Mauricio Macri pretende ser sordo y ciego. Sí, no oye los cacerolazos que se escucharon hasta bien entrada la noche de ayer, y apaga el televisor para no ver las protestas y los enfrentamientos violentos.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.