América (La Patria es América, la anticolonial), proponiéndose avanzar en el equilibrio del mundo de la geopolítica internacional a través del proceso unionista ALBA, e integracionista de Petrocaribe y la CELAC.

Merecen especial atención su relación con los Comandantes Ernesto Che Guevara y Hugo Chávez Frías, argentino cubano y venezolano; con quienes estrechó una amistad y unidad revolucionaria a toda prueba; para inspirar y sentar las bases del socialismo de la América Latina y el Caribe, y de lucha por la África libre y soberana. Fidel es el hombre del siglo XX.

¡¡Hasta la Victoria Siempre, Fidel!!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here